Revisión | 22 de julio (Netflix Original)

Una exploración absorbente y estimulante de cómo los individuos y la sociedad intentan reconstruirse después del terrorismo. 22 de Julio evita el sensacionalismo en su retrato de los devastadores ataques de 2011 en Noruega que dejaron 77 muertos.

Como el tuyo Unidos 93 y el capitan Phillips, el cineasta Paul Greengrass tomó una historia verdadera y aterradora, sugiriendo que la respuesta de una comunidad al terror puede ser tan crítica para la democracia como los ataques en sí.

La nueva producci√≥n de Netflix comenz√≥ a transmitirse en la plataforma hoy (04). La conciencia p√ļblica sobre los ataques de 2011, que tambi√©n se dramatizaron en el Festival de Cine de Berl√≠n, se divide en dos lados.

Algunos espectadores tenían curiosidad por ver cómo Césped verde Se ocupó de la situación, mientras que otros decidieron que no querían soportar un tema tan desagradable.

El retrato realista y despojado de Greengrass le da a la película una universalidad urgente

Con unos 150 minutos, 22 de Julio Dedica sus primeros 30 minutos a los ataques coordinados que golpearon el centro de Oslo. Como un campamento de verano para adolescentes en la isla de Ut√łya.

El responsable es Anders Behring Breivik (Mentira de Anders Danielsen), un fan√°tico de derecha. √Čl cree que est√° librando una guerra para poner fin al aumento de la inmigraci√≥n en Noruega. Esto mientras preparas cuidadosamente tus ataques.

Despu√©s de ser arrestado, la pel√≠cula cambia a dos temas narrativos separados: el abogado Geir Lippestad (Jon √ėigarden) defiende al terrorista desafiante en su pr√≥xima demanda, mientras Viljar (Jonas Strand Gravli), un estudiante prometedor, se somete a una dolorosa fisioterapia despu√©s de apenas sobrevivir a la masacre de la isla.

Es una triste realidad de la vida moderna que 22 de Julio exuda con familiaridad aterradora. Césped verde a menudo trabaja en documentales dramáticos, pero la sombría presentación de los asesinatos a sangre fría de Breivik (con coches bomba y pistolas) hace eco de muchas representaciones de la vida real (y cinemáticas).

Además, el genial drama de la película llama la atención sobre un retrato realista y despojado. Podemos ver una universalidad urgente que subraya el hecho de que el extremismo se ha convertido en un problema global compartido.

El 22 de julio muestra que los desafíos de combatir el terrorismo son los mismos, sin importar dónde ocurran.

Césped verde recrea económicamente el plan diabólico de Breivik, y el ataque del terrorista en la isla se trata con delicadeza, sin disminuir la violenta carnicería que causó este asesino.

Gravli trae un sentimiento real a su papel tan profundamente sacudido Viljar. El pobre hombre comienza a vivir atormentado por su experiencia cercana a la muerte. Esta subtrama ocasionalmente se convierte en un cliché melodramático. Pero la historia de Viljar les da a las víctimas del terrorismo un rostro humano, ilustrando las persistentes heridas psicológicas que no sanan.

Y √ėigarden juega de manera excelente a un hombre que desprecia a su cliente, pero sabe que debe darle una defensa adecuada. En parte porque Lippestad necesito creer eso Breivik no pudo derrocar el estado de derecho.

22 de Julio ofrece vislumbres de esperanza que deben sobrevivir. La creencia en la humanidad, la libertad y la decencia moral prevalecer√°n. Eso es justo en medio de terribles actos de terror en todo el mundo.

Pero C√©sped verde √©l cierra su pel√≠cula con una nota supremamente verdadera. ‚ÄúEstos son tiempos dif√≠ciles‚ÄĚ. El poder de la producci√≥n proviene de su reconocimiento de que esos tiempos siempre pueden estar con nosotros. Estos son los tiempos que constantemente prueban nuestra determinaci√≥n frente a tanto mal.

, ‚ÄúSeguir‚ÄĚ


0 Shares