Revisión | Mama: Operación Balada (2014)

Limitado y no muy divertido. Así es Mamá: Operación Balada. La película vende nociones arcaicas de roles de género en nombre de la risa que no siempre sucede.

Aparentemente, la idea inicial era tratar sobre ‚Äúalgo‚ÄĚ, inspirar, entretener e incluso incorporar elementos cristianos. Sin embargo, esa fue una idea muy desafortunada.

Mamá: Operación Balada cae en muchos errores dentro del cliché repetitivo y malo. La madre que se queda en casa, exhausta; el bien intencionado padre ausente; el voluble mejor amigo; la anfitriona del exuberante restaurante. Sin mencionar los puntos donde se acercan a la religión tan dentro del surrealismo.

B√°sicamente, la moraleja de la historia es: no te vayas. Porque si te vas, las puertas del infierno se abrir√°n y todo lo malo puede suceder.

Esa es la lección que Allyson (Sarah Drewen “Anatomía de Grey“) Aprende de una manera difícil (y aburrida). Una madre suburbana y casada de tres hijos cuyo esposo (Sean Astin) suele estar fuera en viajes de negocios. Allyson lucha por encontrar el tiempo y la inspiración para ser bloguera de un sitio web de maternidad, pero generalmente está persiguiendo a sus hijos o limpiando sus problemas.

Los directores Andrés y Jon Erwin, trabajando desde un guión de Jon Erwin y Andrea Gyertson Nasfell, a menudo describen el caos de la vida cotidiana de la madre de la familia con palabras que aparecen en la pantalla, lindos gráficos y mucha narración maníaca y demasiado explicativa.

Una cosa genial al comienzo de Mamá: Operación Balada es que la película revela una piedra de verdad reconocible: que las mujeres son duras consigo mismas y tienen expectativas poco realistas de ser todo para todas las personas en todo momento.

Mama: Operation Ballad es una comedia que no tiene mucho sentido

En la desesperada necesidad de alg√ļn tiempo, Allyson Atr√©vete a organizar una velada con dos madres igualmente sobrecargadas de trabajo. Uno es su mejor amigo de la infancia, el tonto. Izzy (Andrea Logan White) y la esposa del pastor, Sondra (Patricia Heaton, que tambi√©n es uno de los productores de la pel√≠cula). S√≠, DARE, porque salir significa dejar a los hijos al cuidado de sus esposos, que son totalmente incompetentes. El esposo de Allyson prefiere jugar videojuegos, y el esposo de Izzy (Robert Amaya) tiene miedo de sus gemelos.

En cualquier caso, las tres mujeres están en problemas. No porque hicieron algo mal, sino porque siguen tratando de hacer algo bien. Esto incluye una parada en un salón de tatuajes, una persecución policial que involucra un taxi y una minivan, una confrontación con una pandilla de motociclistas y, finalmente, el arresto.

Nada de esto es tan emocionante como parece. Las travesuras son tristemente sin sentido. Lo peor es el mensaje final inconfundible: el lugar de una mujer está en casa, no con sus amigos en una noche divertida y pacífica.

, ‚ÄúSeguir‚ÄĚ


0 Shares