El mundo oscuro de Sabrina: revisi√≥n de la temporada 3 ‚Äď Noticias de la serie

La serie de Netflix no apuesta por muchas ramificaciones en la trama y protagonista ‚Äúdiosa ex-machina‚ÄĚ.

Grado: 2.5 / 5.0

sustantivo femenino

Calidad de lo que es dual o doble en naturaleza, sustancia o principio.
[Matemática] Intercambio mutuo de dos tipos de objetos, en una teoría dada; unión e intersección en la teoría de conjuntos.

La dualidad es la consigna para la tercera temporada de Sabrina‚Äôs Dark World. Los a√Īos anteriores de la serie de Netflix siguieron el doble viaje de Sabrina (Kiernan Shipka), dividida entre su vida humana, en la escuela secundaria Baxter, y la bruja, en la Academia de las Artes Ocultas. La nueva temporada agrega otro elemento al caldero: el infierno. La producci√≥n sigue la duplicidad que Sabrina tiene al ser una adolescente ‚Äúcom√ļn‚ÄĚ en el mundo de los humanos, que incluso arriesga sus tiempos como animadora; siendo una bruja, parte de un clan y heredera del trono del inframundo.

La producci√≥n deja en claro que no se puede tener todo en la vida, sin embargo, Sabrina Spellman demuestra que, para ella, no hay l√≠mites. Hija de Lucifer (Luke Cook), posible Reina del Infierno, la adolescente vivida por Kiernan Shipka obtiene todo lo que quiere, incluida la divisi√≥n entre dos universos. Es literalmente ‚ÄúLo mejor de dos mundos‚ÄĚ, al estilo de Hannah Montana.


Si bien esta dicotom√≠a sirve para denotar los pros y los contras de cada realidad con la que la peque√Īa bruja tiene que lidiar, tambi√©n presenta a una protagonista que cambia una vez m√°s de ni√Īa indefensa a una persona ‚Äúdiosa ex-machina‚ÄĚ, poderosa, inmejorable y ‚Äúelegida‚ÄĚ ‚Äú- tanto que raya en lo improbable. Est√° claro que su publicaci√≥n como hija de Lucifer le permite tener poderes inimaginables, y obviamente la joven no est√° lista para ellos. Despu√©s de todo, ella es solo una adolescente que no piensa en las consecuencias de sus acciones y solo quiere tener a sus amigos y novio a su lado. Sin embargo, desde el romance hasta la salvaci√≥n, desde los celos hasta el pozo negro, frente a la duda de qu√© hacer, nada parece ser lo suficientemente dif√≠cil o peligroso para Sabrina, hasta el punto de llevar tranquilamente a sus amigos humanos a una misi√≥n en el Infierno o simplemente abandonar su clan. y su familia a un lado para perseguir una misi√≥n innecesaria contra Caliban (Sam Corlett). Espero que el cuarto a√Īo de la serie, filmado simult√°neamente con el tercero, pueda abordar las consecuencias de las actitudes de Sabrina, en todas las √°reas.


Despu√©s de dos partes El mundo oscuro de Sabrina ya no tienes que preocuparte por explicar el universo del personaje. Todo fluye m√°s naturalmente, a pesar de que se introducen nuevos elementos m√°gicos con cada cap√≠tulo. A partir de donde termin√≥ la segunda temporada, el nuevo a√Īo sigue a Sabrina tratando de rescatar a Nick (Gavin Leatherwood) del infierno, ya que el cuerpo del ni√Īo tambi√©n sirve como prisi√≥n para el padre de la ni√Īa, Lucifer. Al mismo tiempo, Ambrose (Chance Perdomo) y Prudence (Tati Gabrielle) est√°n persiguiendo al padre Blackwood (Richard Coyle); e Hilda (Lucy Davis) y Zelda (Miranda Otto) intentan seguir a la Iglesia de la Noche sin pagar ninguna devoci√≥n a Lucifer.


Mientras tanto, se presentan personajes in√©ditos, cuyas tramas distorsionan la trama principal. Caliban, por ejemplo, parece haber abandonado Riverdale (una serie tambi√©n creada por el showrunner y artista de c√≥mics Roberto Aguirre-Sacasa) para su presentaci√≥n como un joven seductor y ‚Äúvillano‚ÄĚ, y protagoniza, junto a Sabrina, en una misi√≥n impulsada por la avaricia y el chantaje. . Los magos paganos del Parque Itinerante, por otro lado, tuvieron la oportunidad de ser optimizados dentro de la trama como grandes villanos, pero terminaron perdidos en medio de tantos enemigos, y tienen un aire de monoton√≠a con su mezcla de circo y rituales amenazantes que se resolver√≠an antes si los h√©roes hablaran. entre si. El gran problema es con la tercera parte de El mundo oscuro de Sabrina es apostar por muchas ramificaciones de la trama durante la temporada. Hay tanta informaci√≥n mixta que el p√ļblico puede perderse en medio de la trama no desarrollada del a√Īo nuevo; despu√©s de todo, hay cuatro arcos narrativos distintos.

Una cosa es cierta, la serie no tiene miedo de meterse con la sexualidad de sus personajes. Excepto por Sabrina, quien a pesar de dormir junto a su novio semidesnudo, aparentemente todav√≠a no ha tenido relaciones sexuales, lo que eleva el estado de pureza del personaje. Incluso los humanos son depuestos de este nivel y ‚Äúse obligan‚ÄĚ a tener experiencias sexuales para evitar ser sacrificados porque son ‚Äúv√≠rgenes‚ÄĚ. En contraste, los otros magos no pierden el tiempo y protagonizan escenas que son seductoras y mundanas: el gui√≥n elige explorar experiencias con demonios sexuales para la tensi√≥n postraum√°tica de Nick Scratch. Lo m√°s destacado de la temporada sin duda va a Gavin Leatherwood.


Por mucho que estas escenas le den al actor la oportunidad de brillar, el desarrollo de la relaci√≥n de Sabrina y Nick es arrastrado y definitivo, sin esa especia extra. La devoci√≥n de la ni√Īa hacia √©l termina siendo agotadora y el romance entre j√≥venes adultos se convierte en un juego de culpa y una especie de competencia entre los dos personajes, un retrato de una relaci√≥n desgastada. Scratch, por ejemplo, pasa por varios enfoques y Leatherwood se las arregla para ofrecer un gran rendimiento en todas estas iteraciones, incluso cuando juega Lucifer dominando su cuerpo. De hecho, lo m√°s destacado de la temporada es cuando varios actores interpretan personajes que originalmente no eran suyos: Leatherwood y Richard Coyle como Lucifer; Michelle Gomez nuevamente como Lilith y Miss. Wardwell; Coyle como Hilda (Lucy Davis) imitando al padre Blackwood. Es un metalenguaje bienvenido entre tantos elementos sin rumbo.


La dualidad mencionada anteriormente no solo est√° presente en el viaje de Sabrina, que debe elegir (o no) entre tener una vida humana y una vida de bruja. Este elemento tambi√©n marca el desarrollo de varios personajes a lo largo de la trama de la temporada. Lilith, de Michelle G√≥mez, por ejemplo, recorre la delgada l√≠nea entre aliado y enemigo; bondad, maldad o beneficio propio. Lo mismo ocurre con los personajes de Nick y Prudence, quienes en la primera temporada fueron vistos claramente como antagonistas de Sabrina y, despu√©s de una serie de giros, regresaron al estado de ‚Äúsolitarios‚ÄĚ y, por lo tanto, posibles enemigos del clan Spellman.

A pesar de que promete grandes momentos musicales y ofrece solo escenas que recuerdan a The Peppers, el incre√≠ble clip de m√ļsica que puedes ver arriba y un calentamiento para cuando Ross Lynch (quien es un cantante en la vida real) finalmente lanzar√° su voz en la serie, la producci√≥n se fue ser deseado a este respecto. Todav√≠a as√≠, El mundo oscuro de Sabrina logra divertir, al mismo tiempo que profundiza elementos de la mitolog√≠a de los personajes y ofrece una atm√≥sfera esperada de suspenso y misterio que env√≠a el disfraz, o mejor dicho, el t√≠tulo de la serie, con derecho a referencias a Back to the Future.

0 Shares