Todas las Noticias en Pel√≠culas, Avances de Pel√≠culas y Rese√Īas.

Cómo cambiar la prioridad en el Administrador de tareas en Windows 11

Cada computadora tiene una cantidad limitada de recursos que puede gastar en procesos y programas. Dependiendo del programa, Windows determina automáticamente qué proporción de los recursos limitados de su sistema obtendrá y, como tal, también define su nivel de prioridad.

Sin embargo, los usuarios siempre tienen la posibilidad de cambiar esta configuración y asignar más (o menos) recursos a programas particulares. En esta guía, hablamos sobre qué es la prioridad del proceso, los diferentes niveles de prioridad que existen y cómo cambiar los niveles de prioridad manualmente.

¬ŅQu√© es la prioridad del proceso?

Las computadoras no son muy diferentes de sus creadores. Aunque pueda parecer que est√°n realizando m√ļltiples tareas, en realidad est√°n haciendo malabarismos entre diferentes tareas de forma espont√°nea. Pero no a todos los procesos o programas se les pueden asignar recursos por igual.

Los procesos importantes, como aquellos que son necesarios para mantener el sistema funcionando lo mejor posible, reciben alta prioridad, mientras que a aquellos que sólo funcionan periféricamente se les puede asignar una prioridad más baja. Esto ayuda a que el sistema funcione sin muchos contratiempos incluso cuando está bajo mucho estrés.

¬ŅCu√°les son los niveles de prioridad?

Hay 6 niveles de prioridad diferentes para los procesos. Estos son los siguientes:

  • Bajo – Este es el nivel de prioridad m√°s bajo. Los procesos que tienen una prioridad “baja” s√≥lo reciben los recursos necesarios cuando todas las dem√°s tareas han finalizado.
  • Debajo de lo normal – Este nivel est√° justo por debajo del promedio y a los procesos con este nivel de prioridad no se les asignan muchos recursos.
  • Normal – Este es el nivel en el que se ejecutan la mayor√≠a de las aplicaciones en Windows.
  • Por encima de lo normal – Este es el nivel de prioridad superior al promedio que brinda a los programas recursos adicionales del sistema y una ayuda adicional.
  • Alto – Este nivel de prioridad est√° reservado para procesos del sistema de los que depende el buen funcionamiento de Windows. En la mayor√≠a de los casos, no se recomienda dar a las aplicaciones este nivel de prioridad, ya que quitar√≠a recursos innecesariamente a los procesos del sistema.
  • Tiempo real – Definitivamente no se recomienda que aplique este nivel de prioridad a ninguno de sus programas. Esto se debe a que los procesos de este nivel se ejecutan en tiempo real y lo hacen a costa de todos los dem√°s procesos. Este nivel de prioridad es s√≥lo para procesos acelerados por hardware.
Recomendado:  Marcado aqu√≠ para mensajes no le√≠dos (la gu√≠a completa)

Todos los procesos se clasifican en términos de su importancia en función de estas seis categorías. Si está buscando asignar más recursos a un programa en particular, le recomendamos que lo eleve a no más del nivel normal o superior a lo normal. Cualquier valor superior a eso está, y debería estar, reservado para procesos relacionados con el sistema y el hardware.

¬ŅQu√© sucede cuando cambias los niveles de prioridad?

Establecer las prioridades de los programas puede ayudarle a decidir cuál de ellos obtiene una porción mayor o menor del pastel de recursos. Si estás intentando ejecutar una aplicación que consume muchos recursos, como un editor de vídeo o un juego, aumentar su nivel de prioridad a normal o superior a lo normal puede ayudar a que funcione un poco mejor.

Sin embargo, como se indicó anteriormente, hacerlo quitará valiosos recursos de donde más se necesitan. Además, si actualiza demasiados procesos a una prioridad más alta, su computadora podría fallar o dejar de responder. Esto también supera el propósito de tener una jerarquía de prioridades en primer lugar, ya que Windows no podrá distinguir qué procesos son importantes y cuáles no.

Por lo tanto, si va a cambiar los niveles de prioridad, restrinja esos cambios a un pu√Īado de procesos o menos y deje el resto de la jerarqu√≠a en paz.

Cómo cambiar el nivel de prioridad de un programa en el Administrador de tareas

Ahora que sabe lo que significa cambiar el nivel de prioridad de un proceso o programa, echemos un vistazo a cómo puede lograr este cambio. El Administrador de tareas proporciona la forma más sencilla de hacerlo. He aquí cómo hacerlo:

Abra su aplicación para que sus procesos estén en funcionamiento. Luego haga clic derecho en la barra de tareas y seleccione Administrador de tareas.

Alternativamente, presione Ctrl+Shift+Esc para ejecutar el Administrador de tareas.

Luego haga clic en el ícono de hamburguesa hacia la esquina superior izquierda.

Seleccionar Detalles.

Aquí verá una lista de procesos. Encuentre el proceso cuya prioridad desea cambiar.

Tambi√©n puede utilizar la funci√≥n de b√ļsqueda en la parte superior para buscar el proceso.

Luego haga clic derecho sobre él y coloque el cursor sobre Fijar prioridad.

Luego seleccione el nuevo nivel de prioridad para el proceso.

Cuando se le solicite, haga clic en Cambiar prioridad.

Y as√≠, has cambiado el nivel de prioridad de tu programa. Para comprobar si el cambio se registr√≥, haga clic derecho en el proceso y coloque el cursor sobre “Establecer prioridad” nuevamente. Deber√≠a ver un punto junto al nivel de prioridad seleccionado.

Recomendado:  "Riverbond" agrega actualizaciones gratuitas antes del lanzamiento de Nintendo Switch

REVISI√ďN: No se puede cambiar la prioridad en el Administrador de tareas

Si no puede cambiar el nivel de prioridad de un proceso o programa en el Administrador de tareas, deber√° asegurarse de tener permiso para hacerlo y tambi√©n de que ning√ļn proceso en segundo plano interfiera con el cambio. Aqu√≠ hay algunas correcciones que pueden ayudarlo a resolver el problema:

REVISI√ďN 1: compruebe si los administradores tienen control total

Abra el Administrador de tareas y vaya a “Detalles” como se muestra antes. Luego haga clic derecho en su proceso y seleccione Propiedades.

En la ventana “Propiedades”, haga clic en el Seguridad pesta√Īa.

Selecciona el Administradores grupo.

Luego, aseg√ļrese de que haya una marca de verificaci√≥n al lado Control total permisos.

Luego haga clic DE ACUERDO.

REVISI√ďN 2: Arrancar en modo seguro

Es posible que ciertos servicios periféricos y de fondo estén interfiriendo con el cambio de prioridad. Arrancar en modo seguro bloqueará una serie de servicios de Windows para que pueda obtener un arranque limpio y simplificado para cambiar los permisos.

Aqu√≠ se explica c√≥mo iniciar en modo seguro. Presione Inicio y haga clic en el bot√≥n “Encendido”.

Luego, mientras mantiene presionada la tecla Shift, haga clic en Reanudar.

Al hacer esto, se iniciará en el entorno de recuperación de Windows. Aquí, haga clic en Solucionar problemas.

Seleccionar Opciones avanzadas.

Luego seleccione Configuración de inicio.

Haga clic en Reanudar.

Ahora cuando la computadora se reinicie, presione 4 para habilitar el modo seguro.

Una vez que inicies sesión, estarás en modo seguro.

Ahora puede continuar cambiando el nivel de prioridad como se muestra antes.

SOLUCI√ďN 3: Apague UAC

La configuración del Control de cuentas de usuario también puede convertirse en una molestia cuando se trata de cambiar la configuración de Windows. Si está realizando cambios en el nivel de prioridad de los procesos, es posible que desee desactivarlo también. Así es cómo:

Presione Inicio, escriba UAC y seleccione Cambiar Ajustes de control de la cuenta de usuario.

Luego baje el control deslizante hasta “No notificar nunca”.

Luego haga clic DE ACUERDO.

Ahora intente cambiar los niveles de prioridad nuevamente.

Modo de eficiencia y prioridad del proceso

El modo de eficiencia es una característica reciente que permite a los usuarios de Windows reducir la memoria y el consumo de energía de ciertos procesos, disminuyendo así los relojes de la CPU para el proceso y mejorando la duración de la batería para arrancar. Pero activar el modo de eficiencia también reducirá el nivel de prioridad de su proceso. Por lo tanto, si desea asegurarse de que sus cambios de prioridad permanezcan vigentes, no active el Modo de eficiencia para ese proceso.

Recomendado:  C√≥mo resolver el problema de humedad detectada en el Galaxy S9: gu√≠a definitiva

Preguntas frecuentes

En esta sección, analizamos algunas consultas frecuentes sobre cómo cambiar la prioridad en el Administrador de tareas y buscamos responder las mismas.

¬ŅCambiar la prioridad en el Administrador de tareas hace algo?

Sí, dependiendo del cambio, tu ordenador podrá asignar más o menos recursos a ese proceso.

¬ŅEs seguro establecer una prioridad alta en el Administrador de tareas?

De nuevo, depende. Si est√° restringiendo el cambio de prioridad a uno o dos programas, entonces no deber√≠a tener ning√ļn problema. Pero si lo hace para muchos procesos, puede terminar congelando o colapsando su sistema ya que los recursos tendr√°n que desviarse de los procesos esenciales del sistema.

¬ŅC√≥mo configuro la prioridad de forma permanente en Windows 11?

Para establecer permanentemente un nivel de prioridad para un programa, deberá contar con la ayuda de una aplicación de terceros como Process Hacker.

Esperamos que haya podido cambiar la prioridad de un proceso utilizando el Administrador de tareas. Una advertencia antes de terminar: cambie solo los niveles de prioridad para la menor cantidad de programas posible y aseg√ļrese de nunca establecer la prioridad en el nivel de tiempo real. Para todo lo dem√°s, la configuraci√≥n de prioridad predeterminada es el camino a seguir.