Revisión | Two Catalunya (Netflix original)

Sobre el movimiento separatista de Catalu√Īa con Espa√Īa es que el documental pol√≠tico, original de Netflix, Dos catalunya se inclina sobre. La pel√≠cula, dirigida por el reconocido y galardonado documentalista √Ālvaro Longoria, en asociaci√≥n con Gerardo Olivares, ofrece una visi√≥n general de la relaci√≥n compleja y tensa de la regi√≥n aut√≥noma de Catalu√Īa con el gobierno del pa√≠s al que pertenece a rega√Īadientes, cubriendo las luchas por hacer La regi√≥n independiente la consiguiente represi√≥n del gobierno espa√Īol durante 2017.

A trav√©s de las voces de diferentes perspectivas y personalidades, se contrastan los argumentos a favor y en contra de la separaci√≥n, creando una especie de di√°logo. Las entrevistas se presentan con pol√≠ticos, ciudadanos comunes de todas las edades, desde j√≥venes hasta ancianos, periodistas, acad√©micos, economistas e inmigrantes que declaran sus diversas razones para tomar sus respectivos cargos. La disidencia puede explicarse por el concepto de comunidad imaginada de Benedict Anderson, que dice que las naciones se definen por un imaginario com√ļn, que define comportamientos colectivos, pero que en realidad no hay nada comunal, de acuerdo con esto, Espa√Īa intenta forzar un imaginario a Catalu√Īa, que lo niega y afirma tener el suyo propio, generando desajustes.

Un punto positivo y sensible del enfoque elegido por el director es una demostraci√≥n de la complejidad de las relaciones pol√≠ticas que componen la pel√≠cula. Como ya no vivimos en una era de instituciones, sino de corporaciones, es dif√≠cil establecer l√≠mites y se√Īalar las intenciones absolutas de movimientos y partidos en sus acciones y objetivos. El documental afirma esta perspectiva cuando muestra que tanto los separatistas como los opositores tienen diferentes razones para tomar sus posiciones y que sirven tanto a lo que creen que es el bien de la naci√≥n como a sus propios intereses. Existe un gran inter√©s econ√≥mico, disfrazado de nacionalismo, involucrado en el problema; por ejemplo, muchas empresas espa√Īolas tienen su sede y p√ļblico consumidor en Catalu√Īa y no es rentable tener la regi√≥n como un pa√≠s propio, ya que toda la din√°mica del comercio ser√≠a diferente, con impuestos para entre otros.

Es importante, como espectador consciente de los procesos de realizaci√≥n cinematogr√°fica, comprender que a pesar de dialogar con ambas actitudes sobre el tema, el documental no es imparcial: las im√°genes y el montaje hablan m√°s alto: el director est√° al lado de los separatistas y lo deja claro en el corte insistente que hace que la violencia y el comportamiento dictatorial que el gobierno espa√Īol tiene hacia la regi√≥n aut√≥noma, figura, por las im√°genes de represi√≥n policial abusiva contra los militantes.

A pesar de tener una opini√≥n formada y expresar su sesgo, el documental no tiende y no tiene la intenci√≥n de domesticar al que mira, no quiere forzar opiniones y pensamientos, pero quiere hacer que uno piense y esto es un gran √©xito. Al mostrar la verdad de la minor√≠a, el director est√° siendo justo y presentando al p√ļblico en general im√°genes cotidianas que pasan desapercibidas debido a la hegemon√≠a de los medios de comunicaci√≥n seg√ļn los m√°s poderosos, en este caso el gobierno espa√Īol.

El tema abordado es complicado y debido a procesos que comenzaron hace cientos de a√Īos, por lo que para un espectador lego, la pel√≠cula a menudo se confunde. Es un problema latente: la pel√≠cula depende de un espectador ideal, que tenga una base y un conocimiento de la historia y la pol√≠tica de toda Espa√Īa como naci√≥n. Creo que es m√°s funcional como complemento de informaci√≥n para las personas que ya saben algo que como una experiencia did√°ctica que habla con cualquier audiencia.

Finalmente, en el discurso verbal hay un mensaje positivo y moralista sobre c√≥mo se podr√≠a establecer un di√°logo entre Espa√Īa y la comunidad aut√≥noma, pero las im√°genes muestran claramente que este di√°logo no es posible mientras el pa√≠s contin√ļe con la postura dictatorial y fascista con la oposici√≥n. .

, ‚ÄúSeguir‚ÄĚ


0 Shares