Revisión | Adú (Netflix original)


Adú es una película dramática española, dirigida por Salvador Calvo, escrito por Alejandro Hernández y protagonista Moustapha Oumarou, Luis Tosar, Álvaro Cervantes, Anna Castillo y Adam Nourou. Debutó en Netflix el 30 de junio y tiene una calificación de 12 años.

Trama

Adú cuenta tres historias diferentes: la primera y más importante es la del protagonista que lleva el nombre de la película, Adú, un niño pequeño que, después de presenciar dos asesinatos, junto con su hermana mayor, necesita huir de su país. Otro complot que seguimos es el de Mateo, un oficial de policía que se siente culpable por encubrir el asesinato de su compañero de trabajo. Y finalmente, conocimos a Gonzalo, un español que trabaja en una ONG de elefantes en África y, además de muchos problemas con los guardias locales, todavía necesita resolverse con su hija, que acaba de llegar de España.

Elenco y Personajes

El elenco fue bien elegido y es uno de los puntos fuertes de la película. Adú (Moustapha Oumarou), sin duda, es lo más destacado. Con un carisma innegable y un talento increíble para una edad tan joven, lo hace muy bien en cada escena. El actor no se gana a la audiencia solo con su ternura: Oumarou va más allá y logra hacer un gran trabajo. Es cierto, convincente y emocional. Adú es un niño pobre, que ve que su vida empeora y cambia dramáticamente después de presenciar dos asesinatos. Junto con su hermana y más tarde un nuevo amigo, él trata de abandonar el país para sobrevivir. En un viaje emocional, sufre hambre, sed y frío, pero encuentra en su amistad con Massar la esperanza de continuar y buscar una vida mejor. Juntos, intentan, como muchos otros, cruzar la frontera hacia España.

Massar (Adam Nourou) se encuentra con Adú en una estación de policía y juntos huyen de la policía y comienzan una aventura para llegar a España. Massar es un niño valiente que cuida a Adú y lo protege. Nourou hace un buen trabajo Su rendimiento es convincente y química con Oumarou Es innegable, los dos se llevan muy bien en la escena. La amistad construida entre los personajes es muy hermosa y verdadera.

Mátalo (Álvaro Cervantes) es un oficial de policía español que se encarga de la frontera entre Marruecos y España. Una noche, en un intento por contener a varios inmigrantes que intentan atravesar la cerca, uno de sus colegas golpea la cabeza de un hombre y lo mata. El caso termina en la corte y Mateo se siente culpable, sin saber si entregar al asesino o no. A pesar de no tener mucho protagonismo en la película, Cervantes hace un buen trabajo y muestra veracidad como un policía amargado y arrepentido.

Gonzalo (Luis Tosar) se mudó de España a Camerún y cuida a varios elefantes, en una reserva forestal. Con un temperamento difícil, no se lleva bien con los guardias locales o los habitantes. Su relación con su hija tampoco es buena, aunque intentan resolverse. Tosar hace un gran trabajo y su desempeño es convincente. Sandra (Anna Castillo) acaba de llegar de España para pasar tiempo con su padre. Es una niña amargada, con varios problemas, incluidas las drogas. Él culpa a su padre por dejarla sola con su madre cuando era niña, y no tiene una buena relación con él. Castillo hace un buen trabajo y construye un personaje interesante. Ella y Tosar trabajan bien juntos y la relación entre padre e hija es cierta.

Dirección y fotografía

La dirección de Salvador Calvo Es seguro y muy bueno. a pesar de Adú No será una gran película, su dirección es uno de los puntos fuertes. La narrativa del trabajo es otro punto culminante: es fluido, muy dinámico y atrae al espectador en todo momento. A pesar de tener estas tres tramas diferentes para acompañar, no está perdida ni confundida. Lo más destacado negativo va al guión: desafortunadamente, Hernández no fue muy feliz en su construcción. Las tramas de Gonzalo, Sandra y Mateo parecen ser desechables, sin agregar nada a la historia central. La trama de la policía, a pesar del buen trabajo de Cervantes, es muy superficial y poco trabajado. No se sabe cómo se llevaron a cabo las investigaciones, no hay explicaciones, solo unas pocas palabras y un juicio. Nada más.

La trama de Gonzalo y Sandra es más elaborada y el guión logra mostrar bien la relación entre ellos. A pesar de esto, la sensación es que no hay relación con el resto de la película y que fue solo para “rellenar salchichas”. La fotografía es un punto culminante positivo: en muchas escenas, logra enfatizar aún más la emoción, la agonía y la tensión presentes. La escena del mar es una de las más impresionantes: es muy tensa y de una verdad impresionante.

Escenografía y diseño de vestuario

La mayoría de las escenas tienen lugar en las calles de varias ciudades africanas. Algunos suceden en España y, también, en la casa de Gonzalo. Los trajes son bastante diversos: muchos uniformes (guardias y policías), ropa fría y abrigada. Los trajes de Massar y Adú siempre están rotos y sucios.

Adú Es una película muy hermosa, con una fotografía bien hecha y grandes actuaciones. A pesar de esto, no se enfoca en el tema central de la función: la inmigración. El script débil no lo trata con la importancia que realmente debería y el tema es superficial. Adú logra emocionar, arrestar y entretener, pero esto se debe principalmente a la brillantez de Moustapha Oumarou quien, incluso cuando es pequeño, se las arregla para destacar y robar el espectáculo.

¿Y tu? ¿Qué te pareció la película? ¡Deje su comentario!

Suscríbase a nuestro canal

Siga a Entretener también en Google Noticias, HAGA CLIC AQUÍ y luego presione “Seguir”

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 Shares