El Horror

10 Películas Tan Malas que son Buenas

Escribir sobre películas tan malas que son buenas puede ser peligroso, sí, pelígroso…porque básicamente estamos recomendando una lista de producciones que, sea como sea, son malísimas, y aún a pesar de ser lo más cercano al hígado encebollado, les estamos diciendo que vale la pena consumirlas…Pero bueno, de eso se tratan estas cosas, nuestra advertencia sobre estos títulos es que, sí, tienen que verlos, pero tengan una mente muy abierta al respecto y seguramente van a pasar un muy buen rato. Ahora sí, los dejamos con:

10 Películas Tan Malas que son Buenas

Of Unknown Origin (1983)

películas tan malas que son buenas

Selección de: LAMCH_
Una de las cosas que más miedo le dan a su servidor son las ratas. De chavillo me tocó ver cómo mi madre acorraló a una y ésta, viendo que no tenía escapatoria, se paró en sus patitas traseras y brincaba para atacar a mi mamá. Claro, yo tendría 4 ó 5 años y vi a la rata como si midiera dos metros. Es una imagen que jamás se me ha borrado y, por ende, les agarré una fobia terrible. Más cuando me toca que, caminando por calles oscuras de la ciudad, se me atraviese alguna del tamaño de un San Bernardo.

Es por ello que todas las películas que involucren ratas sean en verdad terroríficas para mí. Y eso es lo que esperaba de Of Unknown Origin pero ¡oh, sorpresa! Vaya que no sabía si llorar o morir de la risa que me causó.

La vi hace mucho cuando pasaban este tipo de joyas en el canal 5 de Televisa, y aunque tengo muchas lagunas, éste es mi pick ideal para estas películas tan malas que son buenas. En este caso, divertida en demasía.

La trama, como sigue:
Bart (interpretado por Peter Welles, de la fama de Robocop, en el que seguramente considera el papel más vergonzoso de su carrera como actor) se queda sólo en su nueva casa pues su esposa e hijo se van de vacaciones. Él aprovecha para trabajar en un nuevo proyecto pero, después de escuchar ruidos varias veces en su “sótano”, descubre a una camada de ratas recién nacidas a las que, sin tocarse el corazón, tira a la coladera. Pero el pobre Bart no contaba con la astucia y el enojo de la rata madre quien, llena de furia, está dispuesta a matarlo.

Creo que con esa explicación basta para que uno se dé cuenta de lo pésima que es la película, pero en verdad, créanme: vale la pena verla. Sólo les platicaré dos escenas para terminar de convencerlos.

En una, la rata ya tiene tan jodido al pobre hombre que éste tiene que dormir en una hamaca para no quedar a merced del roedor asesino. ¿Creerán que éste hace un hoyo en el techo y le salta desde el primer piso? Pues lo hace.

Una más: que Bart está desesperado y realiza llamadas de auxilio. Ah, pues la rata mejor se come los cables del teléfono y lo deja incomunicado. VAN.

Night of the Lepus (1972)

películas tan malas que son buenas

Selección de: @Fredseel
Un pequeño y casi olvidado pueblo de Arizona comienza a sufrir un ataque por parte de decenas de hambrientos ¡conejos! Pero estos no son conejos normales, son una especie mutante dispuestos a acabar con todo lo que se encuentren a su paso, mucho mejor si son humanos.

La película tiene una mala dirección, pésimas actuaciones y unos efectos especiales que ya en ese entonces daban risa. ¿Por qué entonces la considero una película recomendable? Entre su reparto está Janet Leigh, la mismísima Marion Crane en Psycho pero eso no es todo, Night of the Lepus tiene un inicio bastante prometedor que por desgracia deja de funcionar cuando aparecen los conejos.

Estos animales mutantes que deberían provocar miedo en realidad nunca lo hacen, puesto que son verdaderos conejos con una maqueta de ciudad miniatura a sus espaldas, definitivamente material de películas tan malas que son buenas, y para las escenas de ataque simplemente eran personas con disfraces. Eso no funcionó en 1972 pero ahora esas mismas fallas son algo que la vuelven un clásico realmente disfrutable. Y seamos sinceros, a todos nos gustan los conejos.

Poultrygeist: Night of the Chicken Dead (2006)

películas tan malas que son buenas

Selección de: @Dee_Caballero
Ridícula, muy ridícula. No hay mejor palabra para describir esta película. Es de esas cintas que comienzas odiando y terminas amando, ¿por qué? Sencillo, los pollos zombies asesinos sí son divertidos.

Recuerdo que la primera media hora que me senté a ver esta película estaba incrédula ante lo que estaba viendo. ¿En serio, demonios de pollos? Tan irreal como parece minutos después estaba riéndome mucho, creo que en este tipo de cintas no es necesaria una sinopsis, sin embargo aquí les dejo un poco. Poultrygeist es la historia de un grupo de jóvenes que quedan atrapados dentro de un restaurante de pollos (American Chicken Bunker, jajaja) que fue construido sobre un cementerio indio. Por razones que preferimos no mencionar, los pollos se convierten en demonios zombies que quieren matar a cualquiera a su paso y hacen una masacre.

A decir verdad la película me gusta, dentro del concepto de películas tan malas que son buenas, creo que no es tan catastrófica. Efectivamente hay muchas secuencias sin sentido, actuaciones a veces mediocres, vómito, sangre, gritos y hamburguesas parlantes y pollos fritos vivientes, lo cual si lo piensan bien puede ser tan absurdo que te permite caer en el juego y simplemente pasar un rato riendo. Destaco que puede ser grotesca y eso me gusta; las vísceras, el maquillaje, la sangre y mucha viscosidad son ideales para pasar un jueves por la noche cuando no tienes absolutamente nada que hacer.

Troll 2 (1990)

películas tan malas que son buenas

Selección de: @_Eguiza_
“They’re eating her, and then they’re going to eat me….NOOOOOOOOOOOOOOO” vean esta memorable escena AQUÍ…créanme cuando les digo que esta película podría ser la peor y más lamentable cinta de horror que se haya estrenado en pantalla grande.

Un poco de historia: Esta película originalmente se iba a llamar Goblins o una cosa por el estilo, pero la productora decidió aprovechar el mínimo éxito que Troll había tenido y, a pesar de que en su película los villanos en realidad son brujas o duendes y no existe un sólo Troll durante sus 80 minutos de duración, decidieron titularla Troll 2. Pero esto es sólo el principio, la productora invitó a un director italiano que no hablaba (y a la fecha no habla) una palabra de inglés, Claudio Fragasso, que tiempo después fue conocido por inventar que había dirigido películas que en realidad eran de autoría de Lucio Fulci nada menos…pero, pues, la productora cayó de hocico y lo llevó a su set…sin intérpretes.

Troll 2 entonces resulta en una película muy mal actuada, mal dirigida, mal improvisada y con una cantidad inmejorable de situaciones que, buscando ser aterradoras, resultan inimaginablemente divertidas. Vaya, incluso hay escenas donde se ven los actores vestidos de duendes esperando que les griten “ACCIÓN para al fin empezar a devorar a una mujer que ni siquiera grita ante estos actos y que, por cierto, ve varias veces directamente a la cámara. Troll 2 es la inspiración del documental “Best Worst Movie” que bien vale la pena ver, al final, Troll 2 es una de las mejores películas tan malas que son buenas simplemente por su impacto cultural que ha permeado hasta nuestros días.

Death Spa (1989)

películas tan malas que son buenas

Selección de: @Alfredo_Chocho
Con el título alternativo de ‘Witch Bitch’, Death Spa de 1989 es un derivado de una cinta de la que hablé durante nuestro top de gustos culpables, Killer Workout (AKA Aerobicide), la cual ya había llegado bastante tarde en el juego de los slashers temáticos de los 80; además de los múltiples títulos y de llevarse a cabo en un gimnasio, totalmente repulsivo en el caso de KW, ambas tienen la particularidad de ser absolutamente terribles, muy divertidas y resultan en una experiencia que tendrán que ver para creer.

En un inicio la trama de Death Spa puede parecer previsible y común, mientras empezamos a ver el típico ´body count´ de un slasher, en esta ocasión provocado por una serie de misteriosos accidentes alrededor de este gimnasio y sus aparatos automatizados; pronto descubriremos, a través de una pila de vueltas increíbles de la trama totalmente dementes y sin sentido, que esto no es un slasher común sino una experiencia en extremo cómica, aún cuando no era del todo la intención de los creadores. La demencia de Death Spa llega a un punto álgido durante la secuencia final, centrada en la fiesta de halloween organizada por este gimnasio al que no le importa que hayan muerto tantas personas los días anteriores; aquí los muy estúpidos asistentes serán víctimas de: varias muertes por explosiones, combustiones espontáneas, posesiones demoníacas a aparatos de ejercicios y electrodomésticos, así como barracudas congeladas mastica gargantas y muchas otras sorpresas delirantes —todo esto con un uso de efectos totalmente sangrientos y exagerados—.

Debo decir que esta cinta la vi acompañado de varios amigos el halloween pasado y rompió nuestro juego de bingo del horror al tener demasiados clichés, algunos de ellos no los esperábamos de esta cinta que se miraba como un slasher cualquiera. Pasa que esta es la mejor manera de disfrutar de estas cintas, así que reúnanse con quien más gusten y pongan esta horrible cinta, las risas no pararán.

Siguiente Pagina: 1 2



Tags:

También podría interesarte:

« « La Primera Escena de The Blackout Experiments | Videocrítica de El Niño (2016) » »

PUBLICADO

5 February 2016