El Horror

El Cine de Horror y el Coming of Age, la adolescencia en sangre…

Sección: Artículos

horror_y_coming_of_age
Por: @Evilive_

Sin duda el coming of age cinema ha sido uno de los géneros que más alegrías y nostalgia han dado dentro de los géneros cinematográficos. Es un estilo de cine que compila las emociones que se conjugan dentro de un adolescente que se transforma en adulto ¿Cuantos de nosotros no nos hemos visto proyectados en los personajes de películas cómo American Graffitti (1973) o series cómo The Wonder Years (1988 -1993)? Sin duda más de uno; pero, ¿cuántos de nosotros, dentro de ese proceso personal, encontramos en las películas de horror esa vertiente para descubrir quiénes somos, a dónde íbamos (vamos), para superar miedos o simplemente para encontrar una pasión oculta que nos ha ayudado a transitar en ese lado oscuro que solo algunos sabemos abrazar de manera positiva?

No me equivoco al decir que la mayoría de los que amamos el cine de horror vimos nuestra primera película de terror a una edad temprana. Si no era por que el vecino se la había robado al papá, era por que seguramente teníamos un familiar consentidor que nos dejaba ver uno de estos filmes sin el consentimiento de nuestros padres, o simplemente porque alguno de nosotros tenía cable o antena parabólica y nos empalagábamos con la barra nocturna del canal USA de Midnite Movies.

En realidad, la mayoría de las películas de horror que nacieron en la década de los 80s, incluían todos los elementos del coming-of-age. Eran filmes en los que los personajes no tenían más de 17 años y que intentaban, a través del miedo, la desesperación, la angustia y la muerte, encontrar esa manera de ser quienes ellos querían o necesitaban ser.

Hizo bien Stephen King en describir una historia de esa índole en su libro It (1986) en la que un grupo de 7 adolescentes lucha contra el clásico payaso que se alimenta de sus miedos y cómo este grupo de amigos, una vez siendo adultos, tienen que regresar a tocar rasgos de su infancia para detenerlo de una vez por todas. O simplemente en la serie de Nightmare On Elm Street (1984 – 1994) en la que los adolescentes pagan el precio por las malas decisiones de sus padres e intentan luchar contra sus sueños, que consecuentemente se van transformando en pesadillas.

Ginger-SnapsEs clásico en el coming-of-horror-cinema encontrar tópicos cómo el despertar sexual frenético y desesperado, ese que todo adolescente tiene y que busca satisfacer a través de cualquier medio. Y bueno, se ha hecho un trademark en el género, que la pareja que busca un poco de intimidad sea asesinada de la manera más sangrienta y gore posible como lo hemos visto en serie de películas cómo Friday The 13th. (1980 – 1988) o Halloween (1978 – 2002).

También el cine de horror ha sido un catalizador perfecto para ese anhelo de sobrellevar tópicos más complejos de la psique del adolescente y cómo esta funciona a través de fenómenos cómo el bullying. Bien lo hizo Brian De Palma al llevar Carrie (1976) a la pantalla grande basada en la novela de Stephen King. En esta, el tema seminal es la complejidad que representa el atosigamiento de un grupo de adolescentes hacia otro por ser diferente. Esto se desemboca en resultados catastróficos que en la actualidad, si bien sin poderes telequinéticos, han dado como resultado en más de un tiroteo en más de una escuela alrededor del mundo.

También, la amistad y alienación han sido retratadas dentro de este rubro. Sólo demos un vistazo a la afamada Let The Right One In (2008) en la que un vampiro adolescente (por así decirlo) hace amistad con un extraño y solitario niño. Se cuidan, se entienden, se quieren cada uno desde su peculiar mundo en el que en compañía se alienan.

Pero no sólo en eso se basa la convergencia del cine de horror y el coming-of-age; también, este tipo de cine lidia con los miedos más arraigados de la infancia/adolescencia; por ejemplo, el miedo a la soledad como lo marca Mars Attack (1986) de Tobe Hooper en la que el personaje principal se ve enfrascado en una lucha contra extraterrestres de marte para no perder el mundo que conoce y no quedarse solo. O temas más arraigados a la unión familiar como lo describe The Gate (1987) en la que el personaje principal busca encajar dentro de su familia y recobrar el acercamiento con su hermana cuando, por accidente, abre un portal al infierno. Mientras tanto, Ginger Snaps (2000) describe las vicisitudes de vivir con una hermana que es una licántropo.

found-imagenMás recientemente encontramos en Found (2012) [pueden leer nuestra reseña AQUÍ]; un cuento de paranoia suburbana, plagado de bullying, fracturas familiares y violencia intrafamiliar, una historia que va mutando hacía una pendiente de horror cuando un niño de quinto año de primaria descubre que su hermano mayor es un asesino serial y las decisiones que debe tomar vuelcan su “estabilidad” en una espiral de locura incontrolable.

Sin duda, no todos tuvieron la oportunidad de crecer viendo películas de terror. Experimentado el miedo que estas provocaban o simplemente disfrutando el porqué de un monstruo, un asesino o un ícono clásico del cine de horror. No todos tuvieron ese chance de cosechar esas experiencias desde temprana edad que, de una manera bizarra y fuera de lo común, a algunos nos ayudó a forjar lo que ahora somos, lo que pensamos, lo que creemos y a tener esa sensibilidad a detalles que algunas personas no tienen.



Autor: _evilive

Apasionado por el arte, el diseño y la música. Poco sabemos de él por su misticismo y su manía de no salir más que por las noches, creemos que tiene que ver con que es diseñador…ya saben, esos seres que no duermen nunca y sólo hacen dibujos que nadie parece entender… Visiten su blog personal: en https://lamusiquedesautomates.wordpress.com/

Web | Twitter | Más Entradas (63)
Tags:

También podría interesarte:

« « El esperado Trailer de Tusk | Las 8 películas más raras y ridículas que SÍ valen la pena en el cine de terror » »

PUBLICADO

29 July 2014