Todas las Noticias en Pel√≠culas, Avances de Pel√≠culas y Rese√Īas.

Cirugía robótica en Bélgica: una mirada entre bastidores

Bélgica es pionera en el campo de la cirugía robótica. Para ver la técnica con nuestros propios ojos visitamos al urólogo Mottrie.

El profesor Alexandre Mottrie es urólogo en Onze-Lieve-Vrouwziekenhuis en Aalst y es conocido mundialmente por su experiencia en el campo de la cirugía robótica. Para saber qué lo convierte en un buen cirujano robótico y cómo funciona la cirugía robótica, lo visitaré.

Sin embargo, despu√©s de hacer algunas de mis preguntas m√°s urgentes, llaman al m√©dico para realizar una cirug√≠a de ri√Ī√≥n. Inmediatamente me ponen una bata de cirujano y me dirigen a un quir√≥fano. La entrevista que ten√≠a en mente se transforma de repente en una demostraci√≥n en vivo.

Preparación

Un equipo del Dr. Mottrie está esperando en el quirófano. El paciente ya ha sido anestesiado, todo tipo de instrumentos están listos sobre una mesa y un robot Da Vinci espera contra la pared para ponerse a trabajar.

Sólo al inicio de la operación el urólogo debe entrar en contacto con su paciente. Hace algunas incisiones en el abdomen del hombre, después de lo cual conducen el robot a la mesa de operaciones. Una vez que los cuatro brazos del dispositivo han sido insertados en la cavidad abdominal del paciente, la operación puede comenzar realmente.

En la esquina

Para realizar la operaci√≥n, el Dr. Mottrie se esconde detr√°s de una estaci√≥n de trabajo ubicada en un rinc√≥n de la habitaci√≥n. R√°pidamente comprueba un escaneo reciente del hombre en una pantalla t√°ctil, despu√©s de lo cual toma dos controladores. Estos controladores permiten al m√©dico mover los instrumentos acoplados a los brazos rob√≥ticos sin ning√ļn problema.

Recomendado:  ¬ŅPantalla azul o muerte? 6 soluciones

‚ÄúGracias al robot puedo manejar tres instrumentos y una c√°mara. As√≠ que el robot me da un par de manos extra‚ÄĚ, explica Mottrie, mientras recorre el tejido adiposo en busca del ri√Ī√≥n del paciente. ‚ÄúCon los pedales puedo cambiar muy f√°cilmente los controles entre los diferentes brazos. Adem√°s, es posible cambiar los instrumentos conectados al robot‚ÄĚ.

par de ojos extra

Sin embargo, el robot Da Vinci no s√≥lo proporciona un par de manos extra, sino tambi√©n un par de ojos extra. Debajo de las im√°genes en vivo que se toman en la cavidad abdominal del paciente, se puede mostrar un modelo del ri√Ī√≥n del paciente. ‚ÄúA partir de exploraciones del paciente se puede reconstruir un modelo del ri√Ī√≥n‚ÄĚ, explica el m√©dico. “Esto hace que sea mucho m√°s f√°cil de operar”.

Estoy muy feliz de creer que un modelo puede ayudar al m√©dico durante su operaci√≥n. La cavidad abdominal del paciente est√° llena de tejido adiposo, entre el cual se esconde el ri√Ī√≥n. Adem√°s, durante la operaci√≥n, el tejido se cubre gradualmente con una capa de sangre. ‚ÄúEl tejido adiposo contiene muchos vasos sangu√≠neos peque√Īos‚ÄĚ, me tranquiliza Mottrie.

Adem√°s, el instrumento con el que el ur√≥logo corta el tejido adiposo de su paciente no es una simple tijera. Se calienta el extremo para cauterizar inmediatamente los peque√Īos vasos sangu√≠neos. Esto deber√≠a evitar las peores hemorragias.

Creo firmemente que los robots serán autónomos en el futuro.

clips innovadores

Despu√©s de mucho buscar y cortar, el profesor Mottrie logra localizar el crecimiento en el ri√Ī√≥n del paciente. Corta con destreza el tumor y luego un asistente lo guarda en una bolsa. Con bolsa y todo, se extrae el trozo de tejido maligno del abdomen del paciente.

Recomendado:  El Administrador de tareas obtiene la funci√≥n de b√ļsqueda y se vuelve f√°cilmente accesible en Windows 11

Coser el ri√Ī√≥n tambi√©n es una innovaci√≥n en s√≠ misma. ‚ÄúEs muy f√°cil cortar el tejido renal. Por eso utilizamos clips para asegurar el cable. Esto garantiza que el cable no se deslice a trav√©s del ri√Ī√≥n‚ÄĚ, explica el profesor Mottrie.

Futuro

Cuando le pregunto al Dr. Mottrie si en el futuro habr√° robots que puedan funcionar de forma aut√≥noma, est√° muy seguro. ‚ÄúCreo firmemente que los robots ser√°n aut√≥nomos en el futuro. Sin embargo, esto no ser√° para ma√Īana, sino pasado ma√Īana‚ÄĚ, afirma con firmeza.

Sin embargo, por el momento los robots ya tienen mucho que ofrecer a los cirujanos. Durante toda la operaci√≥n, el Dr. Mottrie pudo sentarse tranquilamente en un taburete, con una taza de caf√© a su lado. ‚ÄúDurante la cirug√≠a cl√°sica, los m√©dicos suelen tener problemas de espalda y cuello. De este modo, los robots pueden prolongar la carrera de los cirujanos entre cinco y siete a√Īos”, explica el m√©dico. “Adem√°s, podemos hacer mejor nuestro trabajo si las operaciones se simplifican”.