Kingsman: The Golden Circle es una de las películas más divertidas de 2017

‚ÄúKingsman: The Golden Circle‚ÄĚ ya se muestra en los cines brasile√Īos.

En 2014, Matthew Vaughn tra√≠do al mundo Kingsman: el servicio secreto, y a pesar de la ignorancia general de ese trabajo en ese momento, las impresionantes escenas de acci√≥n, el encanto brit√°nico de Colin Firth y el atractivo c√≥mico de la pel√≠cula, ganaron muchos admiradores y garantizaron la continuaci√≥n de la franquicia. En ‚ÄúKingsman: el c√≠rculo de oro‚ÄĚ, vemos Eggsy (Taron Egerton), detr√°s de un cartel secreto de drogas, y que, despu√©s de diezmar pr√°cticamente a los Kingsman, necesita la ayuda de sus conciudadanos, Estadista, para realizar tal tarea.

En primer lugar, no hay forma de no saludar a Vaughn en su dirección, siguiendo la línea de la primera característica, nos trae secuencias de acción siempre increíbles y divertidas, con un excelente dinamismo de cámara, haciendo que todo lo que sucede en la escena sea legible. Su tacto para dirigir a los actores y las situaciones cómicas es impecable, y su estilo está impreso en cada detalle, sentimos su mano en esta producción constantemente.

El director tambi√©n firma el gui√≥n junto a Jane Goldman, y a pesar de entregar una historia interesante y con elementos positivos, tambi√©n es donde viven los defectos aqu√≠. Las escenas de comedia est√°n muy bien escritas, funcionan en casi todo momento, el alivio c√≥mico con Elton John es inesperado e impresionantemente funcional, y la excavaci√≥n en Eggsy y sus compa√Īeros brit√°nicos se realiza de la manera correcta.

Los errores se encuentran en las subtramas de la historia. El estadista, aunque bien presentado, despierta el inter√©s p√ļblico, no gana un desarrollo, claramente est√° preparado para la tercera pel√≠cula. La √ļnica excepci√≥n es el personaje de Pedro Pascal, el Agente Whisky, que gana una dualidad. Colin Firth, que regresa de la muerte, regresa de manera inteligente, aprovechando los absurdos comunes del universo, y a pesar de tener un arco interesante, se explora mal en el acto final, lo que caus√≥ que Pascal tambi√©n se perjudicara.

El villano aquí es la empresaria Poppy, interpretada por Juliane Moore. Sus intenciones son plausibles, trayendo un sello político y un reflejo en el medio de la película, así como el personaje de Samuel L. Jackson hizo en la primera película. El problema es que no gana tanto tiempo en pantalla como su predecesor, no crea un compromiso y afecto con la audiencia.

Con un presupuesto de $ 104 millones, Fox no escatim√≥ en contratar al elenco, trayendo grandes nombres. Adem√°s de los ya conocidos. Taron Egerton como Eggsy Mark Strong como Merl√≠n y Colin Firth como Harry, los que se ven geniales otra vez, ‚ÄúEl c√≠rculo de oro‚ÄĚ, trae actores cautivadores al estadista, que llena sus ojos cada vez que entran en escena. Pedro Pascal, ya mencionado, es genial en la pel√≠cula, mostrando consolidarse cada vez m√°s en Hollywood, y Channing Tatum, Jeff Bridges y Halle Berry, no tiene grandes papeles, pero llaman la atenci√≥n, creando expectativas para ver m√°s de sus personajes en la secuela. Por ultimo, Juliane Moore incluso lucha como antagonista, pero no puede cautivar por completo.

En otros t√©rminos t√©cnicos, el Director de Fotograf√≠a (Georgie Richmond) es magn√≠fico, con una ejecuci√≥n de decoupage impecable en todo el largometraje, y el Dise√Īo de Producci√≥n (Darren Gilford) es lo que m√°s llama la atenci√≥n, una vez m√°s brindando un aspecto visual. incre√≠ble para la pel√≠cula en todos los ambientes.

0 Shares