El Horror

Reseña y Trailer de The Spanish Prisoner

Spanish Prisoner

Por: @Sergb__

“There’s action only if there is danger”

−Howard Hawks.

Spanish PrisonerSomeone talked! Se puede leer en un poster ilustrado por una gran mano cuya composición no hace más que reforzar el signo exclamativo –y en este caso acusador– de la frase. El detalle no pasa desapercibido ni para el espectador menos avezado, pues el contexto es un cuarto ultra hermético donde se guarda la fórmula de algo llamado “el proceso”. Piensa uno: ¿Qué nos quiere decir el director con esto? ¿Es acaso un adorno distractor, premonición o advertencia? Para el momento en que llega dicha escena, lo único que sabemos es que esto es un recordatorio de que la mejor forma de guardar un secreto es no decirlo a nadie, como bien expresa un personaje de la película, y que ese poster se suma a una serie de complementos que la historia ha venido entregando con discreción a forma de rompecabezas, como mandan los cánones del cine de suspenso, aunque The Spanish Prisoner (1997) apunta más alto.

Hubo un tiempo en la década de los noventa en que David Mamet, dramaturgo, guionista, director, et al, era una de las figuras más solicitadas para la creación/reescritura de diversos guiones cinematográficos. De formación rigurosamente teatral, Mamet se distingue −no es sorpresa− por ser un gran escritor que incluso ensaya con metrónomo para asegurarse que sus diálogos fluyan de acuerdo a los requerimientos del argumento y lo más realmente posible. Muchas veces incluso dejando fuera varias líneas sobre la marcha con tal de que los actores lo expresen de forma natural. Sin embargo, también es director. Y uno muy bueno.

Todas esas características sumadas una gran construcción visual hacen de The Spanish Prisoner una cinta mayúscula que debería ocupar un mejor lugar en la actualidad y que es lo que hoy nos compete.

La historia va sobre Joe Ross (Campbell Scott), un joven que ha inventado un proceso (en realidad una fórmula) que promete revolucionar el mercado bursátil y en el camino hacerlo millonario a él y a sus jefes. Sobra decir que dicha fórmula rápidamente adquiere notoriedad en ese mundo de tiburones y hará que Joe vea en peligro no sólo su invento, sino su trabajo e integridad.

A partir de esta premisa es que Mamet elabora una puesta en escena que compensa con gran solvencia su aparente sencillez argumental. Primero nos presenta un tipo aburrido y cerebral (Joe) que de tan absorto en su trabajo se ha olvidado de disfrutar los pequeños placeres, como bien le dice su colega George (Ricky Jay). Él y Joe se encuentran en una paradisiaca isla del Caribe para ultimar los términos contractuales del invento de ambos. Ahí, debido a un malentendido que tiene que ver con una cámara fotográfica, Joe hace amistad con Jimmy Dell (Steve Martin inaudito), un millonario de buena conversación y con los pies en la tierra. Jimmy y Joe quedan de volver a verse en Nueva York, lugar donde ambos residen, para continuar el inicio de lo que parece una amistad.

El escenario idílico de un hombre que está en el umbral del éxito, celebrado por sus jefes, admirado por su asistente, y con un nuevo amigo (Jimmy) que aparte de todo desea emparejarlo con la hermana, cambia gradualmente una vez que llega a Manhattan.

Como es costumbre en la obra de Mamet, el escritor ha dispuesto una serie de trucos para revelar un giro o dos, pero lo que hace por demás interesante y efectiva a esta película es su deliberación; no esconder sus intenciones. Sospechamos que la historia y sus protagonistas van a cambiar, desde el minuto uno tenemos muchas pistas y acciones fuera de lugar, pero todo llega orgánicamente, sin forzar ningún plot point ni dejando agujeros argumentales en el camino.

Heredero y deudor de Hitchcock, Mamet relega cualquier aspiración “artsy” y se concentra en reciclar hábilmente las técnicas del maestro del suspenso para lograr un filme sobrio y conciso. Tenemos al Jimmy Stewart (Joe) que súbitamente se encuentra solo contra el mundo y debe resolver un acertijo (o algo parecido a) por sus propios medios. El MacGuffin (el proceso) que mueve a la historia aunque en realidad lo desconozcamos junto con su relevancia. La cámara que transita elegantemente por detalles en apariencia triviales. La acción de fondo que siempre importa. Las conversaciones y un etcétera que denotan a un director lúcido y estudioso de ese cine que hiciera escuela en los sesenta.

Por encima de ese buen aprendizaje/homenaje, la gran virtud de The Spanish Prisoner es su impecable timing para la intriga, y la tensión que genera evocando siempre a la imagen, no dejando que el Mamet dramaturgo sobresalga al cineasta. Y hay que decirlo, la cinta no sería lo mismo sin el bello score de Carter Burwell, subiendo las notas con precisión y gracia, ni las actuaciones de Campbell Scott y sobre todo Steve Martin, quien exhibe aquí un registro memorable como el sofisticado y misterioso Jimmy Dell.

Como la gran mayoría de pequeñas joyas que oculta Netflix en su catálogo, The Spanish Prisoner está inadvertidamente colocada, casi escondida, en el género de thrillers bajo el título “Prisionero del Peligro”. Para su fortuna es mucho más que ésa genérica condición y no ha perdido vigencia ni frescura a casi veinte años de su estreno.

Es un filme que, como dice su título original, invoca al mejor y más antiquísimo de los engaños. Pero aquí no somos estafados por un prisionero español que desea que le ayudemos a salir de una cárcel vía apoyo monetario, ni tampoco por sus variantes modernas que tienen como supuesta víctima a algún príncipe Nigeriano. No. Esto es cine, y aquí se debe entrar al juego que ingeniosamente nos propone un director que desearíamos fuera más prolífico. Después de todo, y a diferencia de cierto conjuro, esta sí es una verdadera “Sinfonía Hitchcockniana”. Alfred estaría de orgulloso de su legado.

El Trailer de The Spanish Prisoner



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (138)
Tags:

También podría interesarte:

« « Se Cancela el Estreno de Escuadrón Suicida en Cinemex | 10 datos sobre “Piranha” a 38 años de su estreno » »

PUBLICADO

4 August 2016