Sex Education: Season 2 Review ‚Äď Noticias de la serie

La segunda temporada va más allá de la sexualidad y muestra cómo los lazos familiares pueden convertirse en nudos estrechos en la garganta.


Puntuación: 4.0 / 5.0

Al sonido de una versi√≥n acapella del √©xito inspirado ‚ÄúI Touch Myself‚ÄĚ, nos presentan los primeros minutos de la segunda temporada de Sex Education. Despu√©s de una primera ola de episodios en los que, entre otros problemas, el protagonista sufri√≥ por no poder tocar su cuerpo en plena floraci√≥n, el clip de apertura deja en claro que un d√≠a las cosas cambiaron. ¬ŅY no siempre es as√≠ en la adolescencia?

Poco sab√≠a Otis Milburn (Asa Butterfield) que no masturbarse se convertir√≠a en el menor de sus problemas cuando apareciera un elemento muy importante: una pareja. La falta de privacidad del personaje ya se hab√≠a solucionado instalando una cerradura en la puerta del dormitorio, pero la soluci√≥n no resuelve ni siquiera los traumas que obstaculizan al ni√Īo. Es sorprendente, adem√°s, que con un padre y una madre terapeutas a√ļn no se haya acostado en un sof√°, pero dejamos aqu√≠ la sugerencia para la pr√≥xima temporada.

Si en el primer a√Īo la serie creada por Laurie Nunn presentaba personajes apasionados, ahora ganan motivaciones, razones y por qu√© que van m√°s all√° del momento presente. La trama investiga las ra√≠ces familiares de cada uno de los protagonistas y profundiza en contrapuntos interesantes, como la relaci√≥n problem√°tica de Maeve Wiley (Emma Mackey) con su madre ausente. versus el privilegiado Jackson Marchetti (Kedar Williams-Stirling) con sus dos madres. En un momento, incluso llama a uno de ellos hero√≠na, una frase que definitivamente nunca saldr√≠a de la boca de Maeve.


En este contexto, el perd√≥n para aquellos que te pusieron en el mundo parece una necesidad de supervivencia. Mientras Adam Groff (Connor Swindells) experimenta la opresi√≥n porque est√° seguro de que es diferente de su padre, Otis se cierra del mundo por la raz√≥n opuesta: tiene miedo de repetir los pasos del ausente Dr. Milburn. El contrapunto viene con Ola (Patricia Allison), nada menos que la ‚Äúhija de pap√°‚ÄĚ Jakob (Mikael Persbrandt). Si bien persiste f√°cilmente como el personaje masculino m√°s maduro de la serie, su hija adolescente puede enfrentar una tensi√≥n saludable y naturalmente, los descubrimientos sexuales de la edad. En cierto momento, ella le pregunta a su novio Otis sobre la incapacidad para seguir adelante: ‚ÄúNo deber√≠a ser tan dif√≠cil. Tenemos 16 a√Īos‚ÄĚ.

Junto con el deseo desenfrenado, la desinformación también pierde su línea en Moordale High: la histeria colectiva sobre una ETS lleva a la escuela a tomar medidas y ciertas escenas terminan en la cuerda floja entre el entretenimiento y otra clase escolar aburrida. Sin embargo, el discurso seguro y sin complicaciones del Dr. Jean Milburn (Gillian Anderson) siempre se guarda. Lo que no se guarda es la decisión de los escritores de colocar al personaje a cargo de la desatención imperdonable que es necesaria para que la trama progrese. Es difícil imaginar que un terapeuta de renombre cometa tal falla.


Quien tambi√©n toma una sacudida de la trama es precisamente querido Maeve. Enfrentando problemas que sus colegas a√ļn no entienden, el personaje termina volvi√©ndose m√°s ‚Äúen s√≠ mismo‚ÄĚ y constantemente se pone de pie para confiar en los valores en los que cree. En lugar de cambiar su aspecto debido a una decepci√≥n rom√°ntica, el personaje huye del clich√© y se extingue el cabello por razones inesperadas. El cambio tambi√©n parece combinarse con un nuevo comportamiento de hablar menos y escuchar m√°s. Un signo de madurez, pero tambi√©n una escalera para que los asistentes ganen fuerza a su lado.

El grupo de chicas da la bienvenida a nuevas integrantes y es más interesante que nunca, ya sea por las nuevas posibilidades de relación o por la hermandad que se presenta nuevamente como un tema importante de la serie. El sindicato es, una vez más, la mejor estrategia para enfrentar las dificultades que entienden que existe como mujer en la sociedad. Aquí es donde nace una de las escenas más escalofriantes y emocionantes de toda la temporada.

Quien corre es el gran Eric Effiong (Ncuti Gatwa), quien da un paso m√°s hacia el orgullo de ser quien es, tomando decisiones sobre su vida amorosa que reflejan su confianza en s√≠ mismo. Sin embargo, no es en ninguna pareja rom√°ntica que la serie encuentra su mejor compa√Īero: el d√ļo m√°s poderoso de la escena todav√≠a est√° formado por Otis y Jean Milburn.


Los enfrentamientos entre madre e hijo son perfectos con las actuaciones de Gillian Anderson y Asa Butterfield. √Čl, con un trabajo a√ļn m√°s maduro (y que se parece a un joven Ewan McGregor), ¬°y ella a√ļn m√°s impecable, como si fuera posible! Detr√°s del lado ‚Äúterapeuta-sexy-mago‚ÄĚ, se destaca la vulnerabilidad del m√©dico. Los terapeutas tambi√©n lloran, y tambi√©n necesitan terapia.

Ligeramente desplazado desde el a√Īo 2020, Educaci√≥n sexual Todav√≠a apuesto por colores y disfraces Cl√°sico, adem√°s de mantener a tus personajes usando tel√©fonos celulares con moderaci√≥n. Cr√©eme: ¬°son adolescentes y todav√≠a usan los dispositivos para hacer llamadas! ¬°Impactante! El ambiente se completa con grandes momentos de direcci√≥n y tambi√©n de fotograf√≠a, haciendo un buen trabajo para unir los diversos microcosmos del universo escolar.

Una imagen cerrada en la mano izquierda con un anillo imponente puede agregar cientos de significados, al igual que un plan sesgado en el momento adecuado. En momentos de sorpresa, asombro o incluso una resaca de los personajes, la c√°mara se une al juego en el mejor estilo MTV de los a√Īos 90 y la edici√≥n se acelera, casi como si le estuviera gui√Īando un ojo al espectador. O si no llorando juntos. ¬°Los temas importantes est√°n agradecidos!

0 Shares