El Horror

Black Mirror, La Mejor Serie de Netflix

Sección: Reseñas, Slider

Black Mirror Serie de Netflix

Por: @Sergb__

Black Mirror Serie de NetflixDe acuerdo con Evgeny Morozov, uno de los intelectuales más críticos del internet y las nuevas tecnologías, las empresas líderes en ese campo –léase Silicon Valley y demás– llevan años intentando capturar el Zeitgeist de nuestra época. La verdad es que lo son.

¿Cuántas veces no nos hemos cuestionado la ética de las redes o su papel en la vida diaria? ¿O hemos visto con sospecha la influencia de sus protagonistas? Ayer se pagaba a una celebridad para legitimar una fiesta o producto, hoy basta con que una persona común y corriente lo haga chiste en su canal de youtube. Ayer el estado cuidaba de los adultos mayores, hoy diversas empresas desarrollan tecnologías que, por medio de sensores en las casas, analizan su entorno y acciones para construir robots que predigan su comportamiento y necesidades. Y ni hablar de los datos. De acuerdo con Morozov, la divisa de mayor valor entre corporaciones, gobiernos y sus secretarias de defensa, son los datos personales que se acumulan precisamente por medio de dispositivos, redes o el avance en boga. Los usos: diversos, pero casi nunca para beneficio. Tanto es verdad como que mientras leen esto, Apple y el FBI están enfrascados en una disputa respecto a esa materia.
Vale entonces decir que…

la bonanza tecnológica que vivimos está fundamentada en una falacia retórica.

Todo ello viene al caso porque existe una serie que ha retratado este tema con una mordacidad crítica única: Black Mirror.
Curiosamente, si uno explora las categorías de TV y series que ofrece Netflix, Black Mirror no es uno de los títulos que aparecen priorizados en las tendencias. A veces ni siquiera después de una amplia búsqueda, lo cual es lamentable, aunque no deja de ser comprensible y hasta irónico. Y es que la serie, aparte de magnífica en cada uno de sus episodios, posee una advertencia urgente sobre nuestra relación con la tecnología.

Black Mirror Serie de Netflix

Ahora, más que un serial con historia y continuidad, Black Mirror es una antología de ocho historias divididas en dos temporadas (y un especial navideño) cuyo contenido y ejecución le ha hecho acreedora a calificativos como ser el The Twilight Zone de nuestra época.

Charlie Brooker, su creador, ya había ganado notoriedad en la Gran Bretaña con la mini serie Dead Set (2008), la cual retrataba la vida dentro de un reality tipo Big Brother mientras afuera se desata una pandemia zombie. En los años siguientes Brooker continuó bajo una línea similar con cantidad programas y shows como Screenwipe, Newswipe o 10 O’Clock Live, todos enfocados en realizar un análisis sarcástico de la televisión en general, los noticieros, y la forma como segmentan la información. Con ese antecedente podría decirse que Black Mirror es el epítome creativo de alguien cuyas inquietudes están en los medios, la información, etc. Sin embargo, la serie va más lejos, pues incorpora dicha temática en una mini colección de ficciones mayoritariamente futuristas en las cuales la tecnología deja de ser una herramienta para prescindir, de la forma más perversamente posible, nuestra vida.

Ahora, lo de “ficciones futuristas” es en realidad una mera aposición, ya que Black Mirror exhibe a una sociedad familiar en la que los gadgets, la pérdida de la privacidad, nuestro sentido de justicia o la velocidad de la información, desempeñan un rol casi idéntico al que vivimos actualmente. Cabe entonces decir que más que serie, Black Mirror es una propuesta conceptual. Y una muy desafiante.

Black Mirror Serie de Netflix

Ello lo deja claro desde The National Anthem, su frenética carta de presentación.
En dicha historia un miembro de la realeza británica ha sido secuestrado y la única petición de sus captores para la liberación, es que el primer ministro tenga sexo con un cerdo mientras es transmitido en vivo y sin trucos. A partir de aquí comienza un juego de poder en el que los canales informativos y las redes sociales desempeñan un papel primordial. Factores como las dudas de un individuo que va a ser expuesto, el cálculo del botín político y el deseo del público de festejar en vivo la humillación, desdibujan la delicada frontera entre información y espectáculo.

Aunque The National Anthem es el relato menos futurista, funciona perfecto como gancho y principalmente establece el hilo conductor del resto de la serie: el impacto de la tecnología en nuestra vida y sus, en este caso, terribles consecuencias, como en otro de sus episodios titulado The entire history of you.
Este relato expone una sociedad que, gracias un micro chip implantado en la cabeza y conectado con los nervios ópticos y auditivos, es capaz de grabar y almacenar cada segundo de su vida y proyectarlo cuantas veces desee, sin importar el lugar o el tiempo en que haya ocurrido, así sean décadas. Lo eficaz de un adelanto de este tipo, puede resultar catastrófico cuando se mezcla con sentimientos e interpretaciones externas. Todavía más, The entire history of you pone en entredicho qué tan ético es almacenar así nuestra vida y la de los que nos rodean si tenemos la obligación de mostrarlo en cualquier entrevista de trabajo o aduana fronteriza.

La primera temporada se completa con un episodio intermedio titulado 15 Million Merits, esta sí, una historia de ciencia ficción pura ubicada en un futuro distópico a la 1984, en el cual los humanos están relegados a una especie de cárcel (clara referencia a los Ministerios de la novela de Orwell), lugar en el que pedalean bicicletas fijas todo el día con el fin de acumular “méritos”, que no es más que una moneda que les permite acceder a bienes como alimentos y esparcimientos virtuales. En este gris –literal– universo, dos personajes se ayudan entre sí cuando la verdad es que sus aspiraciones de sobresalir están más acotadas de lo que imaginan.
A través de su sofocante deshumanización, 15 Million Merits representa casi de cuerpo completo al “Homo Videns” que tanto ha advertido Giovanni Sartori, a la vez que señala cuestiones como la vulgaridad del entretenimiento en formato reality y hasta el consumismo.

Para su segunda temporada, son de nueva cuenta tres relatos independientes con los que Black Mirror continúa metiendo el dedo en la misma llaga. Y tal y como con su primera parte, la serie abre formidablemente con Be Righ Back.
Esta historia va sobre una de las cuestiones más debatidas en el tema:

¿Pueden los humanos ser suplantados por alguna tecnología?

Black Mirror Serie de Netflix

Sabemos que la respuesta ya es afirmativa en varios aspectos, pero el capítulo propone una reflexión durísima, pues el argumento va más lejos y habla sobre asuntos como las identidades virtuales, la forma en que nos proyectamos en la web, el valor de los datos que menciona Morozov, nuestras afecciones, las relaciones sentimentales en la realidad, en internet, etc.
Be Right Back es una metáfora similar a Her, pero con su escalofriante conclusión la verdad es que resulta incluso más memorable.

En contraparte, White Bear es un capítulo que regresa a los temas de The National Anthem. Una chica amnésica que es acechada y videograbada sin explicación alguna por un grupo de gente que pretende hacerle daño, es el vehículo para hablar sobre los límites de la privacidad, la humillación como espectáculo y otras circunstancias de índole humanitaria que es mejor no revelar. Lo que es un hecho es que White Bear es uno de los episodios más demenciales y subversivos de toda la antología.

La tercera temporada culmina con The Waldo Moment, una sátira de hecho muy actual, ya que en ella un irreverente personaje animado llamado Waldo, adquiere una sorpresiva trascendencia en la contienda política gracias a la burla pública a la que somete a los candidatos. Lo interesante aquí, es que el capítulo contrasta esta franqueza y humor del individuo detrás de Waldo con su desconexión de la realidad. Y de igual forma aprovecha para introducir tópicos como los intereses militares, el poder de las redes sociales y hasta la moral.
The Waldo Moment es, como decía el recién fallecido Umberto Eco, el internet promoviendo al tonto del pueblo a nivel de portador de la verdad. Nada más familiar para lo que vivimos hoy en día.

Aunque ese episodio se transmitió por primera vez hace exactamente tres años. La serie hizo una especie de regreso en diciembre del 2014 con un especial navideño titulado White Christmas. El argumento, que contó con la actuación de Jon Hamm y Rafe Spall, vuelve a la carga con su crítica y nos hace preguntarnos qué tan ético es usar la tecnología para conocer la vida privada de las personas o hasta para combatir y sentenciar el crimen.

Después de White Christmas, todo era especulaciones respecto a si Black Mirror continuaría, y afortunadamente el éxito tardío que tuvo en Estados Unidos (y América en general) jugó a su favor.

En septiembre del año anterior Netflix anunció la compra de los derechos de Black Mirror

y con ello una tercera temporada ahora sí en forma que va a tener ya no tres, sino doce capítulos. Y la buena noticia no acaba ahí, pues su creador Charlie Brooker continuará como la mente creativa produciendo, y apenas este mes se confirmó que regresa parte del equipo que le dio vida en su versión británica, como Owen Harris, y que se agregan talentos Joe Wright en la dirección y Bryce Dallas Howard en el reparto.

Queda desear que Black Mirror persista en su concepto y que ahora despierte nuevas reflexiones. La verdad es que será un acto muy interesante que logre eso a través de una plataforma como Netflix.

Pero mientras eso sucede, vale la pena revisar o revisitar sus primeras dos temporadas y advertirnos ¿es ese el futuro al que nos dirigimos? ¿En verdad deseamos reflejarnos en ese oscuro espejo? O peor aún: Acaso es nuestro inevitable destino.



Autor: _Eguiza_

Creador y fundador de ElHorror.mx, experto en cine gore, las producciones independientes y el cine underground, aunque se rumora que tiene dos copias de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” en su colección, por algo preferimos no preguntar.

Web | Twitter | Más Entradas (548)
Tags:

También podría interesarte:

« « Demián Bichir se une a Alien: Covenant de Ridley Scott | Las 6 Mejores Películas de Troma Entertainment » »

PUBLICADO

23 February 2016