El Horror

Reseña de la Demente MOM AND DAD.

Sección: Estrenos, Reseñas

Por: @Sergb__

Hacia el final de Mom and Dad, quinto largometraje de Brian Taylor (alumno de la saga Crank), hay una escena donde al personaje de Selma Blair se le recrimina llamarse Kendall.

Más allá de las implicaciones humorísticas del reproche, es ahí donde recae la tesis del guión de Taylor: Hace tiempo que Kendall, nombre que la identifica como mujer inalienable o única, quedó en segundo plano para dar paso a la genérica mamá del título. Mismo caso de Brent, el personaje que interpreta Nicolas Cage, a quien aquí pensamos más que nada como “el papá”.

No es una cuestión de si Kendall y Brent son nombres atractivos o no, sino nuestra percepción a lo largo del filme. ¿En verdad pusimos atención a cómo se llaman? ¿O los visualizamos como dos adultos cansados, despojados de toda individualidad?; como un papá y una mamá ordinarios que se ven a si mismos justo como las figuras que querían evitar en su juventud.

Aunque el planteamiento da para desarrollar un drama familiar, en este punto de la película ya Taylor nos ha contado una historia mínima, casi anécdota, en la cual todos los padres de un pueblo, de un momento a otro, se han convertido en los sanguinarios verdugos de sus hijos. ¿Explicaciones? No hay, pero al hacer énfasis en Kendall como una madre anímicamente derrotada que alguna vez tuvo metas profesionales y demás sueños postergados, estamos ante un ejercicio catártico que emplea, qué mejor, el cine de género para desplegar una fantasía que se antoja placentera: matar a los hijos.

¿Pueden ser los hijos una bendición tanto como una condena? Efectivamente. El tema data desde cientos de años y no es exclusivo del cine u otra expresión artística. Incluso el horror lo ha abordado desde varias perspectivas, pero Taylor lo plantea de una forma tan lunática y acelerada que no se percibe a la primera. Es decir, hay que pasar por alto el desparpajo y las formas, aquí en franco diálogo con el subgénero zombie y slasher, para entender que Mom and Dad, como buena Serie B, no tiene pretensiones más allá de ser un escape fantástico al mencionado tema del infanticidio.

La historia establece rápidamente esa atmósfera de los suburbios que en ciertas circunstancias puede ser aburrida y sofocante. Esas son precisamente en las que encontramos a Brent y Kendall, un matrimonio con una hija adolescente respondona que roba dinero del bolso de su madre, y un pequeño niño que sólo quiere jugar. Acto seguido los vemos en su rutina diaria en la cual él es un ejecutivo harto al que ni la pornografía mantiene despierto, y ella una ama de casa en búsqueda de algo que le devuelva un poco de alegría, sea una rutina de zumba o un café. Todo cambia cuando se contagian de “ese algo” que les provoca matar a sus hijos.

En clave del mencionado cine zombie o de epidemias, Taylor le inyecta vida a sus protagonistas y nos sugiere expandir esa transformación hacia el resto de los padres que habitan la comunidad. Si esa situación o alguna otra índole misteriosa es el origen del instinto asesino, es lo de menos, el filme no pretende alinearse al clásico esquema apocalíptico aunque su primer acto (e introducción) de padres enloquecidos matando a diestra y siniestra así lo proponga.

El trabajo de cámara (cortesía del veterano Daniel Pearl) luce y va bien con el tono frenético de la historia. Quizás roto, cierto, por algunos flashbacks que reafirman el fastidio de Brent y Kendell, quienes indudablemente son las estrellas de la cinta. Si bien la sobreactuación es la marca de Cage, es todo un agasajo ver a Selma Blair dado rienda suelta a su lado más demente. Hubiera sido sensacional más tiempo en pantalla con ellos en la dinámica de victimarios.

Es posible que buena parte del público se sienta contrariado por el hecho de que Mom and Dad no cumple la promesa o redención que normalmente da este tipo de cine. Vaya, hasta el mismo trailer así la vendía, pero lo que propone la cinta no busca cerrar círculos, conclusiones efectistas ni tampoco contarnos algo tan esquematizado, sino simplemente servir como una masacre-catártico-parental que no por ello deja de ser entretenida, seamos o no padres. He aquí pues 85 minutos de plácida y cruel fantasía.

Trailer.



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (135)
Tags:

También podría interesarte:

« « Reseña de The Strangers: Prey at Night. |

PUBLICADO

7 June 2018