El Horror

Las Mejores Películas de Zombies en 1985

re-animator-dead

Por: @Alfredo_Chocho

En esta reseña de Horror Retro iremos 30 años atrás como lo hicieran Marty y el Doc. Pasa que, el año de 1985 vio el nacimiento de muchas obras cinematográficas de importancia; éste es el año de Ran, la que muchos dicen es la más bella obra maestra del japonés Akira Kurosawa; por otro lado, Terry Gilliam estaría estrenando Brazil, su más alucinante y surrealista pieza; Woody Allen, por su parte, nos ofrecía esa deliciosa historia de realismo mágico que es La Rosa Purpura del Cairo; también tenemos aquí  algunas de las películas que más inspiran la nostalgia y, hasta hoy, siguen teniendo un espacio importante en el corazón de muchos fans, me refiero a la gran Back to the Future y a The Breakfast Club.

El género de horror también tiene sus títulos notables: en cartelera se podía encontrar la divertida comedia nostálgica de vampiros, ‘Fright Night’; la muy interesante cinta de vampiros espaciales, ‘Lifeforce’; la antología de cuentos de Stephen King, ‘Cat’s Eye’; y las que muchos dicen son las peores de sus respectivas franquicias, ‘Freddy’s Revenge’ y ‘Friday the 13th V: a new beginning’.

Pero, en esta ocasión me gustaría celebrar a tres títulos, que también estarán cumpliendo los 30 años este 2015 y que, con su convergencia en este periodo, hacen del ’85  el punto más alto que alcanzaría el subgénero de los zombies desde su nacimiento en 1968 –cuando George Romero los dotara de sus características definitorias, que todos los fans reconocemos hoy en día, en la inmensurablemente influyente ‘La Noche de los muertos vivientes’–. Estas tres películas de zombies, producidas independientemente una de la otra describen perfectamente al subgénero y, además, exploran el tema de los muertos vivientes en sentidos que hasta hoy siguen explotándose. Por supuesto me refiero a:

Re-Animator

re-animator

Esta no es una película de zombies’ dirían los versados en este tan explotado subgénero, y probablemente tendrían razón; si bien la historia trata de violentos cadáveres reanimados, estos no comparten las características de ser infecciosos, lentos o de comer carne humana; pero, tan solo hay que analizar la clara influencia que toma esta película de tanto Night como Dawn of the Dead, así como la influencia que tiene la misma sobre entradas posteriores para reconocer su importancia.

Re-Animator es una muy libre adaptación del relato del mismo nombre, escrito por H.P. Lovecraft, dirigida por Stuart Gordon, quién posteriormente adaptaría otras obras del famoso escritor al cine; el gran acierto de Gordon fue dotar a este extraño cuento del tono cómico que luce la película, dejando las bases para lo que sería conocido como el ‘Splastick’ –subgenero que utiliza el gore de una manera tan excesiva que resulta cómico, comparándose con la comedia física llamada slapstick–. En el centro de esta disparatada obra está Jeffrey Combs, interpretando al personaje del título y entregando una actuación tan exagerada –una que toma obvia inspiración de Colin Clive en Frankenstein (Whale, 1931) – como este científico loco, que no se detiene ante nada para llevar a cabo sus, claramente fallidos, experimentos y que resulta absolutamente fascinante y divertido de ver; West es altanero, manipulador y totalmente desconectado de la realidad, en lo que respecta a los resultados de su milagrosa fórmula. Por supuesto, los efectos especiales están ahí para cerrar el trato y darle ese toque asqueroso, ridículo y absolutamente cómico que tiene la película. Para cuando llega el final las cosas se han puesto tan absurdas que no podemos, como espectadores, más que soltar la carcajada ante los horribles eventos que están tomando lugar.

El día de hoy, esta película goza de una muy buena reputación como obra de culto que fascina a los fans tanto del horror y el gore como de los muertos vivientes por igual. Las aventuras de Herbert West darían para dos secuelas, que, lamentablemente, nunca alcanzarían en calidad a la original.

Day of the Dead

day-of-the-dead

Esta es la cinta que llevaría al género zombie por un nuevo camino y exploraría otras facetas para hacerlo evolucionar, o al menos eso intentó. Esta es la tercera en la trilogía original de los muertos de George A. Romero, quien le diera vida a este monstruo en el cine y 10 años después haría, la que yo considero, la obra más completa y elocuente de este subgénero; como las dos anteriores, Day no muestra a los mismos personajes ni tampoco ninguna indicación de estar conectada con las demás obras y, sin embargo, hay en estas películas una clara progresión en lo que tiene que ver con sus creaturas centrales. Si consideramos que en Night of the Living Dead estamos presenciando el famoso ‘outbreak’, o  primera aparición y ataque, por parte de los muertos vivientes y que en  Dawn of the Dead, presenciamos la retirada de la humanidad y el acenso de este monstruo como especie dominante de la que debemos escondernos, pues finalmente no hay manera efectiva de combatirla, entonces se explica por qué en Day of the Dead ya encontramos un mundo post-apocaliptico, en el cual esta nueva raza ha acabado con todo y la humanidad se reduce a un puñado de personas que tienen que refugiarse –basta con ver los minutos iniciales de esta cinta para captar el hecho de que el mundo que conocíamos se ha consumido y todo lo que queda son hambrientos muertos caminando–. A final de cuentas, la primera cinta de Romero se suponía era una adaptación velada del cuento I Am Legend –con inspiración de The Last Man on Earth–, por lo que se explica este proceder; es por esta misma progresión que tenemos, entonces, el hecho de que Romero haya decidido llevar a su monstruo a otro nivel y tenemos esa aparente evolución del zombie que empieza a recordar su vida y puede llevar a cabo tareas sencillas. Vemos, pues, al monstruo tratando de recobrar la humanidad y a las personas, que cada vez la pierden más.

Es una lástima que, aun dicho lo anterior, esta tercera cinta no pueda compararse con sus antecesoras. Night of the Living Dead, no es tan sólo el inicio de todo en este género sino que, además, resulta en una experiencia profundamente aterradora, es la cinta que cambiaría al género de horror para siempre; Dawn of the Dead es la perfección en el género, no sólo tenemos una gran historia sino que el comentario social que posee, si bien no es el más sutil, le tiene muy bien medido el pulso a la sociedad estadounidense de la época y previene a la perfección la era del consumismo y la banalidad que vendría en los años 80; Day por su parte tiene varios elementos, muy en particular las actuaciones, que la hacen difícil de tomar en serio, además de contar con un comentario demasiado obvio y demasiado disperso como para tener la efectividad de su antecesora. Aún así, vale muchísimo la pena revisitar esta cinta, si se puede tolerar los elementos que no funcionan.

Si algo debemos aplaudirle es el increible manejo del gore a travez de sus facinantes efectos especiales practicos. Este es, probablemente, el mejor trabajo que realizaría el gran Tom Savini (Friday the 13th, The Burning) como supervisor de efectos. Existen varias piezas muy bien logradas donde la sangre y las tripas lucen de manera extraordinaria; es, definitivamente, uno de los mejores ejemplos de gore bien logrado en todo el género de horror.

Return of the Living Dead

return-of-the-living-dead

Esta es la cinta que le atina mejor al rumbo que tomaría este subgenero, o al menos una buena parte de el, en años posteriores, pues aquí tenemos una comedia ridícula hecha y derecha.

La historia de su realización es como sigue: John Russo comparte el credito de haber escrito Night of the Living Dead con su entonces compañero George Romero, asociasión que terminó tras el lanzamiento de la cinta, después de la cual Russo conservo los derechos para hacer más películas con el título ‘the Living Dead’, mientras que Romero se quedó con los de ‘of the Dead’; Russo escribió un guión para Return of the Living Dead (secuela de Night),  este iba a ser filmado por Tobe Hooper (Texas Chainsaw Massacre) y con guión de Dan O. Bannon (Alien); Tobe Hooper dejó el proyecto para filmar Lifeforce (más relacionada a los vampiros que a los zombies), así que O. Bannon –quien ya había escrito una película de zombies, la olvidada Dead and Buried– tomó el puesto con la condición de que podía reescribir el guión para volverlo una comedia –esto al enterarse de que Romero sacaría una película el mismo año (Day of the Dead), tras lo cuál decidió no competir con el maestro en taquilla–; el resto puede verse en esta absolutamente divertida y desmadrosa cinta  llena de momentos memorables para el género.

Resulta ser que Dan O. Bannon en realidad tenía una muy bien formada vena cómica; su diálogo es rápido e hilarante y las situaciones en las que pone a sus personajes son de antología. Esto último está soportado por un fabuloso cast juvenil, con sus respectivos veteranos entre ellos; los mejores son Clu Gulager y James Karen en el papel de los atolondrados responsables de una bodega en donde una fuga en unos peculiares tanques (típico error militar) con un tóxico gas hace que todo lo muerto cobre vida otra vez.

Son muchos los momentos brillantes que tiene esta cinta en su corta duración, por ejemplo: toda la introducción con Gulager y Karen es hilarante, con un diálogo que nos introduce en este mundo y su relación con Night of the Living Dead; a los 20 minutos exactamente (todo buen fan lo sabe con exactitud, no me miren así),  Linnea Quigley, quién se convertiría en reyna de las películas de horror baratas trase esta interpretación, baila totalmente desnuda sobre una tumba sin provocación alguna; más adelante aparece Tar-Man –uno de los zombies más icónicos del género, con su cuerpo totalmente gelatinoso y sus ojos saltones–, quien recibe a los personajes con el grito de  ‘Braaaiiinsss’, está sería la primera que esto ocurriría en pantalla; posteriormente una zombie partida a la mitad tendría una conversación con algunos de los personajes y les explicaría por qué es que buscan comer cerebros; todos estos momentos y muchos más de pura comedia esperan en este tremendo clásico de la época –para mi la mejor de esta lista y una de las mejores en el género de horror.

Tal vez estas no sean las mejores de este prominente subgénero pero, cómo explico antes, es el hecho de que aparecieran en el mismo monento –un año, además, en el que el los muertos vivientes ya tenían un tanto saturado el mercado–, con sus estilos tan diferentes, lo que las hace verdaderamente notables e influyentes para las cosas que estarían por venir; vale, pues, la pena recordarlas y celebrarlas ahora que estan por cumplir los 30 años.

Actualmente la fiebre zombie ha decaido un poco tras una nueva saturación, unos pocos años atrás. Estas nuevas cintas se deben a un renacer más reciente que ha tenído este monstruo. Es por esto que, tal vez, se podría hablar de otros títulos y otros años de importancia; quizas 2002 cuando Danny Boyle revitalizára al género –aunque algunons podrían discutir que estos no son zombies– con su obra mayor 28 Days Later; o, quizás, 2004 donde esta nueva ola alcanzaría su punto más alto con el remake de Dawn of The Dead (Zack Snyder) y Shaun of the Dead (Edgar Wright); pero esa es una história para otro tiempo.



Autor: Alfredo

Un ingeniero en sistemas, lo cual lo hace inmediatamente peligroso con eso del código y el ruby on rails que nadie conoce; pero además de ser coleccionista de JQuery también es un ávido coleccionista de películas, DVD siendo su formato preferido. Esa película que a todos les parece “underground” y “desconocida” probablemente él la tenga en su anaquel.

Web | Twitter | Más Entradas (27)
Tags:

También podría interesarte:

« « 10 datos sobre “Friday the 13th” a 35 años de su estreno | Las Diez Mejores Películas de Terror en Blanco y Negro » »

PUBLICADO

11 May 2015