Critica | El planeta de los simios: la guerra es el final que merecía la trilogía

Planeta dos Macacos ‚Äď Guerra ya est√° en todos los cines brasile√Īos.

‚ÄúPlanet of the Apes ‚Äď The War‚ÄĚ, es la tercera y √ļltima pel√≠cula de su trilog√≠a, y est√° dirigida una vez m√°s por Matt Reeves, quien tambi√©n fue responsable de la pel√≠cula anterior, Planet of the Apes ‚Äď The Showdown. Aqu√≠, vemos una continuaci√≥n casi directa de la segunda pel√≠cula, donde C√©sar (Andy Serkis) y sus seguidores de los monos van a la guerra con los humanos, y de todos modos est√°n tratando de salvarse.

En este an√°lisis, comenzar√© con las actuaciones, porque son algo para elogiar aqu√≠. Andy Serkis, como C√©sar, ya experimentado en su carrera en el proceso de capturar movimientos, ofrece una actuaci√≥n incre√≠ble una vez m√°s, vemos sus gestos, sentimos su aspecto y sus acciones son tan naturales que olvidamos por completo que hay alguien detr√°s de eso. mono. √Čl es un verdadero genio en este proceso. En la misma l√≠nea, entre las actuaciones por captura, un punto culminante extremadamente positivo para Steve Zahn, interpretando a Bad Ape, y para Karin Konoval, interpretando a Maurice en otra oportunidad. Steve logra ser c√≥mico, como es algo recurrente en su carrera, pero tambi√©n aporta pureza y emoci√≥n a su papel. Karin, mantiene una actuaci√≥n muy naturalista como el ‚Äúorangut√°n‚ÄĚ, habla poco pero transmite mucho a trav√©s de sus peque√Īas acciones y miradas.

La joven Amiah Miller, que interpreta a la peque√Īa Nova en la pel√≠cula, nos sorprende y nos hace simpatizar con su personaje, a pesar de que no pronuncia una sola palabra. Para cerrar, Woody Harrelson es muy bueno como el antagonista en ‚ÄúPlanet of the Apes ‚Äď The War‚ÄĚ, con una actuaci√≥n imponente pero sin exagerar, como O Colonel.
Cabe se√Īalar el gran trabajo de los gr√°ficos por computadora realizado en toda la trilog√≠a, que en este cap√≠tulo final, trae un universo a√ļn m√°s palpable. Desde la caracterizaci√≥n de los monos hasta el dise√Īo de producci√≥n, como ya hab√≠amos visto en Planet of the Apes ‚Äď The Showdown, todo es estupendo y realista.

Llegando a la direcci√≥n de Matt Reeves y el gui√≥n, tambi√©n realizado por Reeves, pero junto a Mark Bomback (que ya hab√≠a trabajado en la √ļltima pel√≠cula), se puede decir que son solo cumplidos. En su direcci√≥n, Matt, que solo ha tenido excelentes trabajos desde que se centr√≥ en el cine desde 2008 con Cloverfield, es una vez m√°s brillante, delicado, sucinto y sin un estilo marcado, por as√≠ decirlo. Conduce el trabajo de la c√°mara muy bien, con muchas variantes, abusando un poco menos de primeros planos que en tu √ļltimo trabajo. La direcci√≥n de los actores es excelente, haciendo que la orquestaci√≥n de CGI y actores sea intocable. Realmente es un tipo que sabe c√≥mo trabajar con estos gr√°ficos. Junto con la fotograf√≠a, notamos una paleta de colores muy fr√≠a la mayor parte del tiempo, gris√°cea y melanc√≥lica. El director de fotograf√≠a que est√° perfectamente ejecutado por Michael Seresin, conocido principalmente por haber trabajado en la segunda pel√≠cula de la franquicia y en Harry Potter y el prisionero de Azkaban.

Las opciones generales de edición del director son buenas, el uso de la banda sonora compuesta por Michael Giacchino es uno de los aspectos más destacados. La excepción es la falta de ritmo que la película tiene a veces, y es una película de casi 2 horas y media de duración.

Terminando con el gui√≥n, est√° bien dirigido y valiente, sin apresurar la trama para llegar a los momentos de acci√≥n, sin duda es la pel√≠cula m√°s dram√°tica e √≠ntima de la saga. El desarrollo de su personaje es excelente, haci√©ndonos conocer y cuidar incluso a los m√°s crueles. El tema abordado por sus protagonistas, tanto del lado de los humanos como de los monos, es muy significativo y trae reflexi√≥n. El √ļltimo acto de la pel√≠cula es sin duda el mejor, siendo emotivo, conmovedor y con buenos acabados para los personajes de esta trilog√≠a tan redonda. Su √ļnico problema, tal vez, es la existencia de algunos di√°logos expositivos en situaciones de ‚Äúclich√©‚ÄĚ, pero que se compensan con las actuaciones, especialmente cuando estos di√°logos son entre Woody Harrelson y Andy Serkis, ambos incre√≠bles en estos momentos.

0 Shares