El Horror

Reseña y trailer de Musarañas, de Álex de la Iglesia

Sección: Reseñas, Trailers

musaranas-trailer

Por: @Sergb__

trailer de musarañasContradiciendo a una de las características que más se le han criticado en su filmografía, Alex de la Iglesia produce (entiéndase también que impulsa con el poder de su nombre) un filme de horror pequeño y sobrio que poco tiene que ver con esos excesos y grandilocuencia a los que suele llegar De La Iglesia con sus historias y particularmente hacia su tercer acto. Se trata de Musarañas, película dirigida por Juanfer Andrés y Esteban Roel, y que ha pasado casi de noche en la cartelera mexicana a pesar del prestigio en su elenco y producción. Tal vez debido al (para sorpresa de nadie) insulso título en español, “Sangre de mi Sangre”, o simplemente por la casi desleal competencia en la cartelera frente a las grandes producciones.

Como suele suceder, la obra es mucho más que ello. En este caso, un buen filme que merece la oportunidad del público, en especial los amantes del género.

Después de un mínimo flashback a forma de introducción, Musarañas inicia formalmente como una historia sencilla: dos hermanas viviendo en un pequeño departamento en Madrid durante la década de los cincuenta. Y digo formalmente porque se toma un buen tiempo en desarrollar la relación de estas dos mujeres, tanto entre ellas como ─muy importante─ con el entorno ultra religioso y sofocante en el que conviven dentro de esas estrechas paredes.

No es casualidad, se podría decir, que sean dos los directores de este filme, porque el relato se constituye principalmente en función de dos elementos: los personajes y el departamento que habitan.

Por un lado están Montse (Macarena Gómez) y su hermana menor (Nadia de Santiago), huérfanas de madre y abandonadas hace muchos años por su padre. Por otro, las salas y recámaras llenas de figuras religiosas y herramientas de confección (Montse es costurera en casa). Un departamento sin vida, poco iluminado, con horarios casi militarizados (una de las tantas referencias a la España Franquista) y austero en cada detalle. De esta frialdad que tiene como puntos recurrentes la rutina y lecciones de biblia, sobresalen, o más bien se salen del cuadro, dos detalles: Montse no puede poner un pie fuera de ese lugar debido a un trastorno psicológico, y el otro es que en determinados momentos es acechada por apariciones (o alucinaciones) de su padre reprimiéndola por ser una hija y hermana débil. Para complementar la evidente fragilidad mental de esta mujer, tenemos su dependencia a la morfina, la cual es suministrada de forma casi ilegal (de nueva cuenta la referencia política) por una de sus clientas cuyo marido es médico.

Con esta base, los directores desarrollan una historia en la que Montse comienza a chocar (física e ideológicamente) con la hermana menor (18 años) y su inevitable crecimiento. Esta chica sí puede salir del departamento, interactúa con gente, amplía sus horizontes (paralelamente el único escape de Montse es una ventana hacia la calle a través de la cual ve cómo su hermana hace todo eso), siente las inquietudes de alguien de su edad y se dirige hacia la adultez plena. Así, cuando la tensión entre ellas está a punto de explotar, entra a la fórmula un hombre, Carlos (un Hugo Silva necesariamente limitado) el cual va a rebobinar la historia (una aparente calma a la áspera relación fraternal) para invariablemente, ahora sí, reventarla con lujo de violencia (gore incluido) y terror.

musarañas

Con ese perfectamente acomodado giro, Musarañas comienza a pisar otros terrenos. Ya no sólo es el drama de dos hermanas en soledad u ofuscadas por su contexto, ni el misterio de una película de apariciones. Aquí Musarañas ya es una historia de encierro y terror psicológico. Y es de destacar la sencillez y contundencia con la que Juanfer y Roel la dirigen. Apoyados por una excelente fotografía y la impecable actuación de Macarena Gómez, los directores logran una transición con referencias claras a Roman Polanski. Comenzando similar al planteamiento teatral de Carnage (2011),y pasando por la Catherine Deneuve neurótica de Repulsión (1965), a la temible n(1990) de Stephen King que tortura y secuestra a “su” hombre. Eso sí, con el obligado cambio u originalidad en el relato. Porque si bien los directores racionan la efectividad del filme al amparo de algo que ya hemos visto, e incluso declaran con orgullo estas influencias junto con otros clásicos como El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980), también es de reconocerse que partiendo de esta imitación (que a veces ni siquiera va más allá del homenaje) construyeron una ficción que eventualmente y hacia su final es nueva.

El mejor ejemplo de ello está en la complejidad de Montse, y en segunda instancia en Carlos. Este hombre que súbitamente igual que en Repulsión está en medio de ellas, “entró” a este departamento por accidente y no tiene relación con ninguna. No deja su rastrillo con los cepillos de dientes en el baño ni instiga con eso a un sentimiento de invasión, pero sí influye en la interacción siendo galante con la menor (naturalmente), provocando con ello los celos y la ira de Montse. Este hecho convierte a Carlos en el tercero en discordia y de paso en la excusa perfecta para que caigan las máscaras y Musarañas se muestre como la cinta que es. Y eso tiene que ver ya no únicamente con estos tres protagonistas, sino con un secretismo sutilmente planteado y con las connotaciones religiosas, así como también con personajes secundarios que enriquecen el relato sin la necesidad de ampliar el espacio (nadie sale, todos entran), minimizando así el riesgo de que perdiera su tan lograda atmósfera claustrofóbica, lo que habla sin duda de un fantástico diseño de producción y un guión bien trabajado.

No se negará que un par de incongruencias dan fe de que Musarañas es un debut. Sin embargo, el golpe de timón (más de una vez) que dan los directores justo cuando parece que la historia no va a un lugar claro, hace que la película nos sacuda como público y prepara el terreno para su frenético desenlace.

Pensándolo bien, el sello de Alex de la Iglesia sí está presente, pero en Musarañas el desenfreno y el humor negro se quedaron guardados a favor del impacto, y esa sensación, para fortuna de todos, trasciende la duración de la película.

El Trailer de Musarañas



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (138)
Tags:

También podría interesarte:

« « Jason Voorhees en Mortal Kombat X (Trailer) | Trailer y poster “Insidious 3” » »

PUBLICADO

17 March 2015