El Horror

Las 10 Muertes Más Sangrientas en The Walking Dead

Sección: Artículos, Top 10

walkingslide
@Sergb__

Este pasado fin de semana culminó la quinta temporada de The Walking Dead y con ello se cierra, temporalmente, uno de los grandes regocijos en televisión para los amantes del sub-género zombie. Si bien es cierto que la serie tiene una gran cantidad de críticos por ser dispareja y abusar de una fórmula, cabe destacar que a pesar de ello se ha mantenido como un éxito internacional desde su inicio. Y lograr eso en una era dorada (donde el auge y producción está creando una burbuja de peligro) como la que vive la televisión estadounidense actualmente tiene un gran mérito.

Algo que no se le reprocha, es que así como tiene capítulos y personajes aburridos, de vez en cuando sabe crear tensión y desarrollar buenas historias. Pero sobre todo ello, jamás ha perdido su espíritu gore, cuestión que me parece esencial en las historias de zombies.

A manera de recapitulación de estas primeras cinco temporadas, he aquí diez grandes muertes que han tenido lugar en la serie. Desde personajes vivos hasta zombies, en cuyo caso no sería una muerte oficial, pero eso sí, todas con lujo de gore, violencia e imaginación. Algo que jamás, la amemos u odiemos, nos cansará o dejará indiferentes. Agradezcamos eso.

Advertencia: SPOILERS!

1. El famoso granero.

Entrados en la segunda temporada de TWD, ya habíamos presenciado muertes sorpresivas y la mayoría de los personajes tenían un desarrollo considerable, sin embargo, esta fue de alguna manera la primera gran “muerte” (o muertes) de la serie.
El personaje de Shane se rehúsa a vivir en una granja donde el jefe de la familia, Hershel, mantiene un granero lleno de zombies debido a sus creencias personales. Así que en un arranque de ira derivado de una discusión, Shane abre el granero contra la voluntad de la mayoría para deshacerse él solo de los zombies. Ante la gran horda, la ayuda del resto del grupo se vuelve inevitable y comienza una carnicería en la que los zombies se convierten en el tiro al blanco de todos aquellos con un arma en la mano.
La secuencia es lograda, llena de tiros, sangre, pedazos de cráneo, etc. Pero lo mejor llega al final, con el último zombie en salir, quien es nada menos que Sophia, la hija perdida de Carol y por la que (en parte) fueron a dar a esa granja. Aquel momento es uno de los favoritos de los fans de la serie. Y la muerte oficial que Rick Grimes lo otorga es la cereza del pastel de esa gran secuencia.

2. ¡Zombie al agua!.

En esa misma temporada, cuando el grupo se está integrando para vivir como tal en la granja de Hershel, alguien descubre un pozo que, obviamente, contiene un zombie hinchado de agua. El pozo es bueno, debe usarse, así que de una u otra forma deben sacar a ese zombie de ahí sin matarlo para no contaminar el agua.
La idea: amarrarlo y jalarlo entre varios hacia afuera. Un plan seguro, ¿cierto? Es lo que varios haríamos.
Todo va de maravilla hasta que las leyes de la física y la naturaleza dicen presente. Nuestros protagonistas, acostumbrados cada día más a este nuevo mundo, olvidaron que este gordo no es una persona, sino un zombie que llevaba sabe cuántos días en ese pozo. Un zombie de piel blanda y putrefacta. La fricción de la cuerda contra el peso su cuerpo colgando provoca una fuerza que lo parte a la mitad desparramando con ello kilos y kilos de entrañas. El torso afuera, las piernas de regreso al agua. Inservible técnica; hermosa muerte. Corrijo: segunda no muerte.

3. Y Dale.

Es un hecho que la segunda temporada fue de las mejores escritas de toda la serie. No sólo varios de los personajes terminan por desarrollar un interesante arco, sino que la tensión en la granja y el constante acecho de zombies desembocó en situaciones que sí eran dignas de George A. Romero.
Una de ellas, sin duda, el final del viejo Dale. Su irreal encuentro con un zombie (culpa, por cierto, del pesado de Carl que no lo mató) en la noche a campo abierto (¡Por favor! Es imposible que no lo haya escuchado llegar por atrás), fue compensado con una de las muertes más destacadas que ha tenido esta serie.
Dale es atacado por la espalda. Grita, pide ayuda. Una vez que cae al pasto se defiende como puede, mete las manos y evita ser mordido, pero nuestro correcto viejito no contaba con que este zombie aún tenía fuerzas, las suficientes como para abrirle el estómago con sus manos y dejar al aire la mitad de sus intestinos. Para regocijo de sus fans, Daryl Dixon se apiadó de él con un limpio disparo a la cabeza.

4. Cajuelazo.

Continuemos con Daryl, uno de los personajes más queridos, posiblemente el más, de toda la serie. Puede ser el más badass y a la vez un tipo sensible y serio, dualidad que lo ha convertido en el imprescindible de TWD.
Aunque tiene a cientos de zombies y mortales en su cuenta, disparando de todas las formas, ángulos y distancias con su inseparable ballesta (o lo que tenga a la mano), una de las muertes que más se le recuerdan fue producto de la improvisación. En la temporada tres, Daryl y su hermano Merle se cruzan en el camino con una familia indefensa rodeada de “caminantes”. Tras discutir sobre si ayudarlos o no, Daryl hace lo propio y comienza a matar a cada uno de los zombies que están ahí. Flechas, golpe, tiros, lo que sea es bueno. Y si un zombie se mete al auto por detrás y está a punto de alcanzar a una madre y su bebé hay que actuar y rápido, ¿por qué no usar la imaginación? Qué tal jalarlo de los pies, dejarlo a la mitad y partirlo en dos con la cajuela. Lo dicho, este tipo se las sabe.

5. Sin manos.

La contraparte femenina de Daryl Dixon es Michonne. Otro carismático personaje que con su inclemente katana y personalidad se ha ganado la preferencia de los fans.
Michonne debe poseer un record respecto a zombies decapitados. También varias de las secuencias más logradas de la serie han sido protagonizadas por ella, como esa en la que una steadycam la sigue a ras de suelo por el campo mientras van volando cabezas a la velocidad de su sable. O aquella en la que parte transversalmente a un zombie. Sin embargo, al igual que Daryl, sus mejores formas de deshacerse de los vivos y muertos, no siempre han sido con su arma de elección, sino con su imaginación.
En la temporada tres, Michonne se vuelve moneda de cambio entre Rick y el Gobernador (a quién también le dio una gran muerte) para lograr la paz. Ya como prisionera de Merle, quien se supone la llevaría con a su trágico destino, y amarrada afuera de un motel, Michonne se las tiene que arreglar para defenderse de unos cuantos zombies que llegan al lugar por culpa de Merle (activa la alarma de un auto). Sin su katana, maniatada a un poste y haciendo uso únicamente de la agilidad en sus pies, Michonne imagina nuevos medios para evadir zombies. Tirarlos al suelo y triturarles la cabeza de un pisotón es algo fino, pero rodear y decapitar con un lazo es de badass nivel fatality.

Siguiente Pagina: 1 2



Autor: _Eguiza_

Creador y fundador de ElHorror.mx, experto en cine gore, las producciones independientes y el cine underground, aunque se rumora que tiene dos copias de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” en su colección, por algo preferimos no preguntar.

Web | Twitter | Más Entradas (548)
Tags:

También podría interesarte:

« « Los 10 Mejores Openings en la Historia del Cine de Terror | Las 5 Razones Para NO ver Resucitados (The Lazarus Effect) » »

PUBLICADO

31 March 2015