El Horror

Horror Retro: “Wishmaster”. Cuidado con lo que deseas

wishmasterpost

Por @Adayin

Existe una cruel anécdota, real o inventada, sobre una mujer cuyo hijo está en la guerra. Ella pide constantemente su regreso, a Dios, al Universo, en algún ritual, magia negra o blanca. Semanas después ella recibe a su hijo de regreso, debe ir a identificar su cuerpo.

Deseamos muchas cosas en la vida, deberíamos tener cuidado lo que deseamos y como lo deseamos. Ese es el planteamiento inicial (queriendo buscarlo) de Wishmaster (Dir. Robert Kurtzman) cinta de 1997, producida por Wes Craven, que incluía en su reparto cameos de Robert Englund, Tony Todd, Kane Hodder, Reggie Banister, Ted Raimi e incluso tenía a gente como Greg Nicotero en el área de maquillaje. Uno pensaría que esto se trataba de algo grande, pero en realidad, nunca lo fue.

La historia era interesante. En la antigua Persia, el emperador cree tener controlado a una criatura que responde al nombre de Djinn, una manipuladora entidad maligna que pretende soltar a sus demonios para terminar con el mundo y la vida en él. La forma en que puede conseguirlo es concediendo tres deseos a aquel que lo ha despertado, una vez completados, las puertas de otra dimensión se abren y dan entrada a su ejército de criaturas. El emperador descubre pronto que cada deseo que ha pedido ha sido ejecutado de la forma más sádica y torcida por el djinn, quien antes de completar el último deseo, es enfrentado por un hechicero quien logra encerrarlo en una joya y terminar con la penitencia desatada por su emperador. Años después, en la actualidad (al menos de 1997) un coleccionista está recibiendo una estatua antigua y muy valiosa, la cual por negligencia de un trabajador es destruida, revelando que en su interior se encuentra esa joya, ahora valiosa, que otro empleado roba para venderla. La joya llega a manos de una tasadora quien investigando su procedencia y valor, libera nuevamente al djinn quien le dará cacería hasta cumplirle tres deseos y liberar el infierno sobre la tierra.
Quizá lo que más llama la atención de esta cinta es su manufactura tan limitada. La cinta producida en 1997 pareciera que se realizó, siendo amables, en 1985. Muchas cintas de los noventas (especialmente las de la primera mitad de la década) han sido golpeadas sin misericordia por el paso del tiempo, el recuerdo y la generalización las hace curiosas muestras de una época en la que el cine seguía luchando por la inercia que dejaban los 80, la popularidad del formato casero y la producción que entonces se producía. Los estudios luchaban por llevar gente a las salas de cine, invirtiendo más dinero en sus cintas pero errando muchas veces en sus historias, responsables y métodos. Sin embargo, para 1997, año de estreno de Wishmaster, se habían producido al menos tres cintas que enseñaban mucho mayor poderío tanto narrativo como visual, In the Mouth of Madness (1994, John Carpenter), The Frighteners (1996, Peter Jackson) y especialmente Scream (1996, Wes Craven) que le dieron un giro al género que parecía estancado y sin mucha esperanza.

wishsmall2Wishmaster era una cinta muy menor, limitada, con actuaciones mediocres y secuencias casi risibles, producidas en esencia sin interés ni idea. Y sin embargo, la cinta se dejaba ver. En una cinematografía que ya tenía criaturas tan poderosas, populares e interesantes como Freddy Krueger, Candyman o Pinhead, la presencia de un nuevo ente de antecedentes y poderes sobrenaturales y míticos, se antojaba extremadamente difícil, cosa que el Djinn pudo sortear sin dificultad. El genio sádico de Wishmaster es un personaje cruelmente menospreciado, no ataca directamente, su poder ilimitado proviene justo de su portador, de la maldad de la persona que desea algo que no tiene. Una mujer que no quiere envejecer nunca, un hombre que quiere ganar dinero extra por revelar la locación de su amiga, un joven que se siente aterrado ante la presencia de la criatura.

Todos deseamos cosas en la vida, todos los días. Cosas que creemos nos traerán felicidad, salvación, paz. Carencias que cargamos. Algunas religiones aseguran que lo que no tenemos es porque no lo necesitamos. Pero eso no sirve mucho de consuelo. Parece más bien una justificación que queremos creer. Ahí es donde radica el poder de la criatura, en las debilidades del ser humano, en sus fallas naturales, en sus ambiciones.

Sorprende por un lado que Craven esté detrás de la producción de esta cinta y que el resultado visual sea tan pobre. No sorprende tanto que la historia sea tan adictiva, parte de la firma del afamado director.

A 17 años de distancia, la cinta ha envejecido bastante y eso puede pesar en algunos. Pero para el resto, el resultado tiene momentos muy logrados, la maldad del ente enfrentada a la ambición de las personas, la liberación del genio es paulatina y sumamente intrigante, la parte final es grotesca, sangrienta (donde Nicotero puede brillar) y hasta emocionante (aquella secuencia de las estatuas) Pero la estrella es el Djinn, esa poderosa y fantástica criatura que convierte a aquella mujer en figura de cera, que asesina a la madre del hombre después de que ella lo ha puesto como beneficiario en su seguro de vida y que cose los ojos del joven para no tener que verlo.

Wishmaster es una cinta menospreciada, en parte merecido, pero la verdad es que bien merece una nueva revisión. Cuidado con lo que desean, de todos modos.



Autor: adayin

Director, escritor y productor de cine, tanto de horror como de otros géneros. Experto en el cine clásico y apasionado por Hitchcock. Es nuestra única esperanza para aspirar a nuestra propia película al estilo V/H/S, o al menos a un documental de nuestras batallas en la vida común y corriente fuera de este sitio.

Web | Twitter | Más Entradas (184)
Tags:

También podría interesarte:

« « Nuevo Spot de 30 segundos de Annabelle, la muñeca de El Conjuro | Entrevista con Brad Miska, Productor de las Películas “V/H/S” y Creador de Bloody Disgusting. » »

PUBLICADO

23 September 2014