El Horror

La Estética del Horror

la_estetica_del_horror

Por: @_Evilive

¿Cómo logró Robert Louis Stevenson dibujar con palabras el horror que representaba el Sr. Hyde? Sin duda el camino que la literatura escrita toma para llegar al cine implica recorrer un pasaje estrepitoso. Mucha veces, en ese transitar, la riqueza y el horror de una obra original se pierde. El problema de esto es que los productores de cine, muchas veces, han tenido que ser demasiado “literales” a la hora de plasmar el horror en la pantalla grande.

La manera más efectiva de presenciar el horror es verlo.

tiburon-posterSorpresas antes que hechos. Mucha de la ansiedad que crea el terror es acerca de aquello que no se revela en una historia. Estos collages revelan diferentes perspectivas del cine de horror, diferentes puntos de vista que dan a entender que éste, como tal, no tiene una voz o una apariencia.

Esto no es una cuestión de decadencia creativa. Era, y es, una cuestión de una transformación aún más importante: De la literatura del siglo XIX al mito popular del siglo XX. En el cine de horror las narraciones se han hecho lineales; los hechos, según sea el caso, han sido suministrados; las ausencias han sido subsanadas; el realismo superficial que no existe en el cine de horror clásico se ha tenido que inventar y visualizar, y las grandes historias de terror, se han recreado una y otra vez – como mitos, como vehículos para recibir los demonios y los temores de las audiencias – o más bien, dar corporaleidad a las aprensiones del público.

Las historias se han convertido en textos paralelos. Han llegado a desempeñar un papel importante en la cultura mundial – a través de películas, carteles, anuncios, juguetes, juegos y cómics – la constante es que el cine de horror ha tenido que tomar un papel más allá de lo literal o lo romántico de la quintaesencia del imaginario gráfico.

Así, el horror al ser llevado al cine, ha tenido que nutrirse de expresiones visuales que lo han dotado de una personalidad muy característica; de una estética que ha infringido lo impreso. De ahí, el cine de terror se ha apoyado para crear arte que no necesariamente describe lo que en el cine se podría ver. Desde frases clásicas como la ya conocida “Just keep saying to yourself, It’s only a movie” acuñada por William Castle, hasta los clásicos carteles dibujados por Karoly Grosz o S. Barret McCormick y Bob Sisk.

Pero esta tendencia no es nueva, este conglomerado de elementos que constituyen los cánones del horror como género se ha ido enriqueciendo a través del tiempo por las variaciones artísticas y culturales a las que se ha visto expuesto. Desde el expresionismo de los años 20, el look de autocinema de los 50s influenciado en su totalidad por Hammer Films y el surrealismo pop italiano de los 60s, el cine de horror siempre ha sido el reflejo de lo que a ojos del espectador se esconde socialmente.

No obstante, todos disfrutamos de asustarnos con una película de horror, y al mismo tiempo, es tarea del artista o diseñador detrás del poster de un filme, mantenernos enganchados e interesados en una historia. Ejemplo de ello es el perturbador cartel de Psycho (1960) realizado por Zdenek Ziegler o la atemorizante imagen de Jaws (1975) hecha por Mick McGinty. Ambos carteles son ejemplos visuales que están clavados en el colectivo popular, al grado de provocar miedo generacional a que un asesino aparezca mientras nos bañamos o que seamos devorados por un escualo al nadar en una alberca.

gabinete-dr-caligariEl cine de horror esta cargado de creaciones que logran que los artistas de cartel den rienda suelta con su creatividad. Son estos artistas que dotan a estos mundos de una personalidad visual que se transforma en una estética icónica. Esta estética, no solamente logra la promoción de una película; también logra convertirse en una pieza de arte que engloba el mensaje principal de una película. F.W. Murnau lo hizo con el poster de Nosferatu (1922) mientras que Bernhard Atelier Ledl mostro un expresionismo visual único con el cartel de Das Cabinet Des Dr. Caligari (1920), dotando al diseño de reminiscencias artísticas que le dan un lugar privilegiado dentro del mundo del arte.

En si, el poster dentro del género de horror se ha vuelto más icónico que en otros géneros. Lleva una relación intrínseca con la historia de un filme y con lo que el espectador vera en la pantalla. El artista detrás del cartel suele introducirse en el mundo fantástico que se cuenta a través de un monstruo, un asesino o una creatura fantástica logrando dar vida a imágenes que transgreden o enseñan, que conmueven u horrorizan.



Autor: _evilive

Apasionado por el arte, el diseño y la música. Poco sabemos de él por su misticismo y su manía de no salir más que por las noches, creemos que tiene que ver con que es diseñador…ya saben, esos seres que no duermen nunca y sólo hacen dibujos que nadie parece entender… Visiten su blog personal: en https://lamusiquedesautomates.wordpress.com/

Web | Twitter | Más Entradas (63)
Tags:

También podría interesarte:

« « Las peores secuelas de la historia (segunda parte) | Trailer de The Book of Life, producida por Guillermo del Toro » »

PUBLICADO

30 May 2014