Revisión | El gran hotel de Budapest (2014)

Wes Anderson se ha consolidado como director independiente de su propia marca. Su paleta de colores pastel y sus planos horizontales y sim√©tricos hacen que sus caracter√≠sticas sean √ļnicas, d√°ndole casi un estado de adjetivo para una est√©tica particular, la frase ‚Äúeste plan es muy Wes Anderson‚ÄĚ entr√≥ en el l√©xico de los amantes del cine hace alg√ļn tiempo. . Solo dos a√Īos despu√©s del √©xito de Moonrise Kingdom, el director debut√≥ en el Festival de Berl√≠n con El gran hotel de Budapest, una comedia dram√°tica con todo el encanto y el carisma del director, con la que tom√≥ el Oso de Plata, y que se ha convertido en su pel√≠cula mejor valorada hasta la fecha.

La caracter√≠stica cuenta la historia de Monsieur Gustave (Ralph Fiennes) y su fiel ayudante Zero Moustafa (Tony Revolori), empleados del Grand Hotel Budapest, en un viaje para recibir una valiosa herencia dejada por una anciana, amante de Gustave. Para esto, el conserje tendr√° que enfrentarse a la familia del difunto, ahora furioso por la divisi√≥n de sus bienes. La narrativa es muy entretenida, con un muy buen ritmo, lo que hace que el tiempo de la pel√≠cula pase muy r√°pido. Algunas escenas tienen temas pesados ‚Äč‚Äčy ocurrencias violentas, sin embargo, la cadencia de la pel√≠cula alineada con la est√©tica visual los hace ligeros y c√≥micos, lo que se suma a la historia.

El elenco, el grupo de confianza de Anderson, es muy carism√°tico y cumple los roles de forma natural. Lo m√°s destacado es para el ni√Īo Zero, de pocas palabras, pero decidido y carism√°tico. Su relaci√≥n con su jefe es de respeto y amistad, y ambos actores logran establecer esta relaci√≥n afectiva en los primeros minutos. Se valora cada aparici√≥n especial en la pel√≠cula, e incluso los antagonistas son personajes divertidos e interesantes.

La fotografía y la dirección de arte trabajan juntas para crear la famosa estética de Wes Anderson, y se entregan magistralmente en el Grande Hotel Budapest. Tanto la fotografía interna como las imágenes del paisaje están muy bien construidas y generan una experiencia visual muy agradable, incluso en las escenas más agitadas.

Grande Hotel Budapest fue otro √©xito de Wes Anderson, quien a√ļn no ha decepcionado con sus producciones, y aparece como uno de los m√°s grandes directores contempor√°neos independientes de derechos de autor, con una fuerte presencia visual y narrativa. No en vano se convirti√≥ en el favorito de muchos fan√°ticos del cine de todo el mundo, siendo constantemente invitado a los mayores festivales internacionales.

, ‚ÄúSeguir‚ÄĚ


0 Shares