El Horror

Las 9 Escenas Más Sangrientas Fuera del Cine de Terror

Sección: Columnas, Slider, Top 10

irreversible

Como alguna vez comentamos en este sitio, el equipo de ElHorror.mx se conforma de gente que acostumbra ver muchísimo cine, no sólo de horror, de todo tipo. En este nuevo top del Staff quisimos hacer justicia a otros géneros, claro, no íbamos a hacer una lista de las películas más románticas que hayamos visto, así que les traemos las escenas más sangrientas fuera del cine de terror.

9. Irreversible

Selección de: @Fredseel
Escena: Venganza con Extintor a Le Tenia
El director Gaspar Noé nos entregó en el año 2002 una película peculiar, al ser contada en orden cronológico inverso uno como espectador debe asimilar lo que ocurre sin tener una razón clara de por qué suceden los hechos, y hay 2 opciones; te genera interés y logras llegar al final, o la abandonas.

Pero el tema del top de hoy son las escenas sangrientas, así que vamos a esa famosa parte del extintor.
Todo inicia en un horrible bar en donde Marcus (Vincent Cassel) le rompe una botella a quien supone es el violador de su novia, se dan golpes hasta que logran someter a Marcus y le rompen el brazo, parece perdido pero en ese instante llega su amigo Pierre (Albert Dupontel) para ayudarlo y le da al agresor un golpe con el extintor del lugar, no conforme con tirarlo al piso con ese golpe, Pierre lleno de coraje decide que lo mejor es deshacerle la cara con el mismo instrumento y por ende, matarlo.
Toda la secuencia desde la llegada al bar es intensa pero sin duda la venganza de Pierre destaca por la manera explícita en que es mostrada. A pesar de los colores usados en la escena, es claramente notable la sangre que va quedando en el piso y en la desfigurada cara del hombre, puntos extra por el sonido del extintor al golpear el rostro que le da más crudeza a la secuencia.
Si la película vale o no la pena, es tema aparte que no trataremos hoy

8. CASINO

Selección de: @Dee_Caballero
Escena: Muerte de Nicky Santoro
Martin Scorsese es, sin temor a dudas, uno de los mejores directores en la historia del cine. En cada una de sus películas expone argumentos y testimonios crudos, impresionantes y que son reflejo de una realidad inegable. Casino, estrenada en 1995 es una historia de avaricia, poder y decepción que en su reparto incluye a Robert De Niro, Joe Pesci, Sharon Stone… y que tiene incontables momentos de tensión, dialogos maravillosos y escenas explosivas.

Una de ellas, y una de las mejores, es la que nos sorprende con la explícita muerte de Nicky Santoro (Joe Pesci). En ella, sus propios aliados lo conducen, junto con su hermano Dominik, a un desolado campo de maíz para reunirse con los jefes de la mafia, quienes cansados de su descaro e irreverencia deciden matarlos.

Así, uno de los líderes de la banda descarga su ira contra Dominik, golpeándolo con un bat hasta dejarlo casi inconsiente mientras Nicky lo ve agonizando. Los instantes subsecuentes nos muestran una zanja y el cuerpo de Dominik siendo arrojado a ella y después, el turno de Nicky quien sin ninguna esperanza enfrenta su destino. En esta secuencia hay dos cosas, golpes de bat y sangre, y segundos impactantes donde se ve a Nicky con el rostro destrozado y agonizando dentro de la misma zanja donde está su hermano mientras la mafia comienza a sepultarlos aun vivos. Alejándose de la clásica escena de gangsters que finaliza con un tiroteo, ésta nos llena de adrenalina y se vale de un recurso novedoso y poco común para derivar en el descenlace de la cinta. Sus tomas son precisas y desde ángulos que nos perminten apreciar cualquier perspectiva posible y con acercamientos que nos meten prácticamente en la escena y nos colocan en el lugar. El rostro de Joe Pesci totalmente cubierto en sangre así como el de su hermano en iguales condiciones son dignos de cualquier pelíula slasher que sin valerse de recursos del género crean una atmosfera impresionante y fría.

7. Drive

Selección de: @Adayin
Escena: Elevador
En esos momentos, silenciosos y tensos, hemos visto a nuestro héroe, el conductor de pocas palabras, dedicarse inmutable a hacer lo que mejor hace, conducir. Sea en producciones de cine o parte del crew de criminales, su profesión es manejar. Su mundo es de dos tonos, hasta que conoce a la princesa de esta fábula, Irene, con quien inicia una suave y tierna amistad, que lo lleva a finalmente tener una opción, poder abandonar lo que hacer para tener un final feliz a lado de ella, a la que, desde luego, tendrá que proteger ante un peligro muy cercano a ella. Es en ese punto, donde ambos mundos del conductor e Irene se conectan y sucede en uno de los montajes más estilizados de los últimos años, controlado con manos expertas.

Hablo, desde luego, de la cinta Drive (2011) una de las mejores cintas de esta década y desde luego de esa famosa escena. La polémica y polarizada escena del elevador es sin duda uno de los momentos más violentos en el cine de cualquier género. E impacta de tal forma porque hemos caído en el juego del director, Nicolas Winding Refn, uno de los directores más interesantes en la actualidad, visualmente impecable y que no duda en mostrar sus influencias y pagarles respeto. La escena entonces, una delicia visual y narrativa, juega con la sensibilidad de nuestros personajes, su primer y (probablemente) último momento íntimo, la luz cambia, como un set de teatro, hacia ellos, poniendo en stand by su alrededor, donde el espacio de un elevador jamás parecía tan amplio, acompañados de una música suave, casi onírica, recordándoles (y a nosotros) que nunca habían estado tan lejos de conseguir estar juntos. Momentos antes, habíamos sido testigos de que nuestro héroe silencioso era un hombre intimidante, no del todo una persona completamente buena o bondadosa. Era un ser quebrado, cocido, armado y calculador. Uno que persigue su motivación y no la suelta, en un inicio en los vehículos, posteriormente con la mujer que ama, a la que lo mismo besara con ternura, con calma, honesto, como la que protegerá como fiera ante lo que represente amenaza contra ella.

6. Once Were Warriors

Selección de: @LAMCH_
Escena: pelea entre Jake y Bully (decir pelea es un eufemismo para la madriza de proporciones bíblicas que el primero le pone al segundo)

La primera vez que me platicaron de esta película, las palabras que usaron fueron “es muy violenta”. Pensé que serían épicas batallas en los paisajes de Nueva Zelanda tan bien explotados por Peter Jackson pero para mi sorpresa, Once Were Warriors relata el día a día de maoríes en las grandes ciudades de aquella isla. La escena que nos ocupa es brutal: Jake, padre de familia desobligado y alcohólico, siempre poniendo a sus amigos antes que a su descendencia, descubre que su mejor “valedor” ha abusado de su hija.

De por sí, la película presenta bastantes peleas muy sangrientas y prácticamente a mano limpia (algunas de ellas le tocan a la esposa de Jake, por cierto), pero ésta es, sin duda, la más fuerte.
Ahh, por cierto, Jake Heke es interpretado por Temuera Morrison. Sí, Jango Fett, el papá del cazarecompensas más amado de la historia. Sí, el modelo para los clones. Sí, OBVIO, Cody. Sí, todo ello en la segunda trilogía de Star Wars.
Disfruten la escena y buen provecho:

5. Cidade de Deus

Selección de: @_Evilive
Escena: ¿Te disparo en la mano, o en el pie?
No todo el cine de horror esta lleno de sangre y vísceras; también se caracteriza por tener tonos llenos de drama, complejidad y un terror emocional que va más allá de pintar la pantalla de rojo carmesí. Por otro lado no todo el cine, sea cual sea el género, esta exento de violencia, de sangre, de esa manea explicita de proyectar la violencia al espectador y de transformarla en momentos perturbadores que hacen eco en la memoria del espectador. Y haciendo caso a esta rúbrica, encontramos en Ciudad de Dios (Fernando Meireles, 2002), uno de los momentos más duros y violentos del cine.

Ciudad de Dios es un filme que narra la historia de Zé Pequeno, un maleante de cuarta que a través del miedo, extorsión y narcotráfico pretende apoderarse de una de las favelas más “representativas” de Rio De Janeiro. A base de sangre fría, crudeza, violencia y cinismo recluta a jóvenes para hacerlos parte de su banda, ofreciéndoles dinero, drogas; en fin, lo que quieran.

En una escena, un pequeño grupo de niños, que se dedican al robo de comercios, comida y dulces, están fanfarroneando que quieren convertirse en Zé Pequeno, o mejor aún, matarlo para tomar su lugar y es cuando de pronto, el mismísimo Zé, se aparece y logra atrapar dos de los pequeños. En un momento lleno de dureza y cinismo, Zé Pequeno les dice a los niños que les enseñará a no meterse con el y prosigue a pedirles que escojan dónde quieren que les dispare… La mano o el pie. En un momento tórrido y difícil de asimilar, los dos niños acaban con un tiro en el pie, pero las cosas no terminan ahí. Aparece en escena “Filete”, un chico de no más de 8 años que tiene la expectativa de llegar a ser parte de la banda que lidera Zé Pequeno, y lo único que tiene que hacer es matar a uno de los dos niños. Es así como a base de coacción, miedo y terror el pequeño “Filete” da el tiro de gracia a uno de los dos haciendo de esta, una de las escenas más crudas y violentas del cine actual.

Siguiente Pagina: 1 2



Autor: _Eguiza_

Creador y fundador de ElHorror.mx, experto en cine gore, las producciones independientes y el cine underground, aunque se rumora que tiene dos copias de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” en su colección, por algo preferimos no preguntar.

Web | Twitter | Más Entradas (548)
Tags:

También podría interesarte:

« « Reseña y Trailer de A Girl Walks Home Alone at Night | Reseña y Trailer de Unfriended, Positivo Vs. Negativo! » »

PUBLICADO

7 August 2015