El Horror

Reseña Snowpiercer

Sección: Reseñas, Trailers

snow1

Por: @Adayin

Durante una primera impresión, pareciera que la nueva cinta de Joon-ho Bong (creador de la excepcional The Host, 2006) al llegar a la mitad del metraje, justamente se parte, se divide y crea aparentemente dos cintas distintas. Es ese momento, donde un personaje que conocemos hasta entonces, habla brevemente sobre su propio Mago de Oz, ese emblemático salvador para unos, tirano para otros, quien, visionario como poderoso empresario, construyo ese tren que lleva a los últimos sobrevivientes de un apocalipsis que solo él advirtió. Mientras la humanidad se regodeaba de la creación de un nuevo químico que combatiría las amenazas del calentamiento global, este empresario, conocedor de los riesgos de la creación y empleo de dicho, fue duramente criticado y ridiculizado por las cantidades de información pesimista que mostraba.

Para quienes no conocen el largo proceso de estreno de Snowpiercer (2014) a pesar de presentarse en prácticamente todos los festivales de Europa, ganando aplausos y reseñas magnificas, los dueños de los derechos en el continente americano (los también poderosos y peligrosamente manipuladores hermanos Weinstein) han querido hacer un propio corte de la cinta, para hacerla más accesible para el público norteamericano. Pareciera que el director también tiene cantidades muy grandes de información, de pesimismo (y también esperanza) en una de las cintas más espectaculares que ha dado este 2014.

La historia avanza pronto y fuerte. Curtis (Chris Evans) es parte de la población de los últimos vagones de ese tren, el rompenieves del título, en eterno movimiento, que nunca se detiene y da la vuelta a un mundo congelado, incapaz de albergar vida, en el transcurso de un año. El tren, como una cruel versión de lo cíclico de la sociedad, tiene sus clases sociales, que funcionan como entes simbióticos, donde cada miembro de lo que queda de la humanidad tiene que conocer su lugar, asumir su posición y resignarse a lo que le ha tocado. El último vagón esta sobrepoblado, sometido con violencia, los niños son tomados a placer por motivos desconocidos y apenas si son alimentados con unas barras de proteínas bastante repugnantes. Curtis aparece entonces, sin desearlo, como líder de una revolución, de aquellos oprimidos en contra de la injusticia, de las condiciones con las que sobreviven y de la impunidad de aquellos que los controlan.

Curtis y su equipo (o Evans, rodeado de un magnífico grupo de actores de la talla de John Hurt, Octavia Spencer, Ewen Bremmer, Jamie Bell) avanzan vagón por vagón, esperando llegar a doblegar a los de arriba (adelante en este caso) sea enfrentándose frente a frente a las violentas y casi sádicas autoridades, controlando los recursos básicos o simplemente avanzando, descubriendo a su paso, que el mundo en el que les ha tocado habitar es mucho más complejo y contradictorio de lo que esperaban.

snowpostBong, inspirado en la novela gráfica Le Transperceneige de Jacques Lob y Jean-Marc Rochette, ha creado una cinta que plantea ideas que, aún estar ubicadas en un escenario apocalíptico controlado por una especie de gran hermano, parecieran estar contando una historia que puede estar sucediendo ahora mismo, en cualquier parte del mundo, bajo cualquier tipo de condiciones y demandas. Todo recorrido que alguna revolución ha llevado, cada nuevo descubrimiento, cada motivo que los personajes tienen (desde redenciones hasta adicciones) parece acompañar a Curtis y a la audiencia a conexiones profundamente humanas, de miedo, de furia, de poder, que van de la mano con el poderío visual que proyecta, desde el sucio y encerrado espacio de pobreza, pasando por los coloridos siguientes vagones de educación y salud, hasta llegar a los brillantes primeros vagones, de poder, de control.

No hay, dicen, revolución más poderosa que la que enfrentamos con nosotros mismos, aquella que postula nuevos escenarios y retos, aquella que cierra ciclos y da despedidas. Y ahí es donde radica el último golpe de fuerza que la cinta muestra, donde Curtis tiene un breve monologo, que conecta sus motivaciones, su pasado, las relaciones que tiene o tuvo con sus compañeros y las consecuencias que él y los demás tuvieron que pagar.

Si, parecían dos cintas hasta ese punto, donde los errores, las repeticiones, el aprendizaje de uno se maximiza con el de todos, con los objetivos comunes, con una revolución. El gran hermano lo sabe y lo entiende.

Con Snowpiercer, Bong ha creado una fábula llena de ideas, con una furia por contar una historia controlada con maestría de punto a punto, que aunque para algunos puede resultar pesimista, la realidad es que concede mucha más esperanza. No solo eso, ha confirmado que la esperanza de ver una de las mejores cintas del 2014, era una realidad.



Autor: adayin

Director, escritor y productor de cine, tanto de horror como de otros géneros. Experto en el cine clásico y apasionado por Hitchcock. Es nuestra única esperanza para aspirar a nuestra propia película al estilo V/H/S, o al menos a un documental de nuestras batallas en la vida común y corriente fuera de este sitio.

Web | Twitter | Más Entradas (184)
Tags:

También podría interesarte:

« « Poster Mad Max Fury Road | The Human Race ¡sólo uno ganará, compitan o morirán! » »

PUBLICADO

24 July 2014