Todas las Noticias en Pel√≠culas, Avances de Pel√≠culas y Rese√Īas.

¬ŅEs cierto que abusar de los vibradores adormece el cl√≠toris?

No hace mucho tiempo se dec√≠a que si te masturbabas sufrir√≠as terribles efectos, como ceguera o crecimiento de vello en las manos. Estas eran recomendaciones para hombres. Las mujeres respetables no hac√≠an esas cosas. O no los contaron. Entonces empez√≥ a ser aceptado. masturbaci√≥n masculina Es todo para la pr√≥stata. As√≠ que puso el dedo religioso acusador a las mujeres, cada vez m√°s dispuesto a admitir que tambi√©n disfrutaban masturb√°ndose. y el tontoscomo el satisfactorio. No necesitan una forma f√°lica para dar placer y proporcionan orgasmos casi instant√°neos, por lo que la cosa se les fue de las manos. La masturbaci√≥n femenina comenz√≥ a normalizarse y estos juguetes sexuales se convirtieron en los m√°s vendidos. As√≠ fue como lleg√≥ nuestro propio castigo. Ni ceguera ni pelos en las manos. depende de las mujeres entumecimiento vaginal y entumecimiento del cl√≠toris. Ahora, ¬Ņtiene esto sentido o es solo otra historia?

Podr√≠amos pensar que tiene alg√ļn sentido. Despu√©s de todo, vibradores, ventosas y otros juguetes sexuales similares actuar sobre la vagina y el cl√≠toris con tal poder que los acostumbran a una actividad que no es natural. Esto ha llevado a pensar que tal vez podr√≠a tener sentido que la vagina se entumezca o se lastime, o que el cl√≠toris se vuelva tan insensible que no se pueda alcanzar el orgasmo de otra manera.

Al principio había tantas dudas que incluso se han hecho estudios. Y la conclusión, en general, es que si no le tememos al Hombre del Saco, tampoco debemos temer a estos. cuentos.

No existe el síndrome de la vagina muerta causado por los juguetes sexuales.

El Satisfyer era un juguete revolucionario en muchos sentidos, pero también causó muchas quejas. Desde hombres heterosexuales que lamentaban que sus parejas ya no quisieran tener sexo con ellos hasta personas de sectores conservadores que lo consideraban un vicio moralmente desprovisto. Posiblemente fue por una mezcla de ambas poblaciones que surgió la idea de la síndrome de la vagina muerta

Supuestamente, esto consistía en la adormecimiento de la vagina y el clítoris debido al uso repetido de chupones como el Satisfyer, y también de otros juguetes sexuales.

Como resultado, una mujer que se masturba de esta manera ya no puede llegar al orgasmo con una pareja humana, ya sea mediante penetración o masturbación manual u oral. Para comprobar si esto era cierto, se publicó en The Journal of Sexual Medicine un estudio, descrito en 2019 en Healthline.

Recomendado:  Las mejores formaciones de eFootball 2023 (formaciones y estrategias defensivas/ofensivas).

En él se estudiaron los efectos sobre la vagina de un grupo de usuarias frecuentes de vibradores y se concluyó que no había riesgo de entumecimiento. De hecho, si bien este tipo de masturbación no tuvo efectos nocivos, hubo beneficios significativos.o más orgasmos, disminución del dolor, aumento de la lubricación e incluso una mayor predisposición a someterse a controles en el ginecólogo.

Algunas mujeres reconocieron sentir un ligero entumecimiento, pero en todos los casos desapareció por completo. en un máximo de 24 horas. Los autores de este estudio informaron que el entumecimiento no sería diferente del entumecimiento del brazo después de jugar mucho tenis. Nada patológico ni nada por lo que preocuparse.

¬ŅEntonces esta masturbaci√≥n no cambia la sensibilidad?

El uso de juguetes sexuales ha normalizado mucho la masturbaci√≥n femenina, pero a√ļn queda trabajo por hacer. Cr√©dito: Dainis Graveris (Unsplash)

El sexo, ya sea con otras personas o a través de la masturbación, genera placer a través de lo que se conoce como sistemas de recompensa. Este es un sistema en nuestro cerebro que se encarga de reforzar comportamientos específicos a través del placer. Es decir, cuando se realiza un estímulo específico, como tener sexo o comer chocolate, el sistema de recompensa desencadena, entre otras acciones, la liberación de dopamina, un neurotransmisor implicado en la sensación de placer.

El objetivo evolutivo del sistema de recompensas es que mantengamos ciertos comportamientos que inducen a la supervivencia. El sexo, por ejemplo, favorece la perpetuación de la especie, y el consumo de sustancias muy calóricas nos da energía. Así, si sentimos placer al hacerlo, querremos repetirlo más veces.

Desgraciadamente, algunas sustancias que no nos aportan beneficios, como nicotina, alcohol y otras drogas, tambi√©n act√ļan sobre los sistemas de recompensa. Adem√°s, pueden volverse cada vez m√°s resistentes y es necesario un mayor est√≠mulo para obtener placer. As√≠ empiezan las adicciones, pero eso es otro tema.

Volviendo al tema del sexo, este es placentero de principio a fin. No solo el orgasmo es placentero. De hecho, este no debe ser considerado el fin √ļltimo de una pr√°ctica sexual. Ahora bien, es cierto que esto se concibe como la m√°xima expresi√≥n del placer. cuando todo explota. Y no deja de ser una respuesta a un estimulo.

Recomendado:  Ryan Reynolds habla sobre la ca√≠da de la barra protectora en CCXP

Por ello, seg√ļn explic√≥ a hipertexto la psic√≥loga, sex√≥loga y educadora sexual Laura MarcillaS√≠, puede ocurrir algo de habituaci√≥n.

‚ÄúEl problema es pensar que el cuerpo se acostumbra m√°gicamente al Satisfyer, pero no a otras cosas. Lo que pasa es que el cuerpo acostumbra a una forma de llegar al orgasmo. Por ejemplo, si una pareja siempre llega al orgasmo en una posici√≥n, es cierto que el d√≠a que lo hacen en otra posici√≥n, ya que las sensaciones son diferentes, aunque disfruten, puede que no lleguen al orgasmo con la misma velocidad. Al final es un fen√≥meno de habituaci√≥n, los mismos est√≠mulos dan las mismas respuestas y cuando cambia el est√≠mulo, cambia la respuesta‚ÄĚ.

Laura Marcilla, sexóloga

También pasa sin juguetes sexuales.

Esto tambi√©n puede pasar si nos masturbamos sin juguetes sexuales. ‚ÄúTal vez cuando pase de la masturbaci√≥n, incluso con la mano, si quiero pasar a sexo oral, puede ser m√°s dif√≠cil llegar all√≠. Y en este caso no ser√≠a s√≥lo por habituaci√≥n. Tambi√©n por otros factores que no entran en juego en la masturbaci√≥n. ‚ÄúLa masturbaci√≥n, con o sin Satisfyer, no tiene La comunicaci√≥n, y a veces hay interferencias‚ÄĚ, explica la sex√≥loga. ‚ÄúPuede ser que la otra persona no entienda correctamente lo que necesitas o que, por miedo a que no se lo tome bien, no se lo digas‚ÄĚ. Todo esto hace que sea dif√≠cil llegar al orgasmo.

Adem√°s, no podemos dejar de tener en cuenta lo que buscamos en cada momento. ‚ÄúSi te lo est√°s pasando bien, aunque tardes m√°s en llegar al orgasmo, quiz√°s a la larga la situaci√≥n sea m√°s placentera que cuando nos masturbamos r√°pido para relaja el estr√©s, fantasea o duerme mejor‚ÄĚ, se√Īala Marcilla. ‚ÄúEs solo que el objetivo ni siquiera tiene que ser el mismo‚ÄĚ.

Por √ļltimo, hay otro dato muy importante que debemos tener en cuenta. La habituaci√≥n no comprende los genitales, por lo que tambi√©n puede ocurrir en personas con pene.

En resumen, sí, puede que nos acostumbremos a los juguetes sexuales, como vibradores y ventosas, y puede que nos cueste más llegar al orgasmo en otras situaciones. Pero, para empezar, no es porque le pase nada a nuestro clítoris. Se producen cambios en el cerebro., y no vale la pena preocuparse. Por otro lado, no ocurre solo con el Satisfyer o cualquier otro juguete. Puedes pasar incluso al cambiar de posición. Y finalmente, esta habituación no significa que nunca tendremos un orgasmo en pareja. Puede que cueste un poco más al principio, pero la habituación se puede modificar hacia otra dirección.

Recomendado:  Alerta de oferta: Samsung Galaxy Buds Pro con grandes descuentos en Amazon

El Satisfyer no es m√°gico

No todos disfrutan del Satisfyer, pero las personas que lo disfrutan pueden usarlo sin problema. Crédito: Dainis Graveris (Unsplash)

en conversaci√≥n con hipertextual, Marcilla explica que con este tipo de declaraciones el foco se coloca fuera de donde corresponde. Y es que, para ella, hay cuestiones criticables en estos juguetes sexuales, pero no son esas. ‚ÄúPuedes criticar que te lo vendan como el juguete perfecto para todos, metiendo a todas las personas con cl√≠toris en la misma canasta‚ÄĚ, relata. ‚ÄúTambi√©n lo venden como revolucion sexual, cuando ha tenido mucha repercusi√≥n, pero no es una revoluci√≥n tan grande‚ÄĚ. Incluso el hecho de que se centre solo en el cl√≠toris y deje fuera otras zonas de la vagina, lo convierte en un juguete que puede no gustar a todo el mundo.

Pero hay quienes lo aman. Y si eres una de esas personas, si no se ha convertido en una obsesi√≥n o ha llegado a l√≠mites dolorosos, mast√ļrbate sin problema. Si alguien te critica por hacer demasiado o por correr el riesgo de perder la sensibilidad en tu vagina, primero piensa: ¬ŅQu√© es demasiado? Y, m√°s adelante, recuerda que, posiblemente, a estas personas tambi√©n les vendr√≠a bien hacerlo para relajar su frustraci√≥n. Al menos haces lo que quieres.

Recibe nuestra newsletter todas las ma√Īanas. Una gu√≠a para entender lo que importa en relaci√≥n con la tecnolog√≠a, la ciencia y la cultura digital.

Procesando…

¬°Listo! Usted ya est√° suscrito

Hubo un error, actualice la p√°gina y vuelva a intentarlo

También en Hipertexto: