Todas las Noticias en Películas, Avances de Películas y Reseñas.

Estos días de calor debes tener cuidado con estos aparatos o gastarás mucha más luz

Una de las razones por las que puede aumentar mucho la factura de la luz, es cometer errores en el uso de los dispositivos. Si no tienes en cuenta cómo ahorrar o cómo usar los diferentes modos que tiene un electrodoméstico, es posible que estés gastando más electricidad. Eso, en días calurosos, puede aumentar.

Dispositivos de control en días calurosos

Es clave que tengas un control sobre sus dispositivos. Es fundamental usarlos correctamente, no cometer errores y saber cómo podrías gastar más electricidad o, por el contrario, ahorrar energía. El objetivo es pagar lo mínimo posible en la factura de la luz y evitar despilfarros en los días de calor.

Refrigerador

El frigorífico es uno de esos electrodomésticos que hay que controlar. Es, sin duda, uno de los que más electricidad consume. De hecho, en ocasiones puede representar más del 30% del total de la factura. Motivo más que evidente para intentar buscar la manera de ahorrar cuando lo uses y no estar pagando de más.

Pero, ¿por qué el frigorífico gasta más en los días de mucho calor? La misión de este electrodoméstico es mantener los alimentos en buen estado, a una buena temperatura. Si el la temperatura exterior es muy alta, tendrá que funcionar a mayor potencia. Además, cada vez que abres la puerta, va a entrar aire caliente del exterior.

Justo en ese momento, cuando abras la puerta, es cuando más energía consumirás. Debe poner en marcha el compresor para mantener la temperatura interior. ¿Qué te recomendamos hacer en estos días de calor? El consejo es evitar abrir demasiado la puerta. Ábralo sólo cuando sea imprescindible. Evite dejarlo abierto durante mucho tiempo.

Recomendado:  Herramientas de inteligencia artificial utilizadas por estafadores para hacerse pasar por familiares de las víctimas

Aire acondicionado

Otro electrodoméstico que consumirá más en los días de mucho calor es el aire acondicionado. No solo porque, lógicamente, lo vamos a utilizar más; también porque la temperatura exterior va a ser más alta y tendrás que bajar más grados. No es lo mismo si una habitación está a 28 grados y bajarla a 25, por ejemplo, que si esa misma habitación está a 30 o más.

Un error común es, debido a la calor afuera, poner el aire más frío. Esto provocará un aumento en el consumo. Siempre debes mantener una temperatura adecuada y no confiar en que hace más calor para programar una temperatura demasiado baja o apagar y encender más el aire.

Lo ideal es que en verano la temperatura del aire sea entre 24 y 26 grados para ahorrar. Además, por la noche siempre puedes subir 1 grado más la temperatura que tienes durante el día. No necesitas tenerlo menos. No debes ponerlo a 20 grados, por ejemplo, ya que eso hará que consuma más.

Un problema en los días de calor también es a la hora de ventilar la casa. Si lo haces a destiempo, cuando la temperatura es más alta, eso hará que el aire acondicionado, cuando lo pongas, tenga que trabajar a mayor potencia. Por eso, revisa bien cuando ventiles la casa y evita cometer errores.

En definitiva, como ves, debes controlar estos dispositivos en los días calurosos. El objetivo es consumir menos electricidad. Si utilizas la domótica, podrás gestionar mejor el uso de los electrodomésticos. Eso sí, es importante conectar correctamente los dispositivos y elegir la banda Wi-Fi.

Tabla de Contenido

Recomendado:  Cómo agregar el Administrador de tareas al menú contextual del escritorio