Critica | ‚ÄėC√≥mo convertirse en el peor estudiante en la escuela‚Äô es honesto y entretenido

Para aquellos que no son fan√°ticos de Danilo Gentili y el humor gracioso de su generaci√≥n de comediantes-presentadores, compre el boleto para la pel√≠cula ‚ÄėC√≥mo convertirse en el peor estudiante en la escuela‚Äô Parece una p√©rdida de tiempo. Pero quien se arriesga en la sesi√≥n puede tener una buena sorpresa. La historia pol√≠ticamente incorrecta desacredita todo, incluso el espectador. En tiempos de cr√≠tica basada en la moral y las buenas costumbres, no tiene miedo de ser reprochado en lugares p√ļblicos tiene su valor. Quiz√°s el mayor activo de la trama, inspirado en el libro del mismo nombre de Gentili.

La pel√≠cula cuenta la historia de Pedro (Daniel Pimentel), un estudiante regular de noveno grado que ve caer sus calificaciones y necesita correr despu√©s del da√Īo para que no falle. En la escuela, el ni√Īo encuentra una caja de zapatos con muchas baratijas de los a√Īos 80, junto a un cuaderno que pertenec√≠a a una especie de ‚Äėgur√ļ‚Äô de vandalismo en el aula. Con la ayuda del mejor amigo Bernardo (Bruno Munhoz), Pedro conoce al ex alumno, hoy un adulto no muy diferente de lo que hab√≠a sido, vivido por Danilo Gentili. El comediante no es un as de actuaci√≥n, pero no puede entregar un personaje canast√£o.

Este es prácticamente un mensaje que se ajusta completamente a la película. No es una obra maestra, pero cumple lo que promete. El guión te hace reír, alternando bromas ágiles que son contemporáneas a la era de la web y escatologías que no molestan a nadie que tuerce la nariz a las personas desagradables. Es un humor segmentado, que debe haber complacido a la audiencia en Gentili y a los jóvenes que dejaron la televisión abierta por Youtube.

La pel√≠cula es la primera experiencia cinematogr√°fica del director. Fabr√≠cio Bittar, ex ni√Īo actor, que est√° en l√≠nea con la propuesta de Gentili y que dirige bien a los actores preadolescentes y figuras destacadas como Joana Fomm en situaciones inusuales En la captura, a todos les va bien en contexto. Pero hay que decir que Moacyr Franco, quien interpreta a un cuidador no cristiano, no tiene precio. Es la mayor sorpresa de la pel√≠cula y ofrece las mejores escenas, con los chistes m√°s divertidos.

Carlos Villagrán, el eterno Quico de la serie llaves, es otra buena sorpresa y le da marca a la película de Gentili. Lejos de hacer una mera participación, el actor disputa el tiempo frente a la pantalla con los tres protagonistas y entrega sus caras, bocas y portunhol a favor del dibujante Ademar, director de la escuela donde tiene lugar la trama.

Al final, el balance es positivo. Que valga la pena llevar a su hijo, hermano menor o primo a ver, depende mucho de la din√°mica de cada familia. La pel√≠cula es una fila de ‚Äúmalos ejemplos‚ÄĚ, pero es una broma para todos. √Čl predica un mantra com√ļn de escuchar a un adolescente en la √©poca de Gentili, que el acoso escolar en la secundaria forma el car√°cter. Si el mensaje se queda? Bueno, no parecen demasiado preocupados por eso.

0 Shares