El Horror

7 Cuentos Mexicanos para No Dormir

4. Girándula de Guadalupe Dueñas

Emocionado por finalmente haber concretado una cita con Lucinda, Julio llega a su casa en busca del atuendo que usará en la cena de esa noche. Debido a que su mente se encuentra divagando sobre las posibilidades que se ciernen sobre esta gran oportunidad, no logra notar que algunas cosas en su casa parecen fuera de lugar. Coexistiendo a su alrededor hay una sombra con olor a cieno, que parece estar buscando el momento indicado para poder acercarse al protagonista.
Guadalupe Dueñas juega con los símiles, nos habla de girándulas, que cual rayos de luz brindan esperanza en una vida de espera, también hace uso de los caracoles para hablarnos sobre lo que implica la fragilidad. Pequeños fragmentos que se alinean completamente al leer su historia.

3. Fiesta Brava de José Emilio Pacheco

En la primer parte del cuento, el capitán Keller –veterano de la guerra en Vietnam- queda absorto por la escultura de la Coatlicue, pieza que se encuentra dentro del Museo de Antropología; obsesionado con la figura, pasa los días siguientes observándola. Un extraño se percata de ello y lo invita a conocer una verdadera experiencia azteca, sólo tiene que subir al último tren del metro y bajar en uno de los túneles…

En el segundo fragmento del relato, se explica que lo anterior ha sido escrito por Andrés, quien desde niño quiso ser un cuentista pero que el futuro le deparó una vida distinta a sus expectativas, y es con este cuento que se le brindará la oportunidad de ser publicado.
Si bien este es el relato más largo dentro del conteo, vale la pena considerarlo no sólo por la historia que narra Andrés Quintana, sino por lo que posteriormente lo implica dentro de su propio cuento. José Emilio Pacheco hace uso de una gran narrativa en esta doble historia. No sólo juega con el misticismo de lo prehispánico en la época actual, también nos narra las vicisitudes de las clases medias y lo que a veces sucede con sus sueños y expectativas.

2. El huésped de Amparo Dávila

En una vieja casona dentro de un pequeño pueblo casi incomunicado, vive la mujer que narra esta anécdota. Un día su esposo llega a casa con un ser de ojos amarillos y figura siniestra, a partir de entonces, a la mujer le es imposible dormir. El ser que habita con ellos la observa a ella, a sus hijos, a la sirvienta y a su bebé, pero al marido no parece importarle y no atiende a las suplicas de su esposa para que se deshaga de él. Las cosas poco a poco van adquiriendo una mayor dimensión, pues el ser que sólo observaba, comienza a acechar y pronto ataca a las personas que viven en esa casa.
Tocando el abandono y los núcleos familiares, la narración nos lleva también a escuchar los pensamientos que tiene la mujer acerca de su entorno. Amparo Dávila es una de las cuentistas por excelencia dentro del género, pues en su mayoría sus historias están plagadas de seres sobrenaturales o casos que acarician los límites de la locura y la razón. Imperdible si gustan de relatos macabros y sombríos.

1. Chac Mool de Carlos Fuentes

Un hombre viaja a Acapulco para traer el cuerpo de su amigo Filiberto quien murió ahogado en Semana Santa. Mientras viaja –junto con el féretro- a la ciudad de México, encuentra en las pertenencias de su amigo un diario, mismo que comienza a leer. En él, Filiberto relata la adquisición de una estatua del Chac Mool. A partir de su compra, ruidos extraños se escuchan dentro del sótano –lugar donde guarda a la figura- y las tuberías del agua comienzan a fallar. Pronto la efigie se llena de moho, por lo que Filiberto tiene que limpiarla, pero al hacerlo se percata de que la piedra se ha reblandecido al grado de parecer piel.
Carlos Fuentes hace uso de un diario para relatar cómo vuelve a la vida el Chac Mool, pero también en las letras de esas memorias describe gradualmente el terror al que se ve enfrentado día con día Filiberto.

Dentro de estos relatos, podemos ver claras señas sobre las variaciones que el elemento temor representa para sus autores. Cada uno teme a algo particular: lo real y lo onírico, el viento y la desolación, lo desconocido y siniestro, e incluso el misticismo de lo prehispánico. Cada persona teme a algo en particular, finalmente el temor es algo inherente al ser humano. Lo interesante es descubrir las formas en que ello te conmociona.

Siguiente Pagina: 1 2



Autor: ElisLimon

Fanática de Dr. Who y de la música más hipster que existe ahí afuera...pero eso sí, cuando se trata del género de horror, desde la literatura hasta el cine, tiene que ser lo más aterrador y escalofriante para satisfacer su hambre de fantasmas y sangre.

Web | Twitter | Más Entradas (8)
Tags:

También podría interesarte:

« « Reseña y Trailer de Crimson Peak | Reseña y Trailer de Paranormal Activity: The Ghost Dimension » »

PUBLICADO

28 October 2015