Revisión | El destino de una nación

Sinopsis: Winston Churchill (Gary Oldman) est√° a punto de enfrentar uno de sus mayores desaf√≠os: asumir el cargo de Primer Ministro de Gran Breta√Īa. Al mismo tiempo, comienza a coser un tratado de paz con la Alemania nazi que podr√≠a significar el final de a√Īos de conflicto.

La película, que sigue al primer ministro inglés Winston Churchill desde su toma de posesión hasta la retirada de los soldados de Dunkerque, tiene su principal activo en su protagonista y en la actuación de Gary Oldman, quien logra brillar y dominar cualquier escena en la que se encuentre, incluso si a menudo sin líneas, el lenguaje corporal, los gestos y las miradas de Oldman dicen mucho, y muestran la razón de su favoritismo por Oscar.

La pel√≠cula excede t√©cnicamente la creaci√≥n de Gran Breta√Īa en la d√©cada de 1940, con un dise√Īo de producci√≥n extremadamente cuidadoso y una fotograf√≠a impresionante, la pel√≠cula logra traer dinamismo, principalmente debido a los planos largos y los movimientos r√°pidos, lo que permite que la trama densa no se convierta mon√≥tono y capta la atenci√≥n del p√ļblico, con √©nfasis en el uso cuidadoso de los puntos de luz y contra la luz, que expresan un cuidado y preocupaci√≥n por la est√©tica, haciendo que las habitaciones y los palacios sean grises y ‚Äúmuertos‚ÄĚ en ambientes vivos y memorables.

La banda sonora excede al expresar un tono, casi √©pico, a los discursos y momentos importantes de la trayectoria de Churchill, as√≠ como al gui√≥n que muy bien logra hacer que los discursos de Winston, casi siempre, sean inolvidables. Sin embargo, la pel√≠cula es llevada por la actuaci√≥n de Oldman y cuando no est√° en la escena, pierde gran parte de su fuerza y ‚Äč‚Äčvivacidad, con personajes poco explorados y actores subutilizados, generando un problema de ritmo en la pel√≠cula, considerando que la pel√≠cula Est√° lleno de momentos memorables alternados por momentos mon√≥tonos y poco interesantes.

Por lo tanto, ‚ÄúEl destino de una naci√≥n‚ÄĚ, tiene una de las actuaciones m√°s memorables del a√Īo, con Gary Oldman en los zapatos de Winston Churchill, y muestra un lado poco conocido de la segunda guerra mundial, a trav√©s de una fotograf√≠a cuidadosa e impresionante, sin embargo, el El exceso de protagonismo trae problemas para el elenco de apoyo, que no tiene su momento de brillar, generando un problema de ritmo en la pel√≠cula.

¬ŅTe gust√≥ la pel√≠cula? D√©jalo en los comentarios!

Repaso de Cinéfilo Carioca

, ‚ÄúSeguir‚ÄĚ


0 Shares