Val√©ria: Revisi√≥n de la primera temporada de la comedia espa√Īola de Netflix ‚Äď Noticias de la serie

La producción está protagonizada por Diana Gómez (La Casa de Papel) y tiene un tema candente y poderoso.

Puntuación: 3.0 / 5.0

Buscando subvertir la idea de ‚Äúproducciones dirigidas a mujeres‚ÄĚ, Val√©ria llega, la nueva serie en espa√Īol de Netflix. Con un gui√≥n ligero, actuaciones femeninas sorprendentes y una frescura visual, la producci√≥n aborda los problemas cotidianos sin tab√ļes. Sin embargo, se pierde en clich√©s subdesarrollados y romances poco profundos en la segunda mitad de su temporada. Protagonizada por Diana G√≥mez (La Casa de Papel), narra las aventuras amorosas y sexuales de Val√©ria y sus amigos.

Valéria retrata la frustración de los millennials

A la edad de 30 a√Īos, las personas de la generaci√≥n Y (o Millennials) esperan ganarse la vida: trabajo estable, relaci√≥n estable y dinero en la cuenta para salir al bar con amigos. Solo que a menudo terminan tomando un hermoso rastro del destino.

Esto es lo que muestra la ingeniosa comedia rom√°ntica Valeria, centrado en la √≥ptica femenina. La protagonista (Diana G√≥mez) es una escritora en crisis, sin trabajo, con poco dinero, que necesita entregar su libro a la editorial. Al mismo tiempo, se enfrenta a la inestabilidad en su matrimonio con Adrian (Ibrahim Al Shami). Su amiga, Lola (Silma L√≥pez), tiene una aventura con un hombre casado, pero ella necesita compartir su tiempo libre con su hermano en una silla de ruedas. Por otro lado, Carmen (Paula Malia) est√° enamorada de su compa√Īero de trabajo y cuestiona lo que ella llama ‚Äúun mundo de parejas‚ÄĚ. Busca un apartamento y se da cuenta de que es pr√°cticamente imposible pagar una propiedad sola en Madrid. Mientras tanto, Nerea (Teresa Riott) es homosexual pero a√ļn no ha salido con la familia, con quien vive y trabaja, por temor a perder su trabajo y su hogar.


La serie de Netflix toma los asuntos serios a la ligera

Valeria tiene √©xito al presentar problemas y situaciones cotidianas de una manera ligera y divertida, sin tab√ļes ni juicios, tocando temas como las relaciones abiertas, la infidelidad, el movimiento ‚ÄúYo tambi√©n‚ÄĚ y la comunidad LGBT. A√ļn as√≠, peca en representatividad, considerando a todos sus protagonistas blancos de clase media.

No en vano, la serie de Netflix se puede comparar con Sex & the City, no solo porque sigue las aventuras amorosas de cuatro amigos, sino también porque la autora de la obra original Elísabet Benavent reveló haber sido inspirada por la producción. Así, Valeria trae un aire de modernidad, retratando los sentimientos femeninos y las relaciones sexuales de una manera feminista y liberal. Con un guión moderno que evita ser sexista y objetivar a las mujeres tanto como sea posible, siempre exaltando un lado cómico.

En este sentido, los estereotipos ganan fuerza pero rompen barreras en los primeros cuatro cap√≠tulos de la temporada. Desafortunadamente, los cuatro √ļltimos no tienen la misma fuerza, se pierden en una narrativa superficial que no logra establecer una conexi√≥n con el p√ļblico. Los elementos negativos y los personajes secundarios simplemente desaparecen convenientemente.

Identificación con los personajes reales.

Es fácil identificarse con los personajes principales, ya que están construidos como mujeres reales, que se lastiman los pies con zapatos nuevos. O simplemente enfrentan problemas comunes sin filtros, como un calor insoportable sin aire acondicionado o una pelea entre los conductores de la aplicación y los taxistas. Aunque son situaciones poco profundas, lo cual es normal en episodios promedio de 40 minutos, Valeria puede centrarse en lo que importa: las dudas de cada protagonista.

A medida que conocemos mejor a los personajes, las inseguridades de la vida adulta toman forma. Cada uno de los primeros cuatro episodios se enfoca en un personaje, profundizando sus deseos y los pr√≥ximos pasos, a pesar de que solo se han explorado m√°s los antecedentes de Lola. A lo largo de los cap√≠tulos, tanto el p√ļblico como los protagonistas se dan cuenta de lo dif√≠cil que es estar seguros de s√≠ mismos y tener las respuestas correctas, despu√©s de todo, los adultos de la Generaci√≥n Y todav√≠a tienen algunos adolescentes. Est√° bien. A pesar de que los a√Īos 30 est√°n tocando la puerta, hay tiempo para experimentar y para arriesgarse. Para reflexionar, si es mejor mirar hacia un lado o valorar lo que ya tienes. Una de las frases de la serie incluso se√Īala: ‚Äúmejor arrepentirse que sentir ganas‚ÄĚ (como dir√≠a la m√ļsica de Pabllo Vittar).

Un punto culminante positivo para el dise√Īo de producci√≥n de la serie, que refleja los sentimientos presentados en la escena con ayudas visuales inmersivas, como la presentaci√≥n de mensajes de texto en la pantalla. Adem√°s, las casas de los personajes y sus trajes dan una frescura visual a la trama: siempre son muy coloridos, vivos e ingeniosos cuando est√°n en su apogeo; y trae tonos m√°s sobrios al enfrentar dilemas.


Impresionantes actuaciones femeninas

Uno de los aspectos m√°s destacados de la temporada es la actuaci√≥n concisa de Diana G√≥mez, anteriormente conocida por interpretar a Tatiana en La casa de papelcomo Val√©ria Silma L√≥pez, a su vez, es la √ļnica actriz que desarrolla diferentes facetas de su personaje, Lola: a veces espont√°nea, a veces perturbada, pero siempre orgullosa.

Gómez, López, Paula Malia y Teresa Riott tienen buena química entre sí, formando un grupo creíble de amigos. Aunque el guión no profundiza en los arcos individuales de todos ellos. Los dilemas que impregnan la carrera de Carmen (Malia) están poco desarrollados, y las preguntas sobre la relación familiar de Nerea (Riott) se dejan de lado.


Valéria apuesta por escenas calientes

Mientras se enfoca en los asuntos personales, de relaci√≥n, de trabajo y de amistad de los cuatro protagonistas, Valeria apuesta por escenas calientes cuando muestra los momentos √≠ntimos de los protagonistas. No es por nada que es de los mismos productores de Toy Boy. Lo que podr√≠a ser atractivo, gana veracidad cuando la serie pincha la franquicia literaria y cinematogr√°fica Fifty Shades of Grey. ¬ŅEl seductor Victor (Maxi Iglesias) volver√° a obtener el estatus de Christian Grey (Jamie Dornan)?

Sin embargo, demostrando que el coqueteo y la conquista son los momentos más cautivadores de una relación, las relaciones amorosas de cada uno de los protagonistas terminan sonando forzadas cuando se profundizan. Mucho por las actuaciones masculinas de la serie. Maxi Iglesias, por ejemplo, adopta el lado seductor de Víctor pero no puede superarlo. Cuando su personaje desarrolla una conversación real con Valéria, no es convincente y su aspecto bordea el cliché de una serie para adolescentes. Ibrahim Al Shami, por otro lado, comienza bien, presentando a un Adrián en crisis, pero su resultado ocurre prácticamente sin motivaciones presentadas en la escena.


De la creadora del Gran Hotel, Mar√≠a L√≥pez Casta√Īo, Valeria tuvo un buen comienzo en sus primeros cuatro episodios, con un aire introductorio. Sin embargo, la segunda mitad de la temporada no cumpli√≥ lo que prometi√≥: profundizar los problemas que persiguen a los personajes principales y darle vida a la trama con un descanso entre los amigos. Qui√©n sabe, estas preguntas se quedar√°n para la pr√≥xima temporada. El material fuente existe en los libros de El√≠sabet Benavent. Sin mencionar que la serie termina en un ligero suspenso y un gusto por m√°s.

La primera temporada de Valeria est√° disponible en Netflix.

0 Shares