Todas las Noticias en Pel√≠culas, Avances de Pel√≠culas y Rese√Īas.

El devenir de Silicon Valley

Fueron los aficionados quienes hicieron de Silicon Valley el epítome del profesionalismo económico. Así lo sostiene Christophe Lécuyer en un fascinante estudio sobre la naturaleza explosiva del cluster de TI más próspero de la historia.

En un solar soleado y r√ļstico donde tradicionalmente se cultivaban albaricoques y ciruelas, repartida en una superficie de apenas ochenta kil√≥metros cuadrados, bajo el humo de San Francisco, se encuentra una de las mayores maravillas econ√≥micas del siglo XX: Silicon Valley. Cualquiera que suponga que la creaci√≥n de este poderoso complejo industrial en el condado de Santa Clara fue premeditada est√° equivocado.

El historiador estadounidense de nombre francés Christophe Lécuyer demuestra en su extenso estudio de la historia de Silicon Valley que en la práctica mucho dependió del azar, así como de una buena dosis de amateurismo.

País de origen
A finales de la d√©cada de 1920, el √°rea al sur de San Francisco, aproximadamente entre San Mateo y San Jos√©, albergaba no m√°s que unos pocos cientos de ingenieros. La mayor√≠a de ellos hab√≠an encontrado trabajo en peque√Īas empresas de radio. La regi√≥n no conoc√≠a a mucha m√°s gente con un alto nivel educativo. A√ļn as√≠, especialmente despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, Silicon Valley explotar√° en el actual espect√°culo econ√≥mico de innovaci√≥n y tecnolog√≠a.

Seg√ļn L√©cuyer, Silicon Valley s√≥lo pudo florecer porque en cierto momento se produjo una interacci√≥n muy inusual, pero interesante, entre tres tecnolog√≠as y sus respectivos pioneros: los radioaficionados, los especialistas en microondas y los tecn√≥logos de semiconductores.

aficionados
Sólo los radioaficionados eran habitantes nativos del valle. Los otros técnicos sólo se mudaron a Silicon Valley durante o después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, fue la subcultura de radioaficionados la que inicialmente marcó la pauta. Necesitaban mejores tubos de vacío para alcanzar longitudes de onda más altas y cubrir distancias más largas.

Recomendado:  Actualizaci√≥n: Opera est√° incorporando la funcionalidad VPN a sus propias aplicaciones de navegador

Uno de los elementos más importantes del éxito posterior de Silicon Valley no existía en los primeros días: el capital de riesgo. Resulta casi conmovedor leer que Eitel-McCulough, uno de los primeros éxitos del valle, fue fundado en septiembre de 1934 por un agente inmobiliario y un operador de cine. Juntos recaudaron la suma mísera de 2.500 dólares.

Fabricación
Pero, ¬Ņqu√© es lo que realmente hace que Silicon Valley sea Silicon Valley? A esta pregunta ya se han dado numerosas respuestas. Pero seg√ļn L√©cuyer, se trata principalmente de las t√©cnicas de fabricaci√≥n utilizadas, muy atrevidas e innovadoras. Por ejemplo, los ingenieros de Fairchild Semiconductor fueron los primeros en construir circuitos integrados.

Uno que conducir√≠a a una gran actividad econ√≥mica. Making Silicon Valley es un libro fascinante y exhaustivo. Esto no disipa todas las leyendas sobre los chicos brillantes que dise√Īaron tecnolog√≠as asombrosas en sus garajes. Algunas de esas leyendas son ciertas, como el garaje de William Hewlett y David Packard. Pero la verdadera raz√≥n para apreciar este libro es el hecho de que Making Silicon Valley aporta una gran cantidad de conocimientos hist√≥ricos nuevos sobre Silicon Valley.

Christophe L√©cuyer, Making Silicon Valley, Innovation and the Growth of High Tech, 1930-1970, 393 p√°ginas, Editorial MIT Press, ISBN 0262122812, 40,00 ‚ā¨.