El Horror

Reseña y Trailer de Ava´s Possessions

Avas Possessions

Por: @Sergb__

Avas PossessionsImaginemos una asociación como AA, pero para gente que ha sufrido posesiones demoniacas. Ese lugar se llama SPA (Spirit Possession Anonymous) y ahí asisten las personas que sufrieron algún tipo de posesión para curarse por completo y asegurarse de que en verdad han vencido a sus demonios (de todo tipo). La idea es interesante cuando se traslada a una cinta que trata las posesiones desde esta post-perspectiva, es decir, comenzar justo donde la mayoría de sus pares terminan: en el éxito de un exorcismo.
Ava’s Possessions, filme escrito y dirigido por Jordan Galland, cuenta la historia de Ava, a quien al inicio del filme vemos siendo exorcizada para que, una vez curada, comience a enterarse de lo que causó bajo la influencia del demonio que la poseyó. Por ese motivo es que Ava tiene que asistir obligatoriamente al PSA, pues la resaca de la posesión incluye cargos de cárcel, los cuales puede librar asistiendo a terapias donde no sólo contará su propia experiencia con otros que pasaron lo mismo que ella, sino también aprenderá que un demonio nunca se va del todo y sabremos si en verdad está lista para lidiar con el suyo.

Esa es la premisa básica que intenta sostener Ava’s Possessions, y su originalidad lo logra por un muy buen rato. La curiosidad de conocer gradualmente qué fue lo que hizo Ava durante su tiempo de posesión y las posteriores excusas hacia quienes les hizo daño al estilo “usted disculpe” le dotan a la cinta comicidad y humor negro que resulta funcional. Elemento que es contrastado con la parte del aprendizaje, en la cual un asesor de posesiones, una especie de oficial de custodia, les enseña a los ex-poseídos cuáles son los diferentes tipos de demonios y qué es lo que buscan en su huésped.
Ava’s Possessions es pues una cinta de aprendizaje que pretende darle un giro a los siempre similares temas de posesiones demoniacas. Y para ello se ayuda no sólo del tema ya mencionado, sino también de un lenguaje sumamente estilizado que hace del color y los ángulos su principal característica. Aunque la historia se desarrolla en Nueva York, en ningún momento vemos el ambiente lúgubre y casi monocromático que se esperaría de una película como esta y de un lugar como este. No, Ava’s Possessions es todo color, dutch angles, y demás recursos que le dotan personalidad. Mención aparte al score de Sean Lennon, siempre presente y preciso para reforzar la atmósfera. Sin embargo, la cinta experimenta más de la cuenta, y ahí es donde contradictoriamente pierde ritmo.

Avas Possessions

Como si fuera una The Hangover (Todd Phillips, 2009) bizarra, la protagonista comienza a investigar y toparse involuntariamente con todo lo malo qué hizo durante su propia borrachera. Esta, que nada tiene que ver con alcohol, es igualmente excesiva, pues el demonio que la poseyó tenía un particular gusto por el sexo y el exhibicionismo. Así, Ava se encuentra con manchas de sangre en su departamento y la única pista que tiene para investigar qué sucedió es un reloj grabado. A partir de aquí, la cinta que había sido casi una comedia íntegra, toma un rumbo noir en el que Ava se mete en la piel de investigadora que se irá encontrando con personajes buenos y malos que ayudarán y también entorpecerán sus pesquisas. La idea es interesante, pues si bien nunca se pierde el tono de cinta de posesión, la mezcla de suspenso y hasta toques de policiales propone tergiversar aún más el subgénero. Sin embargo, cuando la película llega a este punto ya Galland había establecido un par de personajes y sub tramas que se quedan sin desarrollo a favor de la nueva aventura de Ava. Mismo caso para el dilema que debe resolver, que entre obviedades y un par de sin razones, pierde interés pues es mucha información y poco desarrollo.

El principal problema es que si bien la película no decae del todo, sí se vuelve inconsistente con su propia propuesta. Acaso en un deseo de ser radical, o hasta de edición o presupuesto para darle vida a todo el concepto, Ava’s Possessions pierde el hilo conductor de la historia y termina por exponer la falta de oficio de Galland.
Podría ser una metáfora de las adicciones y demás, pero le falta energía. O pudo ser una gran comedia gamberra que se enfocara en todos los dilemas que vienen después de una posesión, pero no aprovechó ese potencial.
A su favor se pueden mencionar algunos puntos. La parte visual y todo el diseño de producción son estupendos. Mismo caso para el reparto, Ava (Louisa Krause), actriz que lo hace bien como esa chica confundida en busca de redimirse, es apoyada por actores de peso en este tipo de cintas como Dan Fogler, William Sadler, Carol Kane y Deborah Rush, todos cumpliendo su papel y realzando partes de la narración, lo que confirma el valor de la propuesta.
Es por ello que queda cierta desazón. Ava’s Possessions se deja ver hasta el final y hasta recompone un poco el rumbo, pero no tiene las condiciones de un filme de culto, algo que a lo que Galland aspiró con tal vez demasiados ingredientes.

El Trailer de Ava’s Possessions



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (135)
Tags:

También podría interesarte:

« « Reseña y Trailer de Hardcore Misión Extrema | Las 10 Mejores Películas con Un Solo Actor o Actriz » »

PUBLICADO

9 May 2016