Legalidad: pel√≠cula sobre intento de golpe militar en Brasil ‚Äúno es imparcial‚ÄĚ, dice director ‚Äď Not√≠cias de cinema

Con elementos de un thriller romántico, el drama político se remonta a las trayectorias de políticos como Jango, Brizola y Che Guevara.


Un ‚Äúdrama pol√≠tico realista con elementos de un thriller rom√°ntico de ficci√≥n‚ÄĚ es una de las posibles definiciones de la pel√≠cula Legalidad, que se estren√≥ en los cines el jueves pasado (12). Pero un detalle que deber√≠a llamar la atenci√≥n del p√ļblico es la inc√≥moda similitud entre los temas hist√≥ricos presentados en la pantalla y el reciente contexto brasile√Īo.

Ambientada en Porto Alegre en 1961, la pel√≠cula del director Zeca Brito narra la trayectoria del movimiento pol√≠tico-social ‚ÄúLegalidade‚ÄĚ, que busc√≥ materializar la toma de posesi√≥n del presidente Jo√£o Goulart, ‚ÄúJango‚ÄĚ, en medio de presiones de los sectores militares. quien grit√≥ por un impedimento: Goulart era entonces diputado de J√Ęnio Quadros, quien hab√≠a renunciado a su cargo. En medio de las turbulencias, se forma un tri√°ngulo amoroso entre Cec√≠lia (Cleo Pires) y los hermanos Luis Carlos (Fernando Alves Pinto) y Tonho (Jos√© Henrique Ligabue).

‚ÄúDe hecho, Legalidade fue un ‚Äėcontragolpe‚Äô, un movimiento que evit√≥ que la dictadura que comenz√≥ en 1964 ocurriera en 1961‚ÄĚ, explica Brito a Amo el cine. Impulsado por discursos transmitidos por radio por Leonel Brizola, entonces gobernador de Rio Grande do Sul y cu√Īado de Jango, Legalidade estaba ganando impulso con la poblaci√≥n brasile√Īa, lo que comenz√≥ un levantamiento contra los intereses del Ej√©rcito. Vale la pena mencionar que, tres a√Īos despu√©s, un golpe militar elimin√≥ a Goulart del poder.

Comprometidos a ser fieles a los hechos tanto en la est√©tica como en el habla, Legalidad Da gran importancia a la actuaci√≥n de Leonardo Machado como la joven y carism√°tica Brizola, creadora del movimiento que bautiza la pel√≠cula. Fue el √ļltimo trabajo cinematogr√°fico de Machado, que muri√≥ de c√°ncer en septiembre de 2018.

‚ÄúFue un actor muy generoso. Es un regalo que nos da en la pantalla, una de sus grandes interpretaciones‚ÄĚ, dice Brito, sobre el fallecido actor de Rio Grande do Sul. ‚ÄúA diferencia de los otros personajes, en los que probamos a varios actores, Leonardo lleg√≥ con el personaje listo, en un traje, con un bigote y el pelo peinado hacia atr√°s, y dijo: ‚ÄėVine aqu√≠ para obtener mi copia del gui√≥n‚Äô. vi la pel√≠cula, muri√≥ antes de que estuviera lista ‚Äú.

La productora Luciana Tomasi interrumpe: ‚ÄúSolo un peque√Īo detalle para no equivocarse: vio la pel√≠cula, antes de morir. Hicimos una sesi√≥n para √©l‚ÄĚ.

‚ÄúPero no con la finalizaci√≥n del sonido, la banda sonora, el doblaje que faltaba ‚Ķ No pod√≠a ir al estreno, no pod√≠a sentir al p√ļblico‚ÄĚ, justifica Brito.

Leonardo Machado como Leonel Brizola. (Divulgar)

Otras figuras hist√≥ricas muestran sus caras adem√°s de Brizola (tambi√©n interpretada en la vejez por Sapiran Brito, el padre de Zeca), como los presidentes J√Ęnio y Jango y el l√≠der revolucionario argentino Che Guevara. Pero quienes terminan con m√°s tiempo frente a la pantalla son los personajes de ficci√≥n como Luis Carlos, interpretado por Fernando Alves Pinto, inspirado en personalidades reales como la antrop√≥loga Darcy Ribeiro y la guerrilla Carlos Ara√ļjo, ex esposo de Dilma Rousseff.

‚ÄúLa pel√≠cula instiga a la persona a querer saber qu√© sucedi√≥. Nuestra trayectoria es tan rica, tiene tanta historia legal que no sabemos‚ÄĚ, dice Fernando. ‚ÄúLa importancia de ver el cine nacional es que podamos vernos a nosotros mismos, ver los errores y √©xitos y poder crecer a partir de ah√≠‚ÄĚ.

‚ÄúNuestro punto de partida fue explicar qu√© era realmente Legalidade. Luego, popularizamos esta historia con elementos narrativos de la cultura de masas‚ÄĚ, agrega Brito, justificando la trama rom√°ntica que involucra el contexto real. ‚ÄúNo quer√≠amos hacer un documental hist√≥rico. Es una ficci√≥n. Los elementos se lanzan en la pel√≠cula para que la persona salga del cine y vaya a buscar un libro de historia‚ÄĚ.

Fernando Alves Pinto y Cléo Pires, en Legalidad. (Divulgar)

Pero fue invirtiendo fuertemente en lealtad hist√≥rica que Legalidad se gan√≥ el m√©rito de sonar pol√≠ticamente comprometido y contempor√°neo, a√ļn m√°s con el uso de la palabra ‚Äúgolpe‚ÄĚ en varios momentos de la narraci√≥n. Aunque la producci√≥n de la pel√≠cula comenz√≥ hace casi una d√©cada, Brito no niega la relaci√≥n entre los hechos retratados y los recientes acontecimientos de la pol√≠tica brasile√Īa.

‚ÄúLa cuesti√≥n de que la legalidad sea contempor√°nea no es un m√©rito de la pel√≠cula, sino de la realidad‚ÄĚ, dice el director. ‚ÄúLa pel√≠cula est√° completamente dirigida al pasado. Si hoy la realidad coquetea con el pasado autoritario y antidemocr√°tico, este es un s√≠ntoma de una enfermedad social en la que vivimos, y no de la pel√≠cula‚ÄĚ.

‚ÄúEs una pel√≠cula que no es imparcial‚ÄĚ, decreta, ‚Äúy tiene una visi√≥n clara de la historia. Porque no creo en el arte imparcial‚ÄĚ.

0 Shares