El Horror

Staff Vs. Staff: Halloween de Rob Zombie (2007)

Sección: Artículos, Reseñas

michael-myers-vector

Porque en gustos se rompen géneros, para muestra un botón. El staff puede estar de acuerdo en algunas cosas, pero siempre estará en conflicto en muchas otras. Pusimos a dos miembros del staff a explicar sus motivos de amor u odio ante la misma película, pelearon, luego balbucearon sus argumentos con lágrimas y sangre, y esto fue lo que pudimos rescatar (editado, por supuesto). La película en cuestión, es Halloween (2007), el remake de Rob Zombie, y los luchadores hoy serán @Adayin Vs. @_Eguiza_ (get ready to rumble!)

Amor – por @Adayin

A ver, de momento, no estoy diciendo que la versión de Rob Zombie sea mejor que la original versión de Carpenter. También he de aclarar que aunque no me considero el mayor partidario a favor de los remakes en ningún género, sí creo que poco a poco, algunos han encontrado el modo y la forma de hacerlos funcionar. El surgimiento de un remake proviene de varias vertientes, tanto de lo económico, como de lo creativo (o la carencia de) pero también proviene de la misma fuente original. En el caso del horror, cada saga amada ha seguido el camino de las secuelas, de innumerables secuelas cuyas bondades y aciertos se cuentan con una mano. Una saga que se inició hace más de 20 años, que carga consigo arriba de cinco mediocres secuelas, no puede tener la continuidad intacta de las mismas. Y creo que en eso parte uno de los pocos aciertos de los remakes (la verdad son pocos) proponer una revisión, una re imaginación de la creación de dicha saga, en lugar de tener que hacer una nueva secuela que ha agotado sus recursos en las previas.

Dicho esto, uno de los mejores remakes que han pasado en los últimos años, ha sido Halloween de Rob Zombie, quien al tomar las riendas, ya contaba con una solidez visual y una narrativa muy personal después de sus previas House of a 1,000 Corpses (2003) y The Devil´s Rejects (2005) elementos que se ponen en forma al retomar al icónico Michael Myers. Concentrando una buena parte de la cinta en narrar el inicio de esa máquina destructiva, no moraliza ni juzga, simplemente observa, lo cual en el panorama completo es un gran acierto. Porque aunque los personajes a su alrededor pretendan encontrar una motivación y/o explicación, Zombie (y la audiencia) observa, pasiva y curiosamente, que nada en específico da origen a la maldad de Myers, él es pura e inherente maldad.

Y cuando la cacería da inicio, Zombie se muestra en el ámbito que se nota más cómodo y seguro, convirtiendo el espectáculo en un ejercicio de violencia y maldad que ninguna de las otras entregas tenían. La comparación es inevitable, es cierto, y aunque el Myers de Zombie se enfrenta a los mismos demonios, la actualización es soberbia, no solo en el aspecto visual y narrativo, también Zombie se ha encargado de cargar el asunto de suficiente seriedad para que, caso raro, las actuaciones de los personajes sean motivo de reconocimiento y acercamiento. La visión de este Halloween es indudablemente suya y eso es de aplaudirse.

Odio – por @_Eguiza_

Michael Myers es uno de los más grandes íconos en el cine de horror, eso nadie lo va o lo puede discutir. Pero ¿Qué es lo que lo hace un ícono tan importante? Su misticismo, la oscuridad que le rodea, la capacidad de esconder su pasado y el aspecto sobrenatural que todo lo anterior conlleva. Recuerden y tengan presente el por qué Michael Myers era imposible de detener, es muy literal lo que John Carpenter explica “Es la encarnación pura de la maldad”

¿Qué hizo Rob Zombie entonces? Tomó a ese ícono sobrenatural y lo convirtió en un ser humano común, malo sí, asesino en serie también, pero humano al fin y al cabo. Rob Zombie logró que una máquina de matar cuyo único motor fuera la versión más lúgubre y pura de la maldad, se convirtiera en un asesino en serie cuyo pasado estuviera marcado (como todos los asesinos en serie en realidad) por una infancia tormentosa, por una madre “prostituta” y una familia abusiva…pobre Michael, justo como cualquier otro Henry Lee Lucas, John Wayne Gacy o Ed Kemper, su sed de sangre surgió por un maltrato…si, bueno, gracias Rob Zombie por hacernos ver que Michael Myers viene de una zona marginada y no del mismisimo infierno

Narrativa puede tener la película, estética también, pero ¿Quién está dispuesto a perdonarle a Rob Zombie todo lo que le quitó a uno de los personajes más memorables en el cine de horror? Yo no, nunca.

Tal vez debería Rob Zombie aprender de Remakes certeros y efectivos como Evil Dead y The Hills Have Eyes. Remakes que no buscaron reinventar a Ash o presentarnos el pasado triste de Pluto, simplemente respetaron lo que debían respetar y modificaron lo que debían modificar, créanme y se los juro, el Michael Myers de John Carpenter no tiene por que ser modificado en lo más mínimo, pero el ego de Rob Zombie lo empujó a intentar crear su propia versión, lamentablemente, en mi opinión, falló miserablemente.



Autor: _Eguiza_

Creador y fundador de ElHorror.mx, experto en cine gore, las producciones independientes y el cine underground, aunque se rumora que tiene dos copias de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” en su colección, por algo preferimos no preguntar.

Web | Twitter | Más Entradas (543)
Tags:

También podría interesarte:

« « Trailer de “Goal of the dead” | The Stand (La Danza de la Muerte) tiene nuevo director. » »

PUBLICADO

11 June 2014