El Horror

Las 10 Mejores Películas de Horror del 2018

Sección: Artículos, Top 10

5. Overlord.

J.J. Abrams produce una de las películas de horror más estruendosas y dinámicas del año; Overlord es para el horror lo que John Wick fue para el género de acción, una historia vista mil veces pero suficientemente diferente como para sentirse como una propuesta fresca e innovadora.

Es muy accesible, fácil de digerir y extremadamente sencilla, no por eso menos valiosa que la parrilla de arte que se lanzó este año (Hereditary particularmente). Overlord es lo que hoy le hace mucha falta al género, un golpe fuerte y sin tapujos, un throwback con tintes modernos que llena la pantalla de gore y buenos set pieces; te deja satisfecho aún cuando tuviste que invertir muy poco en el proceso, y justo ahí está el encanto, Overlord no te pide nada más que te sientes y disfrutes de la sangre que derraman sus personajes. Ya verán, en pocos años será una pieza de culto.

4. Mandy.

¿Por dónde aproximarse a Mandy? Cómo describirla cuando hasta el mismísimo Alex de la Iglesia se quedó sin palabras. La verdad es que clasificar o reseñar una cinta así resulta casi imposible. ¿Por qué? Porque es ese tipo de cine que se traduce, principalmente, en una experiencia. Y pocas hubo éste año que se le igualen.

Panos Cosmatos ideó esta psicodélica travesía de venganza (un tema recurrente en el cine éste año) a partir de la concepción visual del póster y después el soundtrack, es decir, una máquina kinética que apuesta por las formas y no la historia. Pero ojo: esto no la hace una cinta vacía pues hay aquí un poderoso subtexto del infinito duelo dios-hombre, de la venganza como motor “exclusivo” del macho (recordemos que es 1982) y toda una serie de narrativas que provienen del cine más “sesudo”, llámese Jodorowski o Ridley Scott. Por último, imposible no darle mención a un Nicolas Cage en estado divino y al gran Jóhann Jóhannsson, quien cierra aquí un legado musical simplemente memorable.

3. Upgrade.

A pesar de ser un guionista y director de carácter comercial, Leigh Whannell ha demostrado que si algo tiene, es visión.
Upgrade es una historia de ciencia ficción que si bien no es 100% original (vaya, ¿qué cinta lo es ahora?), está completamente bien estructurada y entretenida.
En un futuro no muy lejano, la tecnología ha logrado hacernos la vida aún más fácil, pero como siempre ocurre, hay alguien que se niega rotundamente a adoptar ese modo de vida, hasta que un accidente lo obliga a entrar a ese mundo del que tanto huía.

Si bien Upgrade no es visualmente espectacular como muchas otras películas de sci-fi, no es necesario, pues se compensa con la historia y acción. Además de que tuvo un presupuesto de sólo 5 millones de dólares, pero sabemos que hacer algo único y de calidad con poco dinero es clásico de Whannell, te estamos viendo, Saw.

2. A Quiet Place.

Derivada de un concepto atrayente aunque no tan tremendamente innovador, es sorprendente lo mucho que crece esta cinta cuando se ve con la audiencia correcta en una sala de cine; esto se debe claro a que la cámara de John Krasinski (Actor principal de la cinta junto a su esposa Emliy Blunt) se mueve y enfoca de forma experta de tal manera que los detalles que va revelando sobre los personajes y el mundo en el que se desarrolla –tensa secuencia inicial, de las mejores del año– la historia pronto envuelve al espectador y lo obliga a guardar el mayor silencio posible; la tensión sigue elevándose mientras la audiencia teme hacer el más mínimo ruido y es en ese momento donde la genialidad de A Quite Place queda muy en claro y se convierte en una de las mejores experiencias de cine que pudimos tener en 2018. La historia es sencilla y ágil pero al mismo tiempo relacionable y llegadora hasta ese desenlace que deja al espectador esperando más.

Más allá de una cinta de ‘gimmick’, Krasinski ha mostrado que tiene la mano de un auténtico director haciendo un filme que se sirve audazmente de la técnica para convertirse en una verdadera experiencia, que si bien no es la más profunda, nadie debe perderse por lo emocionante e inmersiva que puede llegar a ser

1. Hereditary

Como sucedió en sus respectivos años con It Follows y The VVitch, el consenso del año en el HorrorMX fue, sin sorpresa alguna, Hereditary.

Y es que caray, podríamos generalizar y decir que Hereditary cumple todas las características que le hemos elogiado a las cintas mencionadas hasta aquí, sin embargo, si hemos de ser específicos podemos decir que su grandeza radica en que su motor es el mismo sobre el cual se erigieron clásicos del cine de horror. Esto es: el tema de las herencias familiares como condena espiritual, las paternidades no deseadas o, en el lado contrario, los hijos como maldición.

Ari Aster, quien hace aquí un extraordinario debut, trabaja los tres niveles como si fuera un veterano: te conmueve con el drama, te asfixia a fuego lento con el terror emocional, y da su estocada final con el terror sobrenatural. ¿Les suena famliar? Así se construyeron cintas como The Exorcist (Friedkin, 1973), Rosemarys Baby (Polanski, 1968) y Psycho (Hitchcock, 1960), entre otros. Ah, todas ellas con sendas actuaciones que marcaron época, y lo de Toni Collette no es la excepción. Intuimos que muchos saltarán ante tal comparación y que no a todo mundo le encantó, pero he ahí otra de sus virtudes: Es una cinta desafiante que no deja a todos satisfechos, pero es innegable que su vibra no desapareció saliendo de la sala.

En resumen, ninguna película de horror del 2018 transmitió un aire tan malsano como el de Hereditary. Un título al que sin miedo ya podemos decirle clásico instantáneo. Cloc!

Siguiente Pagina: 1 2



Autor: sergb__

Experto en el cine de arte y cine de autor. Se dice “uncool” por pasar más tiempo en casa que en parrandas y con los amigos, creemos lo contrario, envidiamos todo el tiempo que aprovecha para ver películas, y no sólo de horror, sino de todo tipo.

Web | Twitter | Más Entradas (139)
Tags:

También podría interesarte:

« « Trailer Slaughterhouse Rulez. |

PUBLICADO

28 December 2018