Hijos de la Patria: la familia Bulhosa vuelve más ácida y politizada que nunca en la temporada 2 (primeras impresiones) – Noticias de la serie

Lleno de “memes” y frases de políticos actuales, una serie ambientada en 1930 bien podría establecerse en 2019.


Filhos da Pátria acompañó, en su primera temporada, a una familia de clase media que exploraba el Brasil posindependiente en 1822. El segundo año de producción trae los mismos personajes, esta vez a principios de la década de 1930, durante la Era Vargas. Utilizando y abusando del humor, la producción protagonizada por Fernanda Torres y Alexandre Nero busca demostrar su importancia actual nuevamente, a pesar de estar ambientada en el pasado. EL Amo el cine Vimos el primer episodio de la nueva temporada de la serie Rede Globo, y aquí puedes ver nuestras primeras impresiones.

En la trama del capítulo, la familia Bulhosa y los otros personajes de la serie reaccionan a la llegada de las tropas de Getúlio Vargas a Río de Janeiro, y a la eterna pregunta: “¿fue un golpe o una revolución?” – poner fin a la política de “café con leche” (el acuerdo de los políticos de São Paulo y Minas Gerais) y llevar el “chimarrão” a las tierras de Río de Janeiro.

Coronada con un nuevo atuendo, no solo en el vestuario sino también en los decorados y en una hermosa y colorida apertura, la serie continúa destacando por el humor que transita entre lo refinado y lo arrugador: una comedia precisa y exagerada, que a veces pasa un poco del punto. Sin la necesidad de volver a presentar a los personajes, el texto de Bruno Mazzeo logra dar más profundidad a la trama y ser más ácido, incluida una serie de referencias a la política actual. No se sorprenda por la presencia de bromas sobre macetas, “adiós, cariño” e incluso la ya famosa frase sobre ropa “rosa y azul”.

Fernanda Torres en escena como María Teresa.

Dentro de lo políticamente incorrecto, la producción logra insertar “pinchazos” que afectan a ambos lados del conflicto social y político que se estableció en ese momento y se repite hoy entre los ciudadanos brasileños, especialmente a la derecha conservadora, pero también con algunas menciones a la izquierda . El sesgo sexista defendido por la matriarca María Teresa (Torres) y también por su hijo Geraldinho (Johnny Massaro), por ejemplo, contrasta con las actitudes feministas de la niña de la familia, Catarina (Lara Tremouroux), y con la hermandad con su amiga y ama de llaves. Estúpida, Lucélia (Jessica Ellen).

Las reflexiones son muy actuales, incluso beben de fuentes de “memes” y captan frases de políticos, lo cual es genial para el momento en que vivimos. Sin embargo, pueden hacer que la serie sea anticuada. Hacer los episodios de Hijos de la Patria ¿tendrán supervivencia en el futuro para ser mostrados en repeticiones como A Grande Família o Sai de Baixo?

Geraldinho y Maria Teresa.

Lo más interesante de Hijos de la Patria es que la serie no pretende ser un retrato histórico completamente creíble de Brasil, sino que continúa con el objetivo de generar identificación e incitar a la sensación de que el “ahora se va”. siempre ha sido el lema del brasileño, así como “Brasil no avanza”. Tanto es así que su trama podría suceder en 1822, 1930 o 2019.

Incluso aquellos que no vieron la primera temporada pueden seguir la trama, ya que la serie no funciona como una secuencia directa del año anterior, a pesar de traer los mismos personajes, con una capa más profunda. Es difícil no identificar o reconocer a ninguno de los personajes. Después de todo, es la infame “familia brasileña tradicional”.

Geraldo y Lucélia.

Hay una evolución en la producción, no solo en el texto y en las actuaciones, sino también en la parte cinematográfica, en relación con el primer año. Especialmente en el arco que involucra a Geraldo “recibiendo” a las tropas de Getúlio Vargas en el Palacio Catete, la dirección y fotografía de Hijos de la Patria logra pasar una atmósfera de tensión y urgencia, que termina ganando el aire de “pastelão” con influencias en O Gordo eo Magro, gracias a la actuación de Alexandre Nero.

También es notable la actuación exagerada pero creíble de Fernanda Torres como María Teresa, hablando de barbaridades y creyendo que el mundo gira en torno a su ombligo. Detalle de una escena funeraria hilarante y morbosa que involucra a Torres y Letícia Isnard, que interpreta a Leonor, la hermana de Teresa.

Matheus Nachtergaele como Pacheco en la escena.

Matheus Nachtergaele, a su vez, domina las escenas con sus aires villanos como el corrupto Pacheco, incluso con derecho a una risa escalofriante y malvada. Jessica Ellen y Serjão Loroza que, a su vez, interpretan a la ahijada y el padrino de la serie (ella, empleada de Bulhosa; él es un bailarín de samba que intenta ganarse la vida), no ganaron tanto espacio durante este primer episodio, pero prometen ser un punto central en la construcción de la película. comunidades en Río de Janeiro y la transformación de la samba como ritmo oficial brasileño.

Hijos de la Patria Es un plato lleno de comedia, con humor exagerado pero necesario, lleno de “políticamente correcto e incorrecto”. Ciertamente, un retrato de Brasil en diferentes momentos, cada vez más actual.

La segunda temporada se estrenará el 8 de octubre en Rede Globo. El primer episodio ya está disponible en Globoplay.

0 Shares