Las 20 mejores series de los últimos 20 años, elegidas por AdoroCinema – Temas especiales de la serie

Estas son las producciones de televisión de acción en vivo que han tocado nuestros corazones y mentes desde el año 2000.


El 1 de abril de 2000, exactamente hace 20 años, el Amo el cine Entró en el aire. Aprovechando la ocasión tan especial, reunimos a nuestro equipo para un desafío respetuoso: elegir las mejores series de televisión producidas en los últimos 20 años.

Para llegar al veredicto, se pidió a cada votante que eligiera 50 series que se exhibieron desde abril de 2000, sin ningún orden de preferencia específico. Para nuestro voto, solo tenemos en cuenta los productos acción en vivo y ficticio, es decir, animaciones, documentales y reality shows no fueron considerados. Agregamos los votos y así llegamos a la lista de 20 trabajos que presentamos a continuación.

Está claro que muchas series memorables y dignas de aparecer en la lista terminaron siendo excluidas. Vale la pena señalar que la lista no está en orden de clasificación, sino de fecha de lanzamiento, desde la más antigua hasta la más reciente. También tenga en cuenta que la mitad de los trabajos están en esta página, mientras que el resto está en la página siguiente. Sin más tiempo que perder, aquí están los 20 mejores series de los últimos 20 años, de acuerdo con la Amo el cine.

Y disfruta y también echa un vistazo a nuestra lista de las 20 mejores películas de los últimos años.

Amigos (1994-2004)

Algunos dicen que Friends ha resistido el paso del tiempo y los cambios en generaciones gracias a su disponibilidad constante en los servicios de transmisión. También es cierto que, bajo el ojo más crítico de 2020, la trama sobre el sexteto de amigos que disfrutan de la vida mansa de Nueva York no es exactamente a prueba de tropiezos e incluso sería digna de una u otra “cancelación” en las redes sociales. Pero hay algo en la química entre los personajes y sus rutinas banales que logra generar una conexión real con cualquier tipo de audiencia, por muy distante que estemos de la idealización utópica respaldada por la serie. Si aún hoy evocamos líneas, frases y recuerdos de Ross, Joey, Chandler, Mónica, Phoebe y Rachel, es simplemente porque estas figuras se han vuelto más grandes que el mundo de la ficción, existiendo para siempre en algún lugar cercano a nuestros corazones nostálgicos.
–Pablo Miyazawa

Familia Soprano (1999-2007)

Las historias sobre las familias de los mafiosos han estado en la imaginación popular durante el tiempo suficiente para convertirse en un género por derecho propio. El hecho es que no habría sopranos sin la trilogía del padrino de Francis Ford Coppola, por ejemplo. Y también hay quienes dicen que sin Sopranos, no habría Breaking Bad y sus derivados. Creado por David Chase, The Sopranos (que aquí se convirtió en el más amable Familia soprano) llevó la ambición televisiva a niveles nunca antes imaginados, pateando la puerta a programas más adultos, sinceros y realistas en los años siguientes. Tomando su premisa de nunca brindar soluciones simples o respuestas masticadas en serio, la serie terminó de la manera más directa posible, dejando a la audiencia huérfana y preguntándose qué demonios pasó. Y debemos alabar a Tony Soprano (el difunto James Gandolfini), el mafioso con ataques de pánico que hemos aprendido a amar y temer en la misma proporción.
–Pablo Miyazawa

La gran familia (2001-2014)

Hay quienes dicen que The Great Family es la serie brasileña más típica jamás realizada en la historia del drama televisivo. Por mucho que sea imposible hacer que esta afirmación sea tan categórica, la longevidad del trabajo es suficiente para comenzar a comprender el tamaño de su fenómeno. Durante 13 años en el aire, la historia de la Familia Silva en la Zona Norte de Río fue responsable de establecer fuertes paralelos con cualquier vida cotidiana de la clase media. Quizás la capacidad de pasar una década entregando diferentes narrativas al público en la televisión abierta proviene de nuestra propia fuente inagotable de narración familiar. Después de todo, ¿quién nunca se sentó para la cena de Navidad y terminó pasando la noche compartiendo las “historias” que han ocurrido a lo largo de los años? Ya sea con el icónico Agostinho, el metódico Lineu o la encantadora Dona Nenê, A Grande Família hizo honor a su nombre y se reflejó en la vida de sus espectadores, marcando el imaginario social de quienes los acompañaron durante tanto tiempo.
–Ygor Palopoli

Las normales (2001-2003)

No hay forma de hablar sobre exitosas series brasileñas sin mencionar el histórico Os Normais. ¿Quién no recuerda la relación problemática e hilarante entre Rui (Luiz Fernando Guimarães) y Vani (Fernanda Torres)? Mezclando elementos de televisión, cine y publicidad, incluido el metalenguaje típico de las comedias de situación norteamericanas, el programa de humor que se muestra en Rede Globo se ha convertido en una referencia sobre cómo retratar la vida cotidiana brasileña de una manera original. Así, la trama sobre una pareja típica de los años treinta de la clase media logró penetrar los elementos más sutiles, como la paranoia, la manía y los prejuicios, generando una identificación inmediata con el público. Exhibida entre 2001 y 2003, la producción también tiene méritos por ser una de las obras más memorables de la fallecida y multifacética Fernanda Young.
–Victoria Pratini

Perdido (2004-2010)

¿Cómo podemos hablar de Lost sin mencionar sus innumerables giros de trama, pistas falsas y de ida y vuelta en el tiempo? ¿Cómo no temblar cuando recordamos las frases “Kate, tenemos que regresar” o “Este no es el bote de Penny”, o la secuencia inexplicable de números presentada por Desmond – 4, 8, 15, 16, 23 y 42? La serie creada por JJ Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber revolucionó la forma de contar historias misteriosas en la pantalla chica e incluso hoy provoca discusiones sobre su controvertido final (¡nos encanta!). Centrándose en los temas profundos y sobrenaturales, gracias al desarrollo detallado de cada personaje que fue o no fue parte del accidente de vuelo Oceanic 815, Lost tomó varias formas y pasó por tantos altibajos en seis temporadas, pero nunca perdiendo la esencia enigmática que la ha hecho tan querida desde su episodio piloto histórico.
–Barbara Demerov

La oficina de Estados Unidos (2005-2013)

Superando el tabú de ser una versión “enlatada” de un original impecable (la aclamada serie británica creada por Ricky Gervais), la Oficina de América del Norte superó su fuente de inspiración en factores como el alcance y la longevidad, pero también brilló con un estilo particular. de humor que aprovechó el inquebrantable carisma de su elenco. Es una colección de personajes variados y trágicos, pero ninguno más deplorable que Michael Scott, el “mejor y peor jefe del mundo”, creado por Steve Carell, siempre perdido en la gestión de la aburrida oficina de la fábrica de papel Dunder. Mifflin Sobre todo, The Office US se ha vuelto más eterno que otras comedias de estilo falso documental porque lleva alma en medio de la vergüenza, lo que nos ayuda a reír con menos culpa frente a la miseria humana.
–Pablo Miyazawa

Mad Men (2007-2015)

Incluso cinco años después de su sorprendente final, Mad Men continúa haciendo eco en los corazones de aquellos que la han acompañado devotamente. Pocas series han tratado el glamour y la seducción de manera tan natural e irresistible, sin depender de clichés u ofrecer respuestas que cualquiera pueda entender de inmediato. Durante ocho temporadas, seguimos la decimosexta trayectoria de Don Draper (Jon Hamm), un ejemplo de un publicista exitoso, vendedor perfecto de sueños e ilusiones, pero amargado por profundas crisis existencialistas que fueron más allá de lo que vimos bajo su hermoso empaque. Una serie con temas para adultos que no necesariamente involucra crimen o violencia sigue siendo una rareza hasta el día de hoy, y Mad Men nos sorprende más cuando nos damos cuenta de que la serie nunca contó con una sinopsis clara que podría definirse en dos líneas.
–Pablo Miyazawa

Breaking Bad (2008-2013)

Cuando Breaking Bad debutó en la pequeña pantalla hace 12 años, ni su creador Vince Gilligan ni los fanáticos imaginaron que la producción se convertiría en un fenómeno mundial. Sin embargo, la serie protagonizada por Bryan Cranston presentó a Walter White como un protagonista convencional y súper identificable, un profesor de química con cáncer terminal, que terminó corrompiéndose y convirtiéndose en un criminal seducido por el poder. Durante cinco temporadas, seguimos escenas que nos dejaron a veces sorprendidos, a veces incómodos y siempre sin aliento. Parte relevante de la llamada “Tercera Edad de Oro” de la televisión estadounidense y ganador de 16 estatuillas Emmy, Breaking Bad será inmortalizado por sus guiones impecables, actuaciones increíbles y episodios icónicos y memorables, como “The Fly” y “Ozymandias”.
–Victoria Pratini

Juego de tronos (2011-2019)

Nunca ha habido algo como Game of Thrones en la televisión, y esto no se trata solo de la gran cantidad de violencia, sexo y traición de cada episodio, sino también de su profundo impacto mucho más allá de las pantallas. Domingo tras domingo, la audiencia siguió cada capítulo largo y agotador con un ojo en la pantalla y el otro en las redes sociales, como participantes apasionados en una guerra que no les pertenecía. GoT fue un fenómeno mediático que se extendió más allá de Westeros porque rompió los clichés del género (“no es solo una serie medieval”, los fanáticos trataron de explicar) e hizo que los personajes y las familias fueran más grandes que la vida, dignos de amor y amor incondicional. Odio mortal. Claro, había dragones, brujas, peleas de espadas y considerable pompa real y circunstancias, pero el drama de las relaciones humanas y la política detrás de escena resultó ser deliciosamente irresistible, todo derivado del trabajo impecable de George RR Martin, quien, Irónicamente, aún no ha terminado de escribir.
–Pablo Miyazawa

Black Mirror (2011-presente)

La serie británica de historias fantásticas depende de situaciones distópicas que esperamos nunca sucedan en la vida real, pero que cada vez parecen más posibles. Es irónico que cada ocasión impactante en la vida real evoca la máxima “esto es muy Black Mirror”, sin darse cuenta de que es la realidad la que ha estado ofreciendo más y más combustible para las tramas de ficción. El creador Charlie Brooker es un valiente narrador de historias que no rehuye tocar nuestros miedos más profundos cuando se trata del oscuro futuro reservado para las generaciones futuras. Cada episodio es totalmente diferente del otro y, sin embargo, todos parecen parte de la misma premisa: que no importa en qué dirección nos dirigimos, mañana promete ser peor, incluso si se presenta mejor.
–Pablo Miyazawa

Continúa en la página siguiente: Las 20 mejores series de los últimos 20 años, elegidas por AdoroCinema.

0 Shares