Nadie est√° mirando: Revisi√≥n de la temporada 1 ‚Äď Noticias de la serie

La vida no es aleatoria por casualidad.

NOTA: 4.0 / 5.0

Hay personas que siguen las reglas, y hay personas que cambian el mundo.

Siendo un poco más simplista y haciendo caso omiso de la segunda parte del eslogan anterior, romperé una de las reglas estandarizadas y no escritas de la crítica, si es que existen, para informar uno de los primeros recuerdos que recordé cuando vi los primeros minutos de Nadie Tá Olhando, la nueva serie de comedia de Netflix, dirigida por Daniel Rezende.

Recuerdo bien el primer contacto que tuve con un trabajo que retrataba nuestra realidad etnocéntrica y dogmática a través de narraciones ambientadas parcialmente fuera de nuestro mundo: La increíble guía del autoestopista de la galaxia de Douglas Adams.

En ese momento, el protagonista Arthur Dent descubri√≥ que su casa ser√≠a demolida solo cuando not√≥ una ola de tractores que se dirig√≠an a su hogar. Sin embargo, el proyecto de construcci√≥n hab√≠a estado ‚Äúdisponible‚ÄĚ en el Departamento de Obras durante nueve meses. Al mismo tiempo, todos los terranos sab√≠an que ser√≠an completamente eliminados por vogons solo cuando descend√≠an los cielos en sus inmensas naves. Para justificarse, los extraterrestres declararon que la orden de demolici√≥n estuvo en exhibici√≥n en el departamento de planificaci√≥n local en Alfa de Centauro durante los √ļltimos 50 a√Īos.

La conclusi√≥n que sacamos de este pre√°mbulo pr√°cticamente innecesario es la siguiente: la burocracia es sintom√°tica de absolutamente cualquier ser vivo (o muerto) en el universo. Nadie esta mirando, los eventos no escapan a esta regla. La trama de la serie comienza desde el momento en que Ulises (Victor Lamoglia) se genera como un nuevo √Āngelus: un ser supuestamente divino cuyo prop√≥sito es proteger a los humanos de los m√°s variados tipos de accidentes.


Si bien el inspector Fred (Augusto Madeira) presenta formalmente a Uli en el sistema de operaciones, es posible ver c√≥mo el lugar tiene una rutina muy similar a la de un notario, por ejemplo. Los humanos operan procesos sin mucha necesidad y complican lo que deber√≠a parecer f√°cil. Con los √Āngeles (Angelus, en realidad) esto no ser√≠a muy diferente. La trama comienza a tomar forma cuando el personaje principal est√° indebidamente involucrado con la humana Miriam (K√©fera Buchmann) y va en busca del Jefe para obtener satisfacci√≥n. Sin embargo, √©l encuentra que ‚Ķ bueno, Nadie esta mirando.

El primer efecto comparativo interesante para nuestra propia humanidad se produce cuando Uli es presentado a las cuatro reglas que nunca deben romperse (si es así, el delincuente está obligado a ver la película City of Angels, con Nicolas Cage, por el resto de la eternidad).

1. Cumplir con la agenda.
2. No se parezca a los humanos.
3. No proteja a los humanos fuera de la Agenda.
4. Nunca entre a la oficina del jefe.

Siguiendo un arquetipo b√°sico de novato interrogador, Ulises ya deja claro en el primer episodio que no es como el otro √Āngelus. Al formular preguntas que van desde las dudas m√°s b√°sicas hasta las mayores reflexiones posibles, el personaje es el hilo existencialista del debate que la serie a menudo propone de manera sutil. La comparaci√≥n con The Good Place es inevitable, sin embargo, aqu√≠ el texto firmado por Mariana Trench con la ayuda de Mariana Zatz, y eventualmente el propio Daniel, mezcla la comedia con un aire casi nihilista, en transici√≥n entre el humor y el drama. una aleta de alas (¬Ņlo entiendes?)

Y, dado que estamos hablando del texto, vale la pena mencionar c√≥mo se destacan algunas l√≠neas de di√°logo en medio de ciertas situaciones. Los empujones realizados por el √Āngelus sobre c√≥mo ha cambiado la humanidad desde su concepci√≥n, hace unos ocho mil a√Īos, est√°n muy bien desarrollados. Desde el surgimiento de la astrolog√≠a como tendencia, hasta los charlatanes y entrenadores religiosos, la serie critica sin perder la ligereza de su tema o terminar volvi√©ndose m√°s agresiva de lo que permite su tono.


Sin embargo, aqu√≠ no se hacen cr√≠ticas unilaterales, y este es quiz√°s su mayor m√©rito. Incluso el personaje fan√°tico de los signos, que son ‚Äúobjetivos f√°ciles‚ÄĚ debido a su falta de pruebas cient√≠ficas, tiene argumentos tangibles que siguen el camino opuesto al discurso contra la astrolog√≠a. Uli, por ejemplo, est√° en contra del estudio de las cartas de nacimiento, pero tambi√©n est√° atado a sus propios sistemas y creencias, que no abandona bajo ninguna circunstancia.

Con respecto a las interacciones entre los protagonistas, hubo una agradable sorpresa al darse cuenta de que, lo que suele ser el punto de mayor debate en las producciones nacionales, las actuaciones pl√°sticas y, en algunos casos, enyesadas, de forma poco natural, aqu√≠ casi se cura por completar. Junto a Lamoglia est√°n J√ļlia Rabello y Danilo de Moura en los papeles de Greta y Chun, el √Āngelus seleccionado para supervisar a Uli durante todo su aprendizaje. De diferentes maneras, los dos entran en sus propios ciclos de evoluci√≥n y desarrollo sin necesariamente quedar fuera para que la narraci√≥n principal pueda avanzar. Al estar completamente opuestos entre s√≠, la qu√≠mica funciona especialmente bien para mostrarles c√≥mo lidiar con la nueva idea de ‚Äúmundo sin reglas‚ÄĚ desde perspectivas muy diferentes.

Sin embargo, algunos chistes terminan siendo f√°cilmente telegrafiados, especialmente con temas que se desgastan por el uso recurrente, como la astrolog√≠a, que incluso gana un episodio completo de prominencia. Quiz√°s la pregunta sobre la que se trabajar√° en la pr√≥xima temporada posible puede ser precisamente en la eficiencia para equilibrar algunos juegos de palabras t√≠picos brasile√Īos excelentes (√©nfasis en el uso de la canci√≥n Inmortal, del d√ļo Sandy y J√ļnior) con an√©cdotas m√°s universales. Entre las peque√Īas advertencias que terminan haciendo imposible una calificaci√≥n m√°s alta, tambi√©n vale la pena mencionar algunas decisiones tomadas por los personajes que, aunque son un poco consistentes con sus personalidades, claramente se pusieron all√≠ solo para justificar la existencia de ciertos conflictos.

Es legal abrir un par√©ntesis para hablar r√°pidamente sobre las autorreferencias de la administraci√≥n extremadamente competente de Daniel Rezende. Sus dos largometrajes (Bingo: O Rei das Manh√£s y Turma da M√īnica ‚Äď La√ßos) tienen sutiles y divertidos huevos de pascua en toda la trama, que est√° directamente relacionado con el estilo propio y autor que ha creado para sus obras. . Naturalmente encajando en las escenas, incluso el canal personal de YouTube de Victor Lamoglia est√° referenciado con algunas de sus fantas√≠as de bricolaje.


Lamoglia, quien incluso asegura el papel que requiere ciertas dosis de inocencia y ambig√ľedad. En realidad, todo el grupo de protagonistas y actores secundarios encaja como un guante para sus respectivos personajes. Augusto Madeira cumple con el peso del antagonista enga√Īado por el sistema, mientras que K√©fera realiza la tarea de sintetizar correctamente a los humanos contempor√°neos en su mejor forma. Tambi√©n hay espacio para que Leandro Ramos (Sandro) sirva como uno de los principales relevos c√≥micos.

Quiz√°s una de las secuencias que mejor resume la idea detr√°s Nadie esta mirando sea ‚Äč‚Äčdonde Uli, en un intento de distraer a Fred, comience a enviar piezas al azar al supervisor, como tornillos y clavos. Fred, al estar extremadamente apegado al dogma de adorar al legendario s√≠mbolo de autoridad, comienza a pensar que, de hecho, est√° recibiendo mensajes divinos del ‚ÄúJefe‚ÄĚ, por lo que act√ļa completamente tergiversado de lo que realmente significa: absolutamente nada.

Nadie esta mirando deja la escena en su primera temporada como un gancho importante para una segunda temporada pero, al igual que el ya igualado El buen lugar, necesitará algunos malabarismos para evitar caer en la repetición de la fórmula original. Contrariamente a la propia oración de Uli, que incluso da espacio al subtítulo de este artículo, incluso se puede programar un evento ocasional.

La vida es aleatoria por casualidad.

0 Shares