Star Trek – Picard: revisión de la temporada 1 – Noticias de la serie

Una reunión nostálgica, pero una que corrió con Jean Luc Picard y Sete de Nove.

Puntuación: 3.0 / 5.0

Advertencia: el siguiente texto puede contener spoilers de Star Trek: Picard.

Sir Patrick Stewart recuerda los orígenes de su carrera en la pantalla chica como Jean-Luc Picard en Star Trek: Picard, una serie de videos de Amazon Prime que es una secuela directa de Star Trek: The Next Generation. Nostálgico, lleno de nuevos personajes, huevos de pascua y una mirada al futuro, la producción ofrece episodios concisos pero algo convenientes, con algunas oportunidades perdidas y apariciones memorables de invitados.

Un buen comienzo


Star Trek: Picard Sigue el año 2399, 20 años después de los eventos de Star Trek: Nemesis, con el protagonista ahora como un almirante de la Flota Estelar retirado por la fuerza (en este caso, despedido). Aún llorando la muerte de Data, que se sacrificó para salvarlo, cuida su viñedo en Francia y tiene un sentimiento amargo sobre un ataque de los sintéticos en Marte, que impidió que la Flota Estelar salvara vidas romulanas. Descubre una conspiración que involucra el asesinato de Dahj Asha (Isa Briones), una misteriosa mujer sintética, que tiene una conexión con el pasado de Jean Luc, y es el objetivo de un grupo romulano llamado Zhat Vash que tiene el propósito de terminar con la vida artificial.

Producida por Alex Kurtzman (Star Trek: Discovery), la serie comienza bien, apostando por la nostalgia para presentar el regreso de Picard al público, tratando de conseguir que una nave espacial regrese al espacio. Sin embargo, decae de la mitad a la mitad de la temporada, trayendo muchos elementos a la pantalla por un corto tiempo y enfocándose en actuaciones y arcos predecibles. Además, al principio, la producción no presenta muchos antecedentes para los espectadores que no están familiarizados con el universo de Star Trek. A mitad de camino, sin embargo, Star Trek: Picard siente la necesidad de dejar todo explicado, incluso demasiado, sin dejar lugar para la interpretación del público. En general, las cosas son muy fáciles para Picard y sus aliados, lo que termina tomando la situación un poco en serio.

El regreso de Picard


En el caso de una serie sobre Jean Luc Picard, una cosa es segura: Patrick Stewart sostiene el peso de la producción sobre sus hombros, y cada monólogo suyo es una delicia para los fanáticos de su jeitão de Shakespeare con su té Earl Grey. , ahora descafeinado. Es gratificante ver al eterno Capitán de la Enterprise regresar a casa. Por mucho que verlo en casa en la Tierra es un regreso a sus orígenes, es en el espacio y en el puente de una nave espacial donde realmente se siente más a gusto y en control. Con el derecho de lanzar un “Engage” de vez en cuando.

Novicios

Su nuevo equipo es muy diverso y cada personaje tiene el potencial de desarrollarse aún más en futuras temporadas, sin embargo, en este primer año, la producción no ofrece suficientes antecedentes para identificarse con ellos. Aunque cada uno de ellos incita al lado paternal y responsable de Picard.


Michelle Hurd (Daredevil, Blindspot) es la que puede brillar más, entregando un Raffi complejo y amoroso, que derrama sus frustraciones en la bebida, y roba el espectáculo en escenas donde necesita confrontar los valores de otros personajes. Santiago Cabrera (Big Little Lies, Transformers: The Last Knight) tiene la oportunidad de interpretar varias versiones de su personaje, no solo el Capitán Ríos, sino cada uno de los hologramas del barco, cada uno con un papel y una parte de la personalidad del héroe. . Hace un buen trabajo, pero el guión creado a su alrededor es bastante conveniente y no contribuye a presentar las migajas necesarias para explicar su comportamiento hacia Agnes (Alison Pill) o Soji (Isa Briones).

Isa Briones es otra que tiene la tarea de interpretar a dos personajes, Dahj y Soji, que no son tan diferentes entre sí, tal vez porque son sintéticos, tal vez por la inexperiencia de la joven o porque el guión no se centró en este tema. La actriz se ve ensombrecida por otros personajes secundarios, pero logra entregar una heroína / antagonista perdida.


Alison Pill (The Newsroom, Scott Pilgrim Against the World) es quizás uno de los nombres más destacados del reparto después de Patrick Stewart. La actriz se esfuerza por entregar un personaje consistente. Pero una vez más, el guión no se combina para justificar sus cambios de sufrimiento y doncella impotente a villana manipuladora (o manipulada) y finalmente alcanza una redención injustificada. Su diálogo con Soji sobre una lección moral habría tenido más impacto emocional si la serie hubiera tenido tiempo de presentar sus motivaciones.

El recién llegado Evan Evagora, a su vez, tiene el potencial de crecer en producción, a pesar de que su personaje Elnor es el más prescindible de ellos, presente en la producción para actuar como una escalera para la que los otros héroes explican lo que está sucediendo, o simplemente funcionan como el lado deliberadamente irritante de la producción (como un personaje no jugable que cuestiona al participante en un videojuego).

Del lado de los antagonistas, Harry Treadaway (Sr. Mercedes, Penny Dreadful) y Peyton List (Gotham, Mad Men) incitan una curiosa trama de gatos y ratones dentro del cubo Borg, pero son demasiado cliché y convenientes.

Veteranos


De la misma manera que los nuevos personajes secundarios son algo olvidables, aquellos que merecidamente se destacan durante toda la temporada son figuras estampadas de la franquicia, inundando momentos sentimentales. La producción rinde un emotivo homenaje a la relación de Picard y Data (Brent Spiner), con apariciones de este segundo en secuencias como sueños, alucinaciones o incluso hologramas, dando una sensación realmente satisfactoria de terminar el viaje del personaje, lo que sin duda hizo llorar a muchos.

El episodio se centró en William Riker (Jonathan Frakes, quien dirigió algunos episodios de la serie) y Deanna Troi (Marina Sirtis) es prácticamente un regreso nostálgico a la dinámica que la pareja tuvo con Picard durante su tiempo en la Enterprise. Incrustado en el concepto “embotellado”, un capítulo establecido básicamente en el mismo entorno, que aborda una historia condensada y existe para profundizar el arco de un personaje específico, sirve para explorar la confianza de Soji en Picard y mostrar un vistazo de cómo es la vida de los queridos personajes de La nueva generación.


En contraste, la entrada de Sete de Nove (Jeri Ryan), personaje de Star Trek: Voyager, que aún no había actuado con Picard, roba el espectáculo por completo en todas las secuencias en las que aparece el personaje. Es curioso ver que la evolución de la heroína, que todavía era bastante dura y combatida en la serie de 1997, ahora es más independiente y decisiva. Su aparición explora el arco de la individualidad y la misericordia, y se destaca de la colectividad Borg, no solo para Sete sino también para Picard, que era miembro de los Borg como Locutus. Regresar al Cubo, esta vez tomado de la comunidad y estudiado como un artefacto, es una grata sorpresa y rescata momentos importantes de la franquicia.


Tema en profundidad

Centrándose mucho en la naturaleza política, como es tradicional en la franquicia, la serie también logra profundizar en temas filosóficos, como el precio de quitarle la vida a alguien, y si los humanos y los seres artificiales merecen los mismos derechos, haciendo una analogía incluso de los sintéticos y de los ex Borgs.

Aunque tiene fallas, Star Trek: Picard prueba porque es parte de una de las producciones de ciencia ficción más célebres de la actualidad. Y no es solo por sus naves espaciales actualizadas y sus ciudades futuristas bien construidas. Tampoco para las escenas de acción bien coreografiadas. La serie presenta una moraleja como una buena producción de Star Trek y deja espacio para que un renovado Capitán Picard allane el camino para que se cuenten y rescaten más historias en el futuro.

0 Shares