El Horror

Reseña de cada segmento en la Antología The XX

Sección: Reseñas

xx

Por: @Sergb__

Hace apenas unas semanas les dábamos a conocer el muy interesante trailer de The XX, una antología de cuatro cortometrajes de horror dirigidos por cuatro diferentes mujeres. Posterior a esa primera satisfactoria impresión, llamaron la atención los elogios tras su debut en Sundance, donde independientemente de la publicidad y buena vibra que rodea al festival, no es tan fácil convencer a la prensa.

Ya vista la antología, se pueden sacar algunas conclusiones rápidas.

Primero, que efectivamente existió algo de hype alrededor. Tal vez no tanto por el perfil feminista (y la inapropiada condescendencia que algunos medios le dan), sino porque el nombre de St. Vincent (Annie Clark debutando en el cine) atrajo bastante interés, tanto general, como del sector musical no tan acostumbrado a cubrir la fuente de cine y menos el género horror. Dos, que fue apoyada por una buena campaña, pues recordemos que el filme tuvo estreno simultáneo en Amazon, iTunes, et al. Y tres, que si bien no es un mal proyecto, sí resulta disparejo y deja qué desear en sus cuatro relatos. Para ahondar en ello, va aquí una breve multi reseña de cada uno por separado.

The Box.

Dir: Jovanka Vuckovic

El nombre de Jovanka Vuckovic es relevante no únicamente por tratarse de la directora del corto abridor, sino porque es productora asociada del filme. The Box, basado en una historia de Jack Ketchum, es el relato menos limitado en cuanto a producción, pues tiene hasta dos diferentes locaciones exteriores, y es también el segmento más intrigante.

La historia comienza en el metro de alguna ciudad. Susan (Natalie Jacobs), una joven madre, se dirige a casa acompañada por sus dos hijos, Danny y Jenny (niño y niña). Danny es atraído por la figura de un extraño hombre que lleva consigo un regalo. Ante la curiosidad nata del niño (o más bien fastidio), el hombre accede a mostrarle ligeramente el contenido de la caja. A raíz de ahí, Danny comienza a exhibir una inexplicable falta de apetito que poco a poco irá infectando y desgatando la rutina familiar.

El acierto de este cortometraje es, como muchos se imaginarán, el misterio sobre qué cosa vio el niño para perder el hambre completamente de un momento a otro. Vuckovic trabaja bien el suspenso de la trama, ya que en lugar de ofrecer pistas para resolverlo, comienza, digamos, a esparcirlo en el resto de los personajes con detalles logrados, como por ejemplo una fotografía cálida que hace mucho por la atmósfera familiar y que después va tomando otros tonos. Igualmente destacan las cenas familiares, las cuales cada día se ven más suculentas (me atrevería a decir que no hay espectador al que no se le antoje algo) en contraparte con el nulo apetito de un niño de 10 años. Es decir, algo tan sencillo como rechazar una rebanada de pizza rebosante y un enorme vaso de coca, desemboca en un drama natural que ayuda en gran medida al desarrollo de la historia.

Me parece que The Box incluso daba para más minutos. Y aun así, sin ser horror manifiesto, resulta en el segmento más sólido, al menos narrativamente hablando.

The Birthday Cake.

Dir: Annie Clark.

Este es el afamado debut de St Vincent en el cine, aquí bajo su nombre Annie Clark. De un guión de su autoría, The Birthday Cake es más bien una anécdota llevada a los terrenos del humor negro haciendo gala de un interesante matiz tétrico que apela a los secretos de los suburbios (una especie de Black Hole Sun sin efectos) y con el mejor reparto de todos los cortometrajes. Aquí vemos como Mary (Melanie Lynskey), una angustiada ama de casa de clase alta, trata de esconder el cadáver de su recién fallecido esposo justo en la víspera de la fiesta infantil de la hija de ambos.

Las situaciones que dispone la historia de Clark son un guiño directo a comedias físicas del estilo Weekend at Bernie’s (1989) aunque su logrado tono (lo cual se reconoce pues no es fácil establecerlo cuando es trata de un debut) es lo que la salva. Está, por un lado, la misteriosa figura de la niñera (Sheila Vand), quien tiene un rol ambiguo en este plot. Y por otro, el contexto de la vida en un barrio de gente rica. Desde la odiosa vecina que vive por y para el lucimiento propio (o de criticar a los demás), hasta una casa que de ambiente familiar tiene poco.

Aunque Clark tiene buen material, su corto sufre en cuanto a la ejecución. No en el sentido narrativo, pues Lynskey lo hace muy bien y la historia no pretende más allá de su dilema de esconder un muerto, sino en la disposición, es decir, le falta ojo para crear más tensión o suspenso a partir de las imágenes y su desplazamiento.

Con todo y ello, The Birthday Cake podría ser el, quizás, cortometraje más redondo, pues el hecho de que no sea horror en el sentido tradicional, lo convierte en el relato atípico de The XX. Y Clark, consciente de ello, remata su historia con un humor recargado que hasta se permite una broma al estilo “precuela”.

Don’t Fall.

Dir: Roxanne Benjamin.

Si The Box y The Birthday Cake mantienen cierto balance a pesar de no ser completamente logrados, Don’t Fall es la contraparte, pues en definitiva fue la propuesta más atractiva y terrorífica, pero también la menos lograda.

El plot es simple y familiar: cuatro jóvenes en el bosque deciden estacionar su camper en un lugar que está fuera de los límites de seguridad de la zona de acampar. Tenemos las clásicas advertencias, la noche, drogas, ruidos, etc. Vamos, incluso hasta las personalidades están definidas de acuerdo al canon de estas historias, pero lo que sigue, es decir, cuando se presenta “el mal” (el cual omitiremos) carece de emoción y se siente atropellado.

Aunque el corto sirve más como homenaje a las películas serie B de los ochenta, no posee la sensación de amenaza o supervivencia que impregna a historias similares, y en cambio se apresura a su conclusión. Claro, menos de diez minutos no son bondadosos para desarrollar toda una explicación, sin embargo, Don’t Fall parece una gran oportunidad perdida, pues tenía los elementos (sobre todo en maquillaje) para ser la parte más brutal de The XX.

Her Only Living Son.

Dir: Karyn Kusama.

Obviamente tenía que ser Karyn Kusama quien cierra The XX. Aparte de que su historia es la que requiere el mayor tiempo, su filmografía la respalda como el nombre de peso en el proyecto. Y efectivamente, desde sus primeros minutos, Her Only Living Son se deja ver como un ejercicio de dirección íntegro. Aquí sí ya las imágenes y la forma de presentarlas nos dice mucho y Kusama narra con precisión aunque su remate no sea del todo perfecto.

La historia gira en torno a una abnegada madre soltera luchando contra la problemática adolescencia de su hijo, quien, aparte de grosero y violento, parece no tener mucho afecto por ella. Detrás de ese comportamiento (de ambos), existen razones que involucran a un culto satánico.

Kusama desenvuelve la historia con muy buen ritmo y economiza perfecto cabos que podrían hacer que el corto se extendiera. La fotografía resulta la más funcional de los cuatro relatos y Kyle Allen y Christina Kirk, los actores protagónicos, están muy bien en su papel. Especialmente ella.

Aquí sucede que Kusama tiene una aproximación ambigua hacia lo que podría decirse es el subgénero demoniaco o “creepy kid”, y si bien Her Only Loving Son no pretende el impacto tanto como sí el drama, revela su intención desde el segundo, y por lo tanto uno esperaría alguna conclusión mucho más poderosa. Eso sí, como en The Invitation (2015), al final nada de lo descrito está desperdiciado.

Llama la atención que, a excepción de Don’t Fall, los otros tres cortometrajes ofrezcan tres perspectivas muy diferentes sobre un mismo eje temático: la maternidad. Específicamente en un entorno conflictivo. Voluntario o no, ese aspecto bien pudo haber sido explotado de forma comercial a la par de su perfil femenino. Y aunque The XX sin duda califica como horror, resulta en un ensamble mucho más contenido que lo que expone su trailer.

Punto aparte, una mención honorífica a la mexicana Sofía Carrillo, quien podríamos decir es la quinta directora “extraoficial” de The XX. Sofía es la creadora de la tétrica animación cuadro por cuadro que sirve como guía o mini intermedios entre los cortometrajes y hacia el final. Independientemente de que tenga o no algo que contar, ese arte apoya mucho a la identidad de una antología algo dispar, pero con voces frescas que apuntan a volverse relevantes dentro del género.



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (136)
Tags:

También podría interesarte:

« « Reseña de Citizen X: La historia del Carnicero de Rostov, Andréi Chikatilo | Reseña y trailer de “Kong: Skull Island” » »

PUBLICADO

8 March 2017