Watchmen 1√ó01: Al principio, era as√≠ ‚Äď Noticias de la serie

La serie de Damon Lindelof va más allá del cómic de Alan Moore para contar una historia rica y pertinente.

¬°Atenci√≥n! Contiene SPOILERS del episodio 1.01 de Watchmen, ‚ÄúEs verano y nos estamos quedando sin hielo‚ÄĚ

What Lost, The Leftovers y el musical Oklahoma! ¬Ņtener en com√ļn? La nueva serie de Damon Lindelof para HBO.

Watchmen, una especie de remix / continuaci√≥n / spin-off de los consagrados Novela gr√°fica Alan Moore y Dave Gibbons se ganan la vida a trav√©s de la mirada quir√ļrgica de Lindelof. En su primera hora, la serie parece dejar con √©xtasis su mayor experimento, y se las arregla f√°cilmente para ser dos cosas al mismo tiempo: se refiere extremadamente al trabajo original, honrando la historia cl√°sica de los c√≥mics en breves asentimientos: la presencia de Archie (el segundo b√ļho), escenas del Doctor Manhattan en Marte, calamares cayendo del cielo. Nada, sin embargo, que alguien que no est√© familiarizado con el material no pueda al menos tener una idea general de lo que es, o comprender todo el contexto sin necesitar estos detalles. Pero, de todos los lugares donde el episodio piloto de Vigilantes podr√≠a comenzar, la masacre de Tulsa en 1921 fue quiz√°s la menos probable.

Esto se debe a que, a pesar de las muchas glorias, quiz√°s el mayor activo de Vigilantes en este momento inicial, sea la forma en que la serie dibuja r√°pidamente una conexi√≥n simple y analog√≠as f√°ciles con un contexto pol√≠tico extremadamente pesado y complejo. Cuando la escena de apertura reproduce un evento real y tr√°gico, en el que los blancos atacaron a la comunidad negra en la ciudad de Oklahoma, dejando alrededor de 300 muertos y m√°s de 10,000 sin hogar, le est√° pidiendo al espectador que mire la historia como realmente es. ‚Äď solo para observar brevemente c√≥mo termina siendo recordado: en forma de un musical cl√°sico y venerado.

Pero Vigilantes no sucede en 1921, y si est√° all√≠, es para mostrar c√≥mo un ni√Īo peque√Īo, fascinado por los westerns y encantado con el cine, tuvo que crecer demasiado pronto cuando, a pesar de toda su pasi√≥n por los h√©roes en forma de sheriffs ficticios, necesitaba ver su comunidad est√° siendo destruida porque nadie ha logrado contener el odio racista de los blancos conservadores. Este mismo ni√Īo que termina el abierto en frio con un solo recordatorio de los padres (una nota que lee ‚ÄúCuida a este chico‚ÄĚ) y un beb√© en su regazo es m√°s de lo que parece. Pero eso, por cierto, es historia para el futuro.

En lugar de seguir al ni√Īo y su supuesta ‚Äúhistoria de origen‚ÄĚ, Vigilantes se queda en el camino donde estaba solo y da un salto de 98 a√Īos en el tiempo. Estamos en 2019. En esta realidad, los oficiales de polic√≠a usan m√°scaras amarillas sobre sus caras para que no sean reconocidos, y el uso de armas de fuego debe ser autorizado y liberado por la central, una pr√°ctica que termina costando la vida de un polic√≠a cuando √©l intercepta a un conductor y descubre que tiene una m√°scara Rorschach en la guantera.

Hay una clara distinci√≥n entre enmascarados y h√©roes, una que Watchmen no quiere explicar, pero deja en claro. Hay una especie de ‚Äúfuerza especial‚ÄĚ dentro de la polic√≠a, formada por tres vigilantes: Sister Night, o Angela Abar (Regina King); Espejo (Tim Blake Nelson); y susto rojo (Andrew Howard). No usan m√°scaras porque son poderosas o tienen una fuerza sobrehumana. Llevan m√°scaras porque mantiene ocultas sus identidades, pero tambi√©n porque las redime de cierta culpa. Cuando est√°n cubiertos, pueden sentirse especialmente por encima de la ley y la √©tica, algo a lo que el comandante, Judd Crawford (Don Johnson) mismo hace la vista gorda.

Lo curioso y quizás más inesperado del episodio piloto de Vigilantes es que probablemente sea más importante conocer Oklahoma!, el musical, que Novela gráfica Moore y Gibbons para entenderlo. La historia que cuenta Lindelof es esencialmente una narrativa basada en dos pilares: corrupción policial y racismo histórico. Para el primero, usa toda la complejidad del sistema y se enfrenta a las figuras, especialmente a Angela Abar y Looking Glass, al mismo tiempo que usan dispositivos tecnológicos para tratar de descubrir la verdad de un sospechoso y ella termina sacando la información literalmente en el golpe. Lo cual, al final, nadie cuestiona.

Para el segundo, nos fijamos en lo que parece ser el mayor enemigo y el mal que se lucha: el Séptimo Kavalaria. Es un grupo de hombres con máscaras similares a las utilizadas por Rorschach y con un discurso supremacista de extrema derecha y blanco: la sustitución de la letra C por una K, después de todo, no existe por casualidad, y es de una referencia directa al Ku Klux Klan. Aparentemente, fueron responsables de un ataque dirigido contra la policía llamado La noche blanca, y fue después de eso que se establecieron las máscaras amarillas.

Lo que Kavalaria ahora quiere específicamente sigue siendo un misterio, pero tiene algo que ver con las baterías y lo que la policía cree es la construcción de una bomba que podría causar cáncer. Esto, por supuesto, es una creencia basada en la idea difundida por Ozymandias, de que el Doctor Manhattan y sus creaciones eran cancerosas.

Pero entre estos muchos elementos y simbolismos que Lindelof trae desde Perdió y mejorado con Los restos, Vigilantes en este primer momento gana fuerza con un episodio piloto que muestra de dónde vino y tiene un lenguaje extremadamente claro y objetivo. No es una narrativa llena de símbolos, pero los que existen están allí con algo que contar, y dejan las huellas para que el espectador las siga de ahora en adelante.

Entre todo esto, definitivamente el s√≠mbolo m√°s enigm√°tico que existe es el personaje exc√©ntrico de Jeremy Irons, que vive aislado en un castillo en el campo, junto con sus dos empleados, la Sra. Crookshanks (Christie Amery) y el Sr. Phillips (Edward Crook). Oficialmente, todav√≠a no sabemos qui√©n es el personaje de Irons, pero todas las sospechas recaen en nada menos que en Ozymandias, y la portada del peri√≥dico que dice ‚ÄúAdrian Veidt oficialmente declarado muerto‚ÄĚ es solo otra pista.

La presentaci√≥n del personaje de Irons y casi con certeza Ozymandias es tan deliciosa como breve, pero esperan sorpresas. Menciona que est√° escribiendo una obra de teatro en cinco actos, que ser√≠a realizada por sus dos empleados. El t√≠tulo, sin embargo, es lo que m√°s llama la atenci√≥n: ‚ÄúEl hijo del relojero‚ÄĚ, una descripci√≥n que encaja perfectamente con Jon Osterman, el hombre que era el Doctor Manhattan antes de que se desintegrara y se reintegrara en una c√°mara de prueba.

Estos s√≠mbolos y huellas en el camino, despu√©s de todo, no est√°n cerca de los elementos m√°s importantes de este primer episodio de Vigilantes. La nueva serie muestra el ingenio de Damon Lindelof para actualizar una historia ya relevante, y ensalza los beneficios de no seguir una adaptaci√≥n f√°cil. El nuevo Vigilantes parece ser una mirada a c√≥mo el privilegio del color y la clase domina la narrativa hist√≥rica y, en consecuencia, crea un sistema pol√≠tico complejo que estimula el desinter√©s. Todo esto, puntuado con la banda sonora de Atticus Ross y Trent Reznor y todas las posibilidades para las que se abre esta no adaptaci√≥n, especialmente despu√©s de matar inesperadamente a qui√©n podr√≠a ser uno de los personajes principales y revelar que Louis Gossett Jr. es ese peque√Īo ni√Īo de 1921, y nos enfrentamos f√°cilmente a una gran promesa para este final de 2019.

0 Shares