Cr√≠tico: Hollywood, la nueva serie de Netflix de Ryan Murphy, es una fantas√≠a sobre el mundo del cine ‚Äď Noticias de la serie

Darren Criss, Patti Lupone, Laura Harrier y Jim Parsons son solo algunos de los nombres involucrados en el proyecto.

Puntuación: 3.0 / 5.0

Ryan Murphy es un productor conocido por cuestionar los est√°ndares impuestos por la sociedad. Ya sea el legado de representaci√≥n que tuvo Glee entre los j√≥venes, o mostrar el lado de Marcia Clark en el mundo sexista de American Crime Story, o dar brillo y voz a una parte completamente marginada de la sociedad en la hermosa Pose. En Hollywood, su nueva producci√≥n para Netflix, lleva esta caracter√≠stica a un nuevo punto, usando dos palabras clave: ‚Äúqu√© pasar√≠a si‚ÄĚ.

¬ŅQu√© pasar√≠a si la diversidad, que lentamente encuentra su lugar en los medios de comunicaci√≥n, hubiera surgido hace 80 a√Īos? La Edad de Oro de la industria cinematogr√°fica aparece como un escenario, cuando las vidas de tres j√≥venes talentosos se cruzan. Jack (David Corenswet), que sue√Īa con ser una estrella de la gran pantalla, se presenta al p√ļblico en el ambiente de Hollywood, pero pronto se ve atrapado en una vida de gigol√≥ en una estaci√≥n de servicio dirigida por Ernie (Dylan McDermott, robando cada escena)

Debido a esto, conoce al guionista Archie (Jeremy Pope), un hombre negro y gay que también comienza a trabajar en el sitio, hasta que su guión es seleccionado por el director idealista Raymond (Darren Criss), que busca llevar la diversidad al cine. El guión es una película inspirada en la historia real de Peg Entwistle, una joven actriz que se suicidó, saltando de la letra H del cartel de Hollywood en 1932.

Hollywood mezcla ficción con realidad


Involucrando diferentes personajes a lo largo de la historia, est√° en la concepci√≥n de la pel√≠cula. Clavija ‚Äď que luego se llamar√≠a Meg ‚Äď Que la serie Murphy e Ian Brennan (Glee) encuentra sus mejores momentos. Mostrando los dilemas de la vacilaci√≥n al elegir a una joven actriz negra, Camille (Laura Harrier) para el papel principal; las repercusiones que esto causar√≠a en ese momento, la configuraci√≥n de c√≥mo funciona un estudio de cine ‚Ķ Pero, principalmente, la inserci√≥n de personalidades reales, que sufrieron los prejuicios de la sociedad, como Roy Fitzgerald / Rock Hudson (Jake Picking) , Anna May Wong (Michelle Krusiec) y Hattie McDaniel (Queen Latifah). O m√°s bien, la imaginaci√≥n presente al contar estas historias, si tuvieran la oportunidad que siempre quisieron en sus vidas.

Está claro que Hollywood quiere ser una fantasía positiva sobre cómo podría haber sido la década de 1940 si un grupo de personas no tuviera miedo de promover la diversidad en la pantalla grande. Y, por mucho que se realice una idea de manera simplista, es imposible no sonreír cuando las cosas comienzan a funcionar. Por otro lado, es un contraste surrealista con los primeros episodios, que se dedican a explorar la subversión presente en un oscuro Hollywood, dominado por el sexo, el abuso y el poder.

Como Ryan Murphy nunca fue la definición de sutileza, el comienzo de la serie está lleno de escenas explícitas que muestran cómo el backstage de tal universo presenta un sistema pervertido y equivocado, pero eso se puede curar con el éxito de Meg, como en un cuento de hadas. La narrativa tarda mucho en ponerse en marcha, solo para ofrecer una resolución demasiado superficial e inocente. Menos centrado en la precisión histórica, como lo expresó Feud, la libertad tomada por Hollywood desafía los límites, pero termina construyendo un complot irregular.

Darren Criss y Jim Parsons est√°n en el elenco


Incluso con los problemas, no es dif√≠cil enamorarse del universo construido de Hollywood. Visualmente, el trabajo de dise√Īo es impecable, mientras que el gui√≥n est√° lleno de huevos de pascua para los fan√°ticos del cine. Sin embargo, es el elenco el que eleva el nivel del proyecto. Jeremy Pope es una revelaci√≥n para aquellos que no conocen su trabajo en Broadway. Despu√©s de su papel en El asesinato de Gianni Versace, Darren Criss aparece de manera menos prominente, pero sigue siendo encantador. David Corenswet intenta llevar el encanto que lo hizo ganarse a todos en The Politician a un papel demasiado cuadrado.

Es una pena que los personajes femeninos no est√©n tan desarrollados, con la excepci√≥n de Avis (Patti Lupone, siempre con gran presencia en la pantalla), esposa del due√Īo de un gran estudio de cine. Laura Harrier tiene el estilo de una musa de la d√©cada de 1940, pero es sorprendente c√≥mo el espectador puede encontrar m√°s vac√≠o en el viaje de transformaci√≥n de su ‚Äúrival‚ÄĚ Claire Wood (Samara Weaving). Al mismo tiempo, es triste ver el desperdicio de Maude Apatow (una revelaci√≥n de Euphoria), como Henrietta, la esposa de Jack que apenas gana suficiente tiempo frente a la pantalla.

Finalmente, si Joe Mantello y Holland Taylor forman un d√ļo din√°mico, es el personaje de Jim Parsons quien promete causar controversia. Vive la verdadera figura de Henry Wilson, una figura como Harvey Weinstein de su d√©cada, que usa su poder y contactos para abusar de sus clientes. Su int√©rprete incluso logra hacer algo bastante diferente de su cl√°sico Sheldon Cooper, con la ayuda de sus l√≠neas afiladas. Sin embargo, se le presenta como un villano maquiav√©lico muchas veces, y luego trata de hacerlo humano hasta el punto de la redenci√≥n en menos de un episodio.

Hollywood Es claramente una carta de amor para una era clásica, tratando de traer el lado bueno de la modernidad en su esencia, imaginando un mundo mejor. Pero no puede equilibrar las dos caras de la moneda, no importa cuán involucradas sean. Sin embargo, si inspira a una generación a no cometer los mismos errores que sus antepasados, valdrá la pena.

0 Shares