El Horror

Troma: 40 Años de Verdadera Independencia

Sección: Artículos

troma

Por: @sergb__

El cine es un negocio muy intrincado. Un esquema de producción, vertical o no, que tiene como cabeza al presupuesto. Todo desemboca en dinero. Es la primera y la última palabra en una producción. El dinero quita o pone los límites, ofrece facilidades o hace sinuoso filmar hasta una escena. Desarticula y crea repartos, directores, etc. Y lo más importante, cambia historias.

A veces un gran presupuesto no es sinónimo de facilidades. Abundancia monetaria simboliza intereses, exige resultados… “it’s payback”.

Un presupuesto holgado puede comprometer la independencia artística, la libertad de crear. Todo el cine es negocio. Y los artistas más prolíficos lo saben y entran a este juego aún con un déficit en cuanto a victorias.
Hoy que ya estamos en el llamado verano cinematográfico. En pleno fervor por los Blockbusters; invasión de superhéroes, Kaijus, animaciones y demás, vale la pena darse un respiro y voltear hacia una de las caras “menos conocidas” de la industria del cine estadounidense, pero, irónicamente, más relevantes. Un estudio que con sus procesos de producción contradice palabra por palabra todo lo escrito hasta el momento. Estamos hablando de Troma Entertainment.

Este 2014 Troma cumple cuarenta años de —parafraseando su eslogan— “verdadera independencia fílmica”.

toxic-avengerY vaya si lo ha cumplido. Tal y como si fuera una especie en extinción (afortunadamente no es así), Troma se erige como el auténtico y, tal vez, último bastión de autonomía artística en una maquinaria como lo es el cine de los Estados Unidos. La razón por la que sus filmes casi nunca se proyectan en los grandes complejos es porque Troma Entertainment juega en otra cancha.

El cine con distintivo Troma se caracteriza por el mal gusto premeditado, el humor negro, el sexo, el gore y el horror. Y ante todo, tiene una premisa básica: libertad creativa. No busca ni da concesiones. Lo primordial es crear historias originales y hacerlas película. Esa simple filosofía le ha dotado de una enorme base de seguidores alrededor del mundo. Lo que a su vez ha desembocado en éxito. Pero un éxito diferente, que no se ve a simple vista aunque igual de trascendente.

Todo comenzó a finales de la década de los sesenta. Un joven Lloyd Kaufman cursaba la carrera de arte y estudios Chinos (WTF!) en la Universidad de Yale. Las cosas llevaban un rumbo normal hasta que Kaufman hizo amistad con sus compañeros de cuarto, dos verdaderos geeks del cine. En palabras de Kaufman, al adentrarse en ese mundo, “sabía que algo había cambiado irremediablemente dentro de él”. Fue tal la influencia que casi de inmediato comenzó a trabajar en el cine. Y no pasarían muchos años para que en 1974 junto con Michael Hertz (a quien también había conocido en Yale tres años atrás) echara a andar Troma Entertainment con sede en la ciudad de Nueva York.

Si bien a los primeros proyectos de Troma no les fue del todo mal en cuanto a recaudación (dado el bajísimo presupuesto con el que fueron producidos), Lloyd Kaufman continuaba trabajando en Hollywood. Pertenecer al crew de grandes producciones como Rocky (John G. Avildsen, 1976) le dio bases y experiencias —buenas y malas— que más tarde le sirvieron para dar identidad a Troma. Las inquietudes y espíritu innovador de Kaufman sumados al rechazo hacia sus ideas, hicieron que terminara por renunciar completamente a esa industria y se enfocara en producir su propio cine.

Ya bien entrados en la década de los setenta y principios de los ochenta, Kaufman y Hertz habían hecho de Troma un culto. Filmes como Squeeze Play (Lloyd Kaufman, 1979) y Stuck on You! (Michael Herz, 1982) fueron el antecedente de comedias adolescentes que más tarde harían escuela como Porky’s (Bob Clark, 1982). Fuertemente influenciados por el cine de Roger Corman y sobre todo de Russ Meyer, Kaufman y Hertz volcaron todo ése aprendizaje en sus primeros filmes. De Meyer incluso tomaron también el modelo de autosuficiencia que a larga ha sido uno de los sellos de Troma.

El parteaguas de Troma no tardó en llegar con la célebre The Toxic Avenger (Michael Herz, Lloyd Kaufman, 1984). La historia del maltratado conserje convertido en un justiciero tóxico explotó a la perfección todos los géneros que Troma había venido trabajando, desde el sexploitation de Meyer hasta la comedia gamberra. Y de paso abrió su universo a nuevos horizontes como el gore y el horror. No sólo eso, The Toxic Avenger también fue un guiño a la generación que consumía su cine. El chico marginado del colegio que toma revancha de años de abusos inauguró una época de triunfos en Troma.

En los años posteriores Troma creció en todos los aspectos. Si bien continuó con ese tono clandestino, su prestigio llevó a muchos actores de renombre como Robert De Niro y Kevin Costner a recibir ahí su primera oportunidad. Igualmente directores como Trey Parker y Matt Stone, de la exitosa South Park, quienes realizaron Cannibal: The Musical (Trey Parker, 1993) un filme en el que sólo Kaufman creyó.

A su vez, el cine de Troma fue gran influencia para otros famosos cineastas. En palabras de Robert Dassonowsky, director de estudios cinematográficos en la Universidad de Colorado:

“Simplemente no habría Tarantinos sin las sátiras de shock-sploitation del iconoclasta Kaufman. Quien muchas veces posee una perspectiva del mundo incluso más crítica que las grandes épicas de Hollywood”.

tarantinoMuy similar a la opinión del célebre Stan Lee, quien cita a Kaufman como influencia seminal de directores como Tarantino, Eli Roth, Takashi Miike y Peter Jackson, por nombrar los más reconocidos. Especialmente los primeros trabajos de Jackson, Bad Taste (1987) y Braindead (1992) son un homenaje absoluto a esa influencia y bien pudieron encontrar una distribución en Troma. (Cosa que no fue necesaria gracias a la tradición y gusto que existe en Oceanía por este cine. Pero esa es otra historia que bien puede ser tocada en una futura entrega). Y a pesar de todo este antecedente, nos quedamos cortos. Troma o Tromaville, como dice Kaufman, ha pasado de ser un estudio de entretenimiento a un universo y estandarte.

Actualmente Troma se ha diversificado sin perder un ápice de independencia.

Aparte de producir a un ritmo envidiable. El espíritu emprendedor de Kaufman se manifiesta en las divisiones componen el estudio. Desde talleres y laboratorios de guionismo que cuidan cada concepto de las historias de Troma, servicios sociales para aprender el oficio, hasta departamentos encargados de innovar en técnicas artesanales de efectos especiales. Incluso existe un tour por las oficinas y áreas de trabajo. Suena utópico. Y de cierta forma lo es.

Fuera de ese espacio, Kaufman ha publicado libros que en realidad son manuales como All I Need To Know About Filmmaking I Learned From The Toxic Avenger (1998) y hasta creó su propio festival de cine: “TromaDance Film Festival”. Con una primera sede en Park City, Utah y actualmente en Asbury Park, New Jersey, el festival TromaDance es un espacio donde cualquier visión de cine independiente tiene cabida. Sin cuotas para inscribir tu filme ni costo por entrada. Únicamente por el gusto y la pasión de hacerlo y darlo a conocer.

nukemhighEstos esfuerzos han visto su recompensa en una apertura por parte de la crítica especializada hacia filmes como su particular versión del clásico de Shakespeare: Tromeo and Juliet (1996). Y reconocimientos en festivales alrededor del mundo como el festival de cine de Venecia, donde patrocinaron una retrospectiva de su labor. O el famoso festival de Sitges, que le otorgó un premio a la trayectoria. Y eso sólo por mencionar algunos. Ahora mismo el equipo de Troma se encuentra en el festival de Cannes 2014 con su movimiento “Occupy Cannes”, el cual busca llamar la atención sobre la desigualdad de oportunidades entre los grandes conglomerados y los artistas independientes. Sin duda la mejor muestra de que sus principios siguen tan sólidos (o hasta más) como en aquel 1974.

Sirva esto como una invitación para adentrarse en el universo de Troma. Y también para celebrar el cuarenta Aniversario de una compañía que se profesionalizó bajo sus propios términos. Que realiza cine en su forma primigenia y hace de ello una voz contracultural llena de valor. Pocas veces el DIY ha tenido tanto sentido.

Si se es nuevo en el tema, aquí una recomendación de cinco filmes básicos para familiarizarse con Troma.

Por último, recuerden que pueden seguir a Lloyd Kaufman en su cuenta oficial en twitter: @lloydkaufman
O si prefieren, en su versión en español: @El_Lloydo



mm

Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (119)
Tags:

También podría interesarte:

« « Las muertes más SANGRIENTAS que no has visto en el género Slasher | Cheap Thrills, la razón por la cual NECESITAS tener dinero » »

PUBLICADO

22 May 2014