El Horror

Las Relaciones Más Tóxicas en el Cine de Terror (Staff Picks)

Sección: Artículos, Top 10

Nota Editorial: Los Staff Picks son tops especiales que hacemos mes a mes, en dónde juntamos a todo el equipo de El Horror para elegir una película favorita de acuerdo a un tema en específico. Regularmente hay sangre y pleitos, pero al final sale algo bastante positivo. Lean todos los Staff Picks AQUÍ

Muchos se quejan de están en el mundo solos y demacrados, porque no tienen una pareja con quien disfrutar paseos por el parque y a quien regalarle flores. Nosotros no somos un sitio de autoayuda, mucho menos de consejos emocionales, lo que sí podemos hacer es demostrarles que, muchas veces, es mejor estar sólo que con una persona que te quiere mucho para cortarte en pedacitos…

Nuevamente, como cada mes, les traemos nuestro Top seleccionado por todo el Staff, en esta ocasión, las relaciones más tóxicas en el cine de terror.

8. Bride of Frankenstein

Bride-of-Frankenstein
Selección de: @Alfredo_Chocho
La Pareja: El Monstruo y La Novia

Tras el aplastante éxito que tuvieron Drácula (Tod Browning, 1931) y, en mayor medida, Frankenstein (James Whale, 1931), a la casa Universal le quedó claro que el negocio del horror era demasiado redituable para desperdiciar; de este icónico ciclo fílmico, La Novia de Frankenstein (1935) tiene el honor de ser la primera de muchas secuelas que estarían por venir, además de ser considerada por muchos como la mejor y más completa de esta época seminal del cine de horror.

El éxito de Bride se atribuye en gran medida a su creador, el británico James Whale, quien ya contaba para entonces con dos grandes éxitos de horror: la propia Frankenstein y la muy impresionante El Hombre Invisible (1932). Las condiciones de Whale para filmar la secuela fueron que él tendría absoluto control sobre la producción, a lo que Universal aceptó; el resultado es una magnifica cinta con toques de humor pero que conserva una aterradora atmosfera y eleva las interesantes y sutiles implicaciones de la primera parte.

Pero si hablamos de romance, existen varios lugares donde podemos encontrarlo en esta gótica cinta de horror. El ejemplo más obvio sería el que existe entre el doctor Henry Frankenstein (Colin Clive) y su ahora esposa Elizabeth, quien ha tenido que pasar por bastantes horrores y angustias debido a las obsesiones del primero; pero este podría no ser el mejor representante, y es que podemos considerar que para Henry, la ciencia, y esa búsqueda incansable por los secretos de la vida, son una especie de amante que lo consumen al grado de no poder tener una relación sana y normal con su esposa; es esta relación entre el doctor y el poder que busca dominar la que resulta más interesante y prominente en la cinta. A esto último le agregamos la presencia de un magnífico Ernest Thesiger interpretando el papel del Dr. Pretorius, quien fuera el mentor de Henry y que ahora regresa a él como el gran seductor que obliga al joven científico a volver a sus terribles experimentos. Pretorius es elocuente, simpático y tiene una relación con su pupilo que está dotada de sutiles tonos de atracción entre ambos –elemento agregado por el propio Whale (a propósito o no) y que refleja las preferencias del propio director–; he aquí una peligrosa e insana relación a la que Henry no puede reusarse y que casi termina por dejarlo sin nada.

Nos queda, por último, la relación que existe entre los monstruos de la cinta. Boris Karlof interpreta de nuevo a la creatura de Frankenstein, dotándolo de aún más simpatía y haciéndolo más relacionable que el de la primera cinta; cuando lleva el momento de la revelación de La Novia (bellísima Elsa Lanchester en un muy icónico maquillaje), Karlof se luce mostrando a este monstruo lastimado y terriblemente solo que ya no puede emparentarse ni con esta, que se supone es su símil. El chillante grito de horror que da la nueva creación de Frankenstein al ver al monstruo es lo que necesitaba este último para perder toda esperanza de tener a una compañera; “We belong dead!” dice mientras destruye el trabajo de estos hombres, incluidos sus terribles monstruos, productos de su arrogancia y obsesión.

7. Possession.

possession
Selección de: @sergb__
La Pareja: Mark y Anna

Años antes de que Sam Neill fuera reconocido mundialmente como el paleontólogo Dr. Alan Grant de cierto parque jurásico e Isabelle Adjani diera nueva vida a la Reina Margot, ambos protagonizaron una de las relaciones más enfermizas que haya visto la cinematografía en Possession, de Andrzej Zulawski. Tremenda película que al inicio de la década de los ochenta le dio otra dimensión al tema de las posesiones con un tratamiento que a la fecha simplemente no tiene parangón. Pero esa es otra historia que merece ser analizada aparte. Para el tema de este mes, centrémonos en nuestros dos protagonistas.

La relación: Mark (Sam Neill) y Anna (Isabelle Adjani) son un matrimonio en medio de una fuerte crisis. Discusiones constantes, exageradas, físicas, enfermizas; llevadas al ridículo, rozando el absurdo y llenas de drama.

La razón: Anna desea abandonar el hogar porque ya no siente nada. Eso es todo. Pero Mark no le cree y usa todos los recursos posibles para desmentir ese argumento. Desde chantajes por medio de su pequeño hijo, Bob, hasta un investigador privado siguiendo a Anna en todos lados.

El resultado es más drama. Y no del bueno. El matrimonio se vuelve una lucha de poderes (¿no todos lo son?), un círculo vicioso de locura. Discusiones que se transforman en peleas e insultos que desembocan en maltratos físicos.

Para subir el tono de ello, Andrzej Zulawski, director, los encierra la mayoría de las veces en un departamento de dimensiones pequeñas, amorfo, de pasillos estrechos donde los gritos dirigidos uno al otro a veces no son más que voces entre paredes. Los sigue con la cámara, con pocos cortes, explorando su desenvolvimiento hasta que uno de los dos pierde o cede. Esta metáfora casera del Berlín dividido por la guerra fría, que es donde se desarrolla la historia, sume al espectador en una rutina por demás enfermiza donde aún no hemos visto nada.

La inflexión: Anna tiene un amante. Ella, sin embargo, lo acepta y se aferra a que dicho tercero en discordia no es el motivo por el que desea divorciarse. Aún más, dice sentir amor, pero necesita irse. Exige irse. Estar lejos, en otro lado. Sus motivos como su comportamiento, cada día son más incoherentes. Anna tiene algo. Y Mark está decidido a saberlo.

Tal vez varios se pregunten si este filme no es más un drama que una cinta de horror. Y lo es, de no ser por el estado que adquiere gradualmente la descomposición de este matrimonio; de la discusión a la autoflagelación y los golpes; de la duda a la neurosis y en general una locura que ambos comienzan a desarrollar haciendo que sus motivos vayan perdiendo lógica.

Pero sobre estas cosas, un giro realmente torcido que hace de Possession una obra mayor.

Referencias obvias como Kafka y Roman Polanski se cruzan con cuestiones milenarias como la religión, el diablo y sí, el amor.

Possession es también una clara influencia de cineastas como Lynch y Cronenberg, así como un sutil retrato del espionaje inherente a la época y lugar de esta historia Y si ya de plano todo lo anterior no causa curiosidad, véanla aunque sea sólo por Isabelle Adjani.

La actriz brinda una interpretación simplemente épica. Rayando la sobreactuación. Desgastante, desconcertante, abrumadora, impresionante, de improvisación física, surrealista, dual, hiper-real, violenta, sexual… BRUTAL. Como lo es toda la película.

… BRUTAL. Como lo es toda la película.

6. May

may
Selección de: @fredseel
La Pareja: May y Adam

Dejemos algo claro, las relaciones destructivas no solo se limitan a las parejas sentimentales. Van desde conocidos, amigos, la ya mencionada pareja hasta familiares. Es por esto mismo que creo que May es un ejemplo perfecto de sobre lo que no se debe hacer si queremos mantener a ciertas personas cerca.

 Pero primero, la trama:

May Dove Canady, nuestro personaje principal, es una mujer que nunca ha sabido relacionarse del todo bien con las demás personas, de hecho la única “amiga” con la que cuenta es una muñeca que su mamá le obsequió de pequeña. Trabaja en una clínica veterinaria y cerca de allí conoce a Adam, un mecánico del cual admira sus manos. De alguna manera comienzan a salir y todo parece ir bien; ven películas, cenan, tienen sexo y se divierten, hasta que Adam decide evitarla a toda costa.

Obsesionada con Adam y al mismo tiempo harta de ni siquiera recibir una llamada de él, May decide ir a buscarlo solo para escuchar que habla mal de ella y de su comportamiento, así que según su lógica lo mejor es iniciar una nueva relación con su compañera de trabajo, Polly.

Pero el gusto no le va a durar mucho, porque más que ayudarla Polly solo le va a hacer más daño a la nada estable mente de May, lo que desencadenará una venganza un tanto peculiar.

¿Por qué la elegí?

1) Muestra cómo la gente puede manipularte sin que te des cuenta y ahí está uno como menso esperando complacer al otro, sin darse cuenta que en realidad no te quieren, solo te usan.

2) Las obsesiones no son buenas, no importa hacia qué o quién. Si es hacia personas es mucho peor, lo más probable es que terminen de una forma terrible y con mucho daño tanto físico como mental.

Así que ya saben, si alguien no los quiere cerca pero ustedes quieren estar como sanguijuela con él/ella, siempre existe el romántico secuestro que dará paso a la venganza.

Si deciden grabarlo después pueden invitar a todo el staff a verlo, nosotros llevamos las botanas.

5. Lonely Hearts

Lonely_Hearts
Selección de: @Dee_Caballero
La Pareja: Raymond Fernández y Martha Beck

Basada en la historia real de la relación entre Raymond Fernández y Martha Beck, quienes mataron a más de 20 mujeres, los “Lonely Hearts Killers (como eran mejor conocidos) nos muestran en esta cinta, el enredo amoroso que representa una verdadera relación perturbada. Personalmente no soy nada fan de Salma Hayek, y a decir verdad tuve que dejar de lado esa idea mientras veía esta película, de lo contrario nunca lo hubiera hecho; sin embargo, a pesar de que me costó un poco olvidar mi desagrado y continuar viendo, debo decir que lo que me atrapó de esta cinta es lo cruel y crudas que ciertas relaciones pueden ser y a qué clase de locuras nos pueden llevar.

Cuando alguien está dispuesto a todo en nombre del amor suceden cosas dañinas, y este es el caso de la película en la cual nos van mostrando la red de mentiras, engaños y posteriores asesinatos con que esta pareja estaba vinculada. Raymond se dedicaba a estafar mujeres respondiendo a sus anuncios de “busca pareja” y al conocer a Beck por este mismo medio, las cosas no se detuvieron. Fingían tener una relación de hermanos a fin de que Raymond se ganara la confianza de las victimas para quitarles su dinero y posesiones. Pero cuando las cosas se salen de control y finalmente él intima con otra mujer, ambos son sometidos al temperamento más que violento de Beck provocado por los celos y claro está, terminan asesinando a las mujeres.

Sin importar lo tóxica y destructiva que era esta relación, Martha Beck se refirió a ella diciendo

“Mi historia es una historia de amor. Pero sólo aquellos torturados por el amor pueden saber lo que quiero decir […] El encarcelamiento en la Casa de la Muerte ha reforzado mis sentimientos por Raymond…”

Siguiente Pagina: 1 2



Autor: _Eguiza_

Creador y fundador de ElHorror.mx, experto en cine gore, las producciones independientes y el cine underground, aunque se rumora que tiene dos copias de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” en su colección, por algo preferimos no preguntar.

Web | Twitter | Más Entradas (529)
Tags:

También podría interesarte:

« « Trailer del remake de “Poltergeist” | Los 5 Mejores Musicales en el Cine de Terror » »

PUBLICADO

6 February 2015