El Horror

Las Mejores Películas de Automóviles y Horror

Sección: Artículos, Top 10

Death Proof
Por: @_Evilive

El Terror está en un Motor

Para muchos, no hay nada más bello y estilizado que un auto. Su complejidad, el cuidado puesto en su diseño; las historias que hay detrás de un modelo o algún famoso diseñador de autos. Pero esta afición, vuelta obsesión, no sólo roza la fantasía común de los amantes de los vehículos; también, esto ha sido utilizado por más de un director o escritor para volverlo el objeto del terror o amor prohibido de aquellos que aman sentarse tras un volante, pisar el pedal y olvidarse de si mismos. Dejad que el octanaje los consuma.

Sin duda esas “creaturas” motorizadas han sido el arquetipo perfecto para describir distopías futuristas, crisis de combustible en más de un filme o explorar las perversiones más oscuras atadas a un ocho cilindros… Despertando la sexualidad más ambigua o el terror más agudo, los autos no solamente son un medio de transporte; también, son un medio de terror, de placer, de obsesión, de locura y hasta la manera en la que un verdugo deja caer su sentencia.

christineBien lo supo hacer Stephen King en su novela Christine (1983) que ese mismo año se convirtió en un clásico del cine dirigido por John Carpenter. La historia cuenta cómo un Plymouth Fury de 1958 llamado Christine, es poseído por un espíritu vengativo que asesina a diestra y siniestra; y que al mismo tiempo, tiene la capacidad de autorrepararse cuando se ve dañado o casi destruido. Aquí, el dueño del auto, funge cómo un catalizador de ambos ya que el coche empieza a embrujarlo y a hacerlo cómplice de sus asesinatos sin que este lo sepa. Un fetichismo de complicidad, una sociedad y una entrega que casi termina en sacrificio.

Pero antes que Christine tuvimos The Car en 1977; dirigida por Elliot Silverstein, película de culto que simplemente cuenta la historia de un Lincoln Continental Mark III de 1971 poseído por el diablo. En esta película no existe una relación directa máquina-hombre, pero cada uno coexiste en su mundo, alternando por la muerte y la relación de sangre que el misterioso auto color negro despliega en el pueblo ficticio de Santa Ynez.

death-race-2000Sin duda alguna, los autos son un objeto que causa diversas sensaciones. Cómo este se transforma en fetiche, cómo se idolatra y casi se transfigura en santo de la devoción de muchos. Aquí la premisa tal vez es que esa obsesión se vuelve en terror al transformar lo motorizado en orgánico, en darle un papel y un “alma”, esa que toma personalidad y transgrede lo establecido. Un claro ejemplo es el papel de David Carradine en Deathrace 2000 (1975) dirigida por Paul Bartel. En esta, Carradine, interpreta a Frankenstein: El campeón indiscutible de la carrera anual de la muerte, originada después de una crisis petrolera en los EE.UU. y que sirve para entretener a la masas. Frankenstein conduce un Shala Vette customizado para que parezca un cocodrilo, logrando un impacto de que la muerte repta a aquellos que se postran en su camino. Frankenstein, al ser el campeón irrefutable de la carrera, es mecanizado por parte de los organizadores de la competencia; aunque el conductor muera al siguiente año será sustituido por otro que use el mismo disfraz, logrando que hombre y maquina sean uno, funcionen y trabajen para fines de alguien más poderoso… Hombre y máquina siendo uno, un artefacto de muerte pura para silenciar a las masas a través del rugir de un motor.

death proofMás recientemente Quentin Tarantino nos trae en Death Proof (2007) una historia en la que un asesino serial hace de un Chevy Nova de 1971 y un Dodge Charger de 1969 sus armas para matar a sangre fría, creando una co-relación más estrecha entre el conductor, el auto y sus víctimas. Sin duda el enajenamiento automotriz cambia la forma y la manera en la que la historia se cuenta y el terror que el conductor provoca.

Y de nueva cuenta regresamos a Stephen King; que en Maximum Overdrive (1986) dirigida por él mismo, nos cuenta la historia de cómo las máquinas, principalmente los automóviles de todo tipo, se vuelven autónomas después de que la tierra se ve expuesta a la energía de un cometa que pasa cerca de su órbita. Imaginen un mundo en el cuál las máquinas hechas para servir al hombre se vuelven en su contra. Este filme, a pesar de ser malo, sirve cómo vehículo transgresor de nuestra dependencia de las máquinas. Imaginen a un tráiler decorado con el rostro de Green Goblin aterrorizando a un grupo de sobrevivientes escondidos en un café, la ironía se cuenta sola.

crash-movieSin embargo, no todo es matar con o a través de un auto. La obsesión por estos vehículos trasciende de maneras particulares, perversas y curiosas; inclusive para encontrar placer sexual. David Cronenberg nos da una crónica de esto en su filme Crash (1996), que mezcla lo más perverso del género humano, sus bajas pasiones y una sexualidad extraña que se ve saciada a través de los choques de auto, transformando sus actos directamente en una parafilia. Cada uno de los personajes de la película tiene un perfil particular que sirve cómo catalizador para hacer de la película un personaje principal, que desmembra la psique humana demostrando hasta dónde se puede llegar. Si bien el filme no es de terror cómo tal, lo terrorífico es el estado humano de enajenación al que puede llegar a través de un auto y cómo su dueño se relaciona con este.

Pero ¿qué representa un auto para un asesino o una víctima? Es una herramienta de acecho, de miedo de sólo verlo, de observar los faros en la obscuridad y comprender que detrás de ese volante hay algo más que aceite, bujías y amortiguadores. En Jeepers Creepers (2001) una pareja de hermanos es perseguida por una camioneta misteriosa que no hace otra cosa que acecharlos y acosarlos. Toda esa parte del filme representa ansiedad, estrés y confusión; emociones resultantes de no saber quién esta detrás de esa máquina que hostiga y cuáles serán sus intenciones.

Los autos no son otra cosa que máquinas creadas por el hombre para su placer, para su transporte y para su servicio. Pero ¿a dónde es capaz de llegar su creador para trasgiversar la realidad de un artefacto motorizado? Eso cae en cuenta del usuario, sus intenciones y sus motivos.

Christine



Autor: _evilive

Apasionado por el arte, el diseño y la música. Poco sabemos de él por su misticismo y su manía de no salir más que por las noches, creemos que tiene que ver con que es diseñador…ya saben, esos seres que no duermen nunca y sólo hacen dibujos que nadie parece entender… Visiten su blog personal: en https://lamusiquedesautomates.wordpress.com/

Web | Twitter | Más Entradas (63)
Tags:

También podría interesarte:

« « Las 7 Películas más Sangrientas de Todos los Tiempos | Nuevo Spot de 30 segundos de Annabelle, la muñeca de El Conjuro » »

PUBLICADO

23 September 2014