Critica | Alien: Covenant termina dejando a cualquier fan√°tico frustrado al ser traicionado una vez m√°s

Esta nueva película termina dejando a cualquier fanático frustrado por ser traicionado una vez más por las expectativas que cree Ridley Scott.

Cuando el director Ridley Scott decidió regresar con la franquicia Extraterrestre a cines en 2012, con Prometeo, los fanáticos estaban muy ansiosos por ver más sobre la historia del xenormorfo.

Sin embargo, la pel√≠cula lleg√≥ trayendo m√°s dudas, pr√°cticamente dejando al p√ļblico m√°s fiel sin respuestas, y abordando un tema m√°s filos√≥fico y espiritual, que termin√≥ no siendo muy agradable.

Pero ahora, en Alien: Covenant, Scott promete responder preguntas dejadas en Prometeo y tambi√©n traer de vuelta el ‚Äúesp√≠ritu‚ÄĚ de las otras pel√≠culas protagonizadas Sigourney Weaver.

En la pel√≠cula, un barco llamado Covenant, que transporta a miles de colonos a un nuevo planeta para ser poblado, sufre una tormenta de neutrinos y, con esto, su tripulaci√≥n se despierta y descubre otro planeta, mucho m√°s cerca del destino original, y decide explorar el lugar. Una vez en este lugar, son atacados por extra√Īas criaturas y se encuentran con el androide David (Michael Fassbender), quien fue uno de los ‚Äúsobrevivientes‚ÄĚ de Prometeo, y que ahora vive en este planeta.

Es en este punto de partida en la historia de Covenat que el nuevo Alien se parece a sus predecesores. La nueva pel√≠cula tiene muchos elementos de Alien ‚Äď El octavo pasajero y Extranjeros (dirigido por James Cameron), adem√°s de elementos del propio Prometeo.

Aliens: Covenant es una especie de secuela de Prometheus, pero tambi√©n sirve como precuela del primer Alien, que, seg√ļn Scott, solo vemos las historias que conectan dos pel√≠culas desde aqu√≠.

A diferencia de Prometheus, el marketing de esta nueva película quería e incluso logró ocultar mucho de lo que la historia de la película nos presenta. Durante varias entrevistas, el director dejó en claro que en esta nueva función veríamos a una heroína, aquí interpretada por la actriz. Katherine Waterston, fuerte y denso, algo cercano al personaje de Ripley; sin embargo, a lo largo de la historia, el personaje no llega a sus pies.

También tenemos un elenco formado por Billy Crudup, Danny McBride, Demián Bichir, que tiene sus personajes poco explorados y, en muchas ocasiones, están presentes con diálogos prácticamente superficiales y sin importancia para la película.

James Franco También es un gran nombre en el elenco, sin embargo, su apariencia está más presente en los trailers y los prólogos divulgados que exactamente en la película. Franco es más una figura de lujo, y quizás un potencial desperdiciado por los escritores.

La película tiene la misma huella que el primer Alien, que nos lleva casi 50 minutos de suspenso, mostrando al equipo y su convivencia, antes de entregar las escenas de acción y terror. Escenas que en muchos puntos son tensas, sangrientas y desagradables.

Cuando la pel√≠cula llega a la mitad del segundo acto para el tercero, comienzan a coser algunas cosas que quedan pendientes en Prometeo, tratando de responder algunas preguntas como: ¬ŅQui√©nes son los alien√≠genas? ¬ŅDe d√≥nde vienen ellos? ¬ŅQui√©n los cre√≥ ?, pero termina perdi√©ndose en la filosof√≠a que comenz√≥ antes: ¬ŅQui√©n nos cre√≥? ¬ŅC√≥mo ser√≠a si estuvi√©ramos frente a nuestro creador?

Alien: Covenant es mejor que su predecesor, pero no se acerca a lo que Alien ‚Äď The Eighth Passenger era, con horror y suspenso, y mucho menos cerca de la pel√≠cula de acci√≥n y guerra de Cameron‚Äôs Aliens.

Esta nueva película termina dejando a cualquier fanático frustrado por ser traicionado nuevamente por las expectativas creídas por Ridley Scott, quien no parece saber muy bien cómo lidiar con lo que creó en 1979.

Quizás la creación de Ridley no sea digna de continuar en tus manos. Quizás Ridley no conoce el potencial de su criatura, que ha sido mejorado por otros directores. Quizás el Alien es una especie de David, que puede acabar con Ridley, tal como la persona enferma hace mucho con el Sr. Peter Weyland.

0 Shares