Critica | The Glass Castle ofrece una historia cautivadora y buenas actuaciones.

El castillo de cristal se abre el 24 de agosto en los cines.

‚ÄúEl castillo de cristal‚ÄĚ, es un drama biogr√°fico que cuenta la historia de Jeannette, una joven de una familia n√≥mada y disfuncional, donde su madre es una artista exc√©ntrica y su padre un alcoh√≥lico, que no puede mantener ning√ļn trabajo. La narraci√≥n se divide en dos l√≠neas de tiempo, la principal sigue a Jeannette desde su hija de la infancia hasta que ten√≠a 18 a√Īos y la secundaria, el regalo de Jeannette, donde est√° a punto de casarse con un banquero.

La dirección de la función fue a causa de Destin Daniel Creton, que ya había dirigido el aclamado Corto plazo 12 y el excéntrico No soy un hipster. Aquí, nos da una dirección muy segura, una buena orquestación de elementos visuales en la narración, un decoupage correcto y preciso, y una dirección impecable por parte de los actores. Sus elecciones de transición entre pasado y futuro en la asamblea son muy ingeniosas y dinámicas.

El guión, escrito por Destin Daniel Creton y Andrew Lanham, es donde se encuentran los problemas de la película, pero que no son suficientes para estropearla. El primer acto de la película es muy fuerte, tiene un tono de road movie, momentos cómicos y una presentación eficiente de los personajes, haciéndonos realmente preocupados por Jeannette (Brie Larson) y su padre Rex (Woody Harrelson), quienes son el foco de la historia. En el segundo acto, el desarrollo dramático comienza a hacerse cargo, y está bien hecho, vemos los conflictos de Rex con el alcoholismo, el reflejo de esto en sus hijos y la relación problemática de sus padres intrascendentes. Todo esto nos mantiene comprometidos con la película.

El √ļnico problema en este momento, est√° en la estructura, mientras que en el primer y tercer acto, la mezcla entre las narraciones pasadas y presentes est√° bien ejecutada, aqu√≠, la historia en el tiempo presente est√° casi olvidada, lo que resulta en un peque√Īo problema de ritmo para el largo El tercer acto en general, logra aprovechar todo el desarrollo construido y termina de forma din√°mica, emocionante y sin excesos.

Un √ļltimo problema con el script es con sus personajes. Si bien vemos una gran profundizaci√≥n en Jeannette, Rex y su madre Rose Mary, el resto de los personajes est√°n subutilizados, siendo simplemente funcionales. Las hermanas y el hermano de Jeannette complementan la narraci√≥n, pero realmente no llegamos a conocerlos, al igual que Erma (Robin Bartlett), la madre de Rex y David (Max Greenfield), el prometido de Jeannette.

De esta manera, no pudimos tener malas actuaciones en este trabajo, pero los aspectos m√°s destacados son ciertamente para el tr√≠o que realmente funcion√≥. Las dos actrices m√°s j√≥venes elegidas para interpretar a Jeannette en su infancia, Chandler Head y Ella Anderson, funcionan perfectamente, tal vez no en apariencia en comparaci√≥n con la versi√≥n adulta de Brie Larson, pero en t√©rminos de actuaci√≥n, se mantienen muy bien. Brie Larson, quien, como de costumbre, se ve genial, puede pasar la profundidad que requiere su personaje sin ning√ļn problema, y ‚Äč‚Äčser extremadamente c√≥mica en otros momentos. Naomi Watts, como la madre de Jeannette, incorpor√≥ muy bien el papel exc√©ntrico y no vemos sobreactuando en ning√ļn momento, algo que en tal posici√≥n, puede suceder sin una precisi√≥n en el tono elegido. Pero creo que lo m√°s destacado es Woody Harrelson, lo hizo muy bien en El planeta de los simios: guerra, aqu√≠ nos muestra todo lo mejor, fisicalidad, drama, apariencia y momento c√≥mico en medio de situaciones ‚Äútr√°gicas‚ÄĚ.

Finalmente, vale la pena mencionar otros problemas técnicos. Gran obra de arte (Nicolas Lepage; Charlotte Rouleau) y fotografía (Brett Pawlak), con un excelente uso de disfraces, ambiente e iluminación para resaltar tanto las emociones de sus personajes como el drama de las escenas. La selección de la banda sonora y la canción también está muy bien hecha por Joel P. West.

0 Shares