Todas las Noticias en Películas, Avances de Películas y Reseñas.

La realidad aumentada puede aliviar el miedo, el estrés y la ansiedad entre los pacientes quirúrgicos, según muestra un estudio

La integración de la realidad aumentada (RA) en la atención preoperatoria ha surgido como una solución potencial para mitigar el estrés y la ansiedad entre los pacientes quirúrgicos.

Someterse a una cirugía puede provocar una variedad de emociones, a menudo acompañadas de estrés y ansiedad. La perspectiva de someterse a un procedimiento médico, independientemente de su complejidad, puede provocar inquietud y aprensión.

La incertidumbre que rodea a los resultados, la anticipación del proceso quirúrgico en sí y las preocupaciones sobre posibles complicaciones contribuyen a la carga emocional que los pacientes suelen experimentar.

El entorno quirúrgico en sí puede provocar ansiedad. La atmósfera estéril del quirófano, el equipo médico y los procedimientos clínicos pueden evocar una sensación de desapego del entorno habitual.

Y ahora, la integración de la RA en la atención preoperatoria ha surgido como una solución potencial para mitigar el estrés y la ansiedad entre los pacientes quirúrgicos, según una investigación reciente realizada por la Universidad de Miami.

Intervenciones basadas en AR

De acuerdo a Nuevo Atlaseste estudiarque incluyó a 95 pacientes con una edad promedio de 38 años programados para procedimientos ortopédicos electivos, investigó los efectos de las intervenciones basadas en AR para aliviar el estrés relacionado con la cirugía.

El ensayo incorporó dos grupos distintos: un grupo de control, expuesto únicamente a instrucciones quirúrgicas convencionales, y una cohorte experimental, que experimentó un encuentro AR de tres minutos narrado por el cirujano principal además de las instrucciones estándar.

La experiencia de realidad aumentada, facilitada por unos auriculares que combinan entornos de la vida real con elementos aumentados relevantes para el hospital y el proceso quirúrgico, pretende desmitificar el recorrido quirúrgico ofreciendo una visión personalizada e interactiva, abordando eficazmente el “miedo a lo desconocido” que A menudo acompaña a la cirugía.

Recomendado:  Cómo solucionar el error 0x8007112A al mover o eliminar carpetas

En comparación con la realidad virtual (VR), la AR se diferencia en que mejora la realidad existente, permitiendo a los usuarios mantener el control de su experiencia. En la realidad virtual, la vista del usuario es completamente simulada y el entorno está dictado por el entorno virtual.

A lo largo del recorrido quirúrgico de los pacientes, se evaluó el nivel de ansiedad de ambos grupos en cuatro ocasiones: dos antes de la cirugía y dos veces después de la cirugía. Los hallazgos mostraron una reducción notable en los niveles de estrés dentro del grupo AR antes del procedimiento.

Es importante destacar que esta disminución persistió después de la encuesta inicial, lo que indica que el impacto de la preparación preoperatoria basada en AR fue duradero.

Se necesita más exploración

Es fundamental tener en cuenta que esta intervención de RA en particular se diseñó para pacientes sometidos al mismo procedimiento quirúrgico, bajo la dirección del mismo cirujano y dentro del mismo centro médico.

Se requiere una mayor exploración para determinar si la tecnología se puede adaptar eficazmente a diversos entornos individuales o si un enfoque más amplio puede producir resultados comparables de alivio del estrés.

Esta investigación se enmarca en un contexto más amplio de exploración de la utilidad de la realidad aumentada y la realidad virtual en el campo médico, con aplicaciones que van desde la formación médica hasta la terapia psicológica.

En el ámbito de la cirugía, estas tecnologías son prometedoras para minimizar el estrés y optimizar la capacitación, mejorar la planificación de procedimientos y promover la educación del paciente.

Recomendado:  Respaldo criptográfico de influencers: ¿Pueden las celebridades ocultar sus vínculos financieros? Legalidad y otros detalles

Los hallazgos del estudio fueron publicado en la revista JAMA Network Open.

â“’ 2023 . .