El Horror

Always Watching: A Marble Hornets Story

Marble Hornets

@Sergb__

Marble HornetsCon absoluta asimilación del código cinematográfico que rige a la saga Actividad Paranormal, James Moran, asistente de dirección en todas las secuelas, se embarcó en la realización de su primer largometraje compartiendo uno de los ejes que rigen a las películas mencionadas. Esto es, el found footage trabajado como mockumentary y jugando con su condición de leyenda urbana. Juego comercial, si se quiere, que la primera entrega de Actividad Paranormal usó con eficacia.
El antecedente es necesario para hablar de Always Watching: A Marble Hornets Story (2015), cinta que se basa en el llamado Slender Man, una creepypasta que ya habíamos explicado AQUÍ. Slender Man desembocó en una serie de youtube y hasta videojuego, entre otros trasvases, y es de ahí que se desprende Marble Hornets, historia que retoma esta cinta para, bajo la identidad de alguien conocido como The Operator, que es una especie de reinvención digital del Slender Man, construir algo que podría ser tanto secuela como spin-off, y aunque dicha ambigüedad es una contra, la cinta logra simplificar para aquellos que desconocían por completo este personaje.

Milo (Chris Marquette) y Sara (Alexandra Breckenridge, a quien varios ubicarán por su reciente participación en The Walking Dead como Jessie), un equipo dedicado a la realización de reportajes para un canal local de Columbia, reciben la asignación de investigar qué sucede con las casas cuyos dueños las abandonan por deudas dejando así todo un patrimonio a disposición de los cobradores. Lo que parece cobertura digna de noticias locales se transforma en una curiosidad mayor cuando dan con una casa donde al parecer algo extraño ocurrió e hizo que la familia que ahí vivía desapareciera de un día para otro. El hallazgo de unas cintas de video sumado a extraños símbolos pintados en las paredes del sótano hacen sospechar a éste equipo que ahí hay una historia mayor, y a partir de eso comienzan a involucrarse en investigar por su cuenta.

Con este argumento de categoría televisiva James Moran legitima en cierta medida el uso narrativo del found footage. Si bien la lógica de que un camarógrafo guste de andar grabando cada paso y evento de su día es aceptable, hay escenas que llegan a cansar y a no tener sentido, como casi siempre sucede en este tipo de películas. A su favor, introduce en el juego dos elementos que hacen A Marble Hornets Story medianamente interesante. Uno, la llegada de un productor nuevo al canal, el cual con su personalidad se impone como un tercero en discordia entre Milo y Sara y ofrece así algo de conflicto. Y dos, que al ser The Operator alguien que sólo se manifiesta a través de las cámaras de video, da pie a una paranoia del protagonista por grabar cualquier rincón y minuto de su vida que nos recuerda de hecho a Micah, de Actividad Paranormal. Y ahí no acaban las comparaciones, pues The Operator comienza a afectar al resto poniendo en riesgo la vida de todos.
A decirlo honestamente, aunque el relato posee momentos interesantes, su idea no es del todo mejorada en el aspecto dirección. Hay un declive constante de ritmo, a lo que Moran responde con buenas nociones de cómo establecer el horror; sombras, apagones con su respectiva aparición sin que el personaje en turno (aunque nosotros sí) lo vea, o movimiento de objetos, pero vamos, esos no son recursos nuevos y al volverse predecible, Moran no propone algo nuevo al peligro que un asiduo al cine de horror bien maneja.

Ahora, vale decir que la cinta pareciera querer ir más lejos, ni mucho menos tergiversar el mito que personifica en la pantalla, es decir, le da a Marble Hornets el protagonismo que merece en lo que es su primer feature, y hasta se apoya en buenas actuaciones, pero eso da como resultado un agasajo para los fanáticos, y probablemente despierte poca atracción en aquellos que se enfrentan por primera vez a esta historia. Falla pues, en sacar al Slender Man de su dominio y convertirlo en un personaje cinematográfico. Y aunque se reconoce el esfuerzo de comenzar a realizar películas por medio de este formato, hemos visto que con imaginación y oficio, el found footage puede ser un poco más entretenido. Queda la sensación de si acaso esta cinta no fue el segmento “Tuesday the 17th” (contenido en V/H/S, 2012) hecho largometraje o sólo el remate comercial de una popular creepypasta.

El Trailer de Always Watching: A Marble Hornets Story



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (138)
Tags:

También podría interesarte:

« « 4 Buenas Razones para Empezar a ver Stranger Things | Tensión Psicológica Trailer de Shelley » »

PUBLICADO

18 July 2016